Este contenido ha sido archivado y puede no estar actualizado

El azúcar en la sangre podría ser clave para la capacidad cerebral tras un ACV

VIERNES, 19 de mayo de 2023 (HealthDay News) -- Tener un azúcar en la sangre más alto podría conducir a una pérdida más rápida de la capacidad cerebral tras un accidente cerebrovascular (ACV), sugiere un nuevo estudio.

La hipertensión y el colesterol no se asociaron con una pérdida mental similar, ni siquiera en las personas con un riesgo genético más alto de demencia.

El azúcar en la sangre podría ser clave para la capacidad cerebral tras un ACV

"Sufrir un ACV multiplica el riesgo de demencia de una persona hasta por 50, pero carecemos de un método de tratamiento integral que pudiera reducir este riesgo, aparte de prevenir un segundo accidente cerebrovascular", comentó la coautora del estudio, la Dra. Deborah Levine, profesora de medicina y neurología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan.

"Estos hallazgos sugieren que unos niveles cumulativos más altos de azúcar en la sangre tras un ACV contribuyen a un deterioro cognitivo más rápido, y que la hiperglucemia [el exceso de azúcar en la sangre] tras un ACV, independientemente del estatus de diabetes, podría ser un objetivo potencial del tratamiento para proteger a la cognición tras un ACV", planteó Levine en un comunicado de prensa de Michigan Health.

Los investigadores utilizaron los datos del estudio STROKE COG, que reunió datos de cuatro estudios a largo plazo de EE. UU. El nuevo estudio observó a casi 1,000 personas, cuyas medidas de función cerebral y pruebas de sangre se registraron durante años, antes y después de que sufrieran un ACV.

Los sobrevivientes a un ACV con azúcar alto en sangre tuvieron una pérdida mucho más rápida en la capacidad de pensamiento general. Pero el azúcar alto en sangre no afectó a la función ejecutiva (la capacidad de tomar decisiones complejas) ni a la memoria, según el estudio.

El equipo ajustó los datos según diferencias en factores como la edad, los ingresos, el nivel educativo y el uso de medicamentos para la hipertensión, el colesterol y el azúcar en la sangre. Las medidas de azúcar en la sangre posteriores al ACV se registraron un promedio de dos años tras su primer ACV. Alrededor de un 20 por ciento de los participantes del estudio tomaban medicamentos para la diabetes antes del ACV.

Se necesita más investigación para evaluar si un control estricto del azúcar en la sangre en los sobrevivientes a un ACV reduce el deterioro cognitivo y la demencia posteriores al ACV, en las personas con y sin diabetes diagnosticada, planteó Levine.

Se sabe que un control estricto del azúcar en la sangre en las personas con diabetes reduce las complicaciones en los vasos sanguíneos pequeños de los ojos, los riñones y los nervios. También podría reducir la enfermedad de los vasos sanguíneos pequeños en el cerebro, sugirieron los investigadores, aunque esto no se ha probado.

Las personas que han sobrevivido a ACV y mini ACV deberían trabajar con un equipo de atención de la salud para determinar el mejor método para evaluar y gestionar su azúcar en la sangre, según los investigadores. Esto es particularmente cierto si tienen prediabetes o diabetes.

Unos niveles muy bajos de azúcar en la sangre en los adultos mayores también son un factor de riesgo de demencia, y se deben evitar, enfatizó Levine.

El estudio fue financiado por el Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento de EE. UU. y otras fuentes. Los resultados se publicaron en la edición en línea del 17 de mayo de la revista JAMA Network Open.

Más información

La Asociación Americana del Accidente Cerebrovascular (American Stroke Association) ofrece más información sobre la vida tras un ACV.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Michigan Medicine, news release, May 17, 2023

Comparte tu opinión