En estos tiempos difíciles, enfócate en la resiliencia

En estos tiempos difíciles, enfócate en la resiliencia

No contamos con un gen de resiliencia que nos ayude a lidiar con la adversidad. Los expertos dicen que se trata más bien de una destreza que hay que fomentar, un músculo que debemos fortalecer.

A seis meses de dos calamidades, la pandemia y los problemas de la economía, es probable que estemos en un buen momento para ejercitar la resiliencia.

La resiliencia es la capacidad de tolerar las cosas estresantes y las exigencias cambiantes, así como para recuperarnos y crecer por su causa.

"Durante mucho tiempo se creyó que la resiliencia era algún tipo de característica innata, algo que se tenía o no tenía por naturaleza", dijo Vanessa Downing, psicóloga de Wilmington, Delaware. "Ahora sabemos que en realidad se trata de un conjunto de destrezas que se pueden enseñar y aprender".

Downing, quien trabajó durante muchos años ayudando a pacientes y a sus cuidadores a hacerse más resilientes, es la actual directora del ChristianaCare Center for WorkLife Wellbeing, parte del sistema médico más grande de Delaware. Ahora que ha visto a sus colegas luchar para lidiar con COVID-19, señaló, "hemos duplicado la importancia de entender lo que realmente significa la resiliencia y lo que se necesita para crear una resiliencia duradera. Es un tema enorme, sobre todo en estos momentos cuando todos están enfrentando tantas cosas ya sea que trabajen en el sector salud o en otros ámbitos".

La Dra. Abby Rosenberg, profesora asociada de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en Seattle estuvo de acuerdo.

"El instante cuando alguien necesita verdaderamente adentrarse y activar su propia resiliencia es cuando la vida parece dura", dijo Rosenberg, oncóloga pediátrica del Hospital Infantil de Seattle. Rosenberg se especializa en fomentar la resiliencia en pacientes jóvenes con enfermedades graves y sus familias.

"Se trata del proceso de potenciar los recursos que necesitamos para atravesar esos tiempos difíciles y mantener nuestro bienestar. La resiliencia nos da la capacidad para decir, 'sí, esto está difícil y esta es la manera en que voy a sobrepasar la situación'".

Los beneficios no son solo psicológicos. La resiliencia ayuda a disminuir el estrés y el estrés crónico se relaciona con consecuencias de salud que incluyen alta presión arterial, depresión y enfermedades cardíacas.

Un estudio publicado el año pasado en el Journal of the American Heart Association indicó que los afroamericanos que viven en vecindarios más conducentes hacia la resiliencia –específicamente, lugares con mejor calidad estética, disponibilidad de alimentos saludables y poca violencia – tuvieron menos enfermedades cardíacas que sus contrapartes con el mismo nivel de factores de riesgo cardiovascular residentes en otras zonas.

Un estudio de 2018 publicado en Psychological Science encontró que las personas que informaron tener niveles más altos de sentimientos negativos persistentes relacionados con factores estresantes, tuvieron una mayor cantidad de padecimientos crónicos casi una década después.

¿Cómo se puede hacer más resiliente?

Cuide de sí mismo

"Eso significa asegurar que se cumplan sus necesidades básicas", dijo Downing. "Cosas como dormir lo suficiente, tratar de comer alimentos nutritivos y asegurar que nuestras conexiones sociales sean firmes, aunque tengamos que distanciarnos físicamente. Eso podría requerir mucho más trabajo que antes de que ocurriera COVID".

Además, ahora que tantas personas trabajan desde su casa, es importante fijar límites saludables en cuanto al trabajo para prevenir que sea demasiado y ocasione agotamiento. Mantenga un horario regular de trabajo y permita tiempo para comer y tomar descansos.

Reflexione acerca de los problemas que sobrepasó anteriormente

"¿Qué hizo en el pasado cuando las cosas se pusieron difíciles?", dijo Rosenberg. "Eso puede ayudar a las personas a pensar acerca de los recursos específicos que necesitan en estos momentos y a ser capaces de pedir ayuda".

Enfóquese en la gratitud

"Los circuitos del cerebro está programados para notar lo negativo y eso es lo que más recordamos", dijo Downing. "Tenemos que actuar de manera proactiva para equilibrar la balanza".

Para ponerlo en práctica, añadió, "anote al final del día una o dos cosas buenas que hayan sucedido. Tome un momento para abrir la ventana y simplemente deje que la brisa suave le acaricie la piel. Encuentre alguna manera de vivenciar el momento plenamente en lugar de permitir que la preocupación sobre el futuro se abalance sobre usted".

No haga todo por sí solo

"Hay personas que perciben la resiliencia como algo heroico que cada quien debe hacer y lograr por su cuenta", dijo Downing. "Lo que realmente nos ayuda a sobrellevar los momentos desafiantes es contar con personas que nos ayuden a satisfacer nuestras necesidades".

Practique

"Eso es más fácil decirlo que hacerlo", dijo Rosenberg. "Sin embargo, es igual que cualquier otra habilidad. Si quiere aprender a montar en bicicleta, tiene que practicar aunque se caiga muchas veces. Tiene que levantarse de nuevo e intentarlo otra vez".

Manténgase firme

Parte de la trayectoria de la resiliencia es por lo menos sobrellevar cada día, dijo Rosenberg. "Entre más tiempo dure esto (la pandemia), más nos puede pesar la incertidumbre. Sin embargo, eso no quiere decir que no logremos sobrepasar la situación".

American Heart Association News hace reportajes acerca de noticias del corazón y el cerebro. Las opiniones expresadas en este artículo no necesariamente reflejan la postura oficial de la American Heart Association. American Heart Association, Inc. es el propietario o el titular de los derechos de autor, y todos los derechos están reservados. Si tiene una pregunta o un comentario sobre este artículo, por favor mande un correo electrónico a [email protected]

Comparte tu opinión