N-acetil cisteína

¿Qué es?:

La N-acetil cisteína proviene del aminoácido L-cisteína. Los aminoácidos son los elementos básicos de las proteínas. La N-acetil cisteína tiene muchos usos medicinales.

Las personas ingieren-acetil cisteína para contrarrestar el envenenamiento por acetaminofén (Tylenol) y por monóxido de carbono. También se utiliza para el dolor de pecho (angina inestable), el trastorno bipolar, las condiciones genéticas conocidas como trastornos de almacenamiento lisosómico, la obstrucción de las vías biliares en los recién nacidos, para la esclerosis lateral amiotrófica (ALS, enfermedad de Lou Gehrig), para la enfermedad de Alzheimer, las reacciones alérgicas debido al uso de fenitoína (Dilantin) - un medicamento anticonvulsivante y para una infección de los ojos llamada queratoconjuntivitis, y los síntomas de la gripe. También se utiliza para reducir los niveles de un tipo de grasa en la sangre llamado lipoproteína (a), para reducir los niveles de homocisteína (un factor de riesgo para las enfermedades del corazón) y para reducir el riesgo de un ataque cardíaco y accidente cerebrovascular en los personas con enfermedad renal grave.

La N-acetil cisteína también se ingiere para tratar la hepatitis, la enfermedad renal, la pérdida de la audición, la colitis ulcerosa, el síndrome de ovario poliquístico (SOP), la presión arterial baja, el lupus, ciertas condiciones que ocurren después de la menopausia, el daño muscular después del ejercicio físico, la esquizofrenia, la recuperación después de una cirugía, la inflamación del páncreas, (pancreatitis), la dependencia a la cocaína, el mal de las alturas, la infección por la bacteria Helicobacter pylori, y para disminuir el riesgo de problemas en la frecuencia cardiaca después de una cirugía. También puede ser usada para tratar condiciones genéticas conocidas como adrenoleucodistrofia (ALD), efotoporfiria eritropoyética (EPP), y telangiectasia hemorrágica hereditaria (HHT).

Algunas personas usan la N-acetil cisteína por vía oral para la bronquitis prolongada, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), fibrosis quística, la fiebre del heno, el virus del papiloma humano (HIV), para una enfermedad pulmonar denominada alveolitis fibrosante, el autismo, para el cáncer de la cabeza y del cuello, el cáncer colorrectal y el cáncer del pulmón. También se utiliza para el tratamiento de algunas formas de epilepsia, para las infecciones del oído, las complicaciones de la diálisis renal, el síndrome de fatiga crónica (SFC), para una enfermedad auto inmune llamada síndrome de Sjögren. También podría usarse para la prevención de las complicaciones debido a lesiones deportivas, abortos espontáneos, parto prematuro, y daño hepático por consumo de alcohol. Ciertas personas ingieren N-acetil cisteína para mejorar la fertilidad y para aumentar la inmunidad a la gripe y la gripe porcina H1N1. También podría usarse para las intoxicaciones con metales pesados como el mercurio, el plomo y el cadmio.

La N-acetil cisteína se ingiere también para la protección contra los contaminantes ambientales como el monóxido de carbono, el cloroformo, los uretanos y ciertos herbicidas; reducir la toxicidad de fármacos utilizados para el tratamiento del cáncer; para tratar los síntomas de la resaca; para la prevención de daño renal debido al material de contraste que se usa con los rayos X y para el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH); y para tratar la manía de arrancarse el cabello compulsivamente (tricotilomania).

La N-acetil cisteína se aplica en la piel para tratar una condición genética conocida como ictiosis laminar. También se la aplica para disminuir la placa dental. Además, se la aplica en el ojos para disminuir la sequedad ocular.

Los proveedores de salud dan N-acetil cisteína por vía intravenosa (IV) para la sobredosis con acetaminofén (Tylenol), el envenenamiento con acrilonitrilo, para la esclerosis lateral amiotrófica (ELA, enfermedad de Lou Gehrig), la insuficiencia renal en presencia de enfermedad hepática (síndrome hepatorrenal), inflamación del páncreas (pancreatitis), para el dolor de pecho en combinación con nitroglicerina, para un ataque al corazón en combinación con nitroglicerina y estreptoquinasa, y para ayudar a prevenir la insuficiencia multiorgánica que conduce a la muerte. Por vía intravenosa la, N-acetil cisteína también podría usarse para mejorar la recuperación después de una cirugía, para disminuir los problemas de frecuencia cardiaca después de una cirugía, para tratar una condición genética conocida como adrenoleucodistrofia (ALD), para mejorar el rendimiento físico, para tratar el síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), para mejorar la función pulmonar en pacientes con septicemia, y para prevenir el daño hepático debido a ciertos tintes radiológicos. También se la utiliza para tratar la pancreatitis, los trasplantes hepáticos, el paludismo y la cirugía de derivación aortocoronaria con injerto (CABG). También se la administra por VI para disminuir tolerancia al nitrato.

La N-acetil cisteína a veces se usa por vía rectal para tratar una condición conocida como íleo meconial y equivalente al íleo meconial.

La N-acetil cisteína a veces se usa por inhalación o se da a través de un tubo en la garganta para el tratamiento de algunas enfermedades de los pulmones como el asma, la neumonía, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la bronquitis, el enfisema, la fibrosis quística y otras. También se la usa para ayudar a preparar a personas que van a realizarse un examen de diagnóstico pulmonar y para ayudar a curar a las personas a quienes les han colocado un tubo en la tráquea.

¿Qué tan efectivo es?:

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

  • Intoxicación por acetaminofén (Tylenol). La N-acetil cisteína es efectiva para disminuir la tasa de mortalidad y la prevención del daño permanente causado por la intoxicación por acetaminofén. Para este uso, es efectiva la ingesta de N-acetil cisteína administrada por vía intravenosa (VI).
  • Colapso de una parte o todo el pulmón (atelectasis). La N-acetil cisteína ayuda a tratar los pulmones colapsados por bloqueo de mucosidad.
  • Pruebas de diagnóstico pulmonar. La N-acetil cisteína ayuda cuando se usa para preparar a las personas para las pruebas pulmonares de diagnóstico.
  • Cuidado de personas. con un tubo en la tráquea (personas que han sido objeto de una traqueotomía). La N-acetil cisteína ayuda a prevenir las costras en personas con un tubo en la tráquea.

¿Cómo funciona?:

La N-acetil cisteína trata la intoxicación con acetaminofeno (Tylenol) al unirse a los productos tóxicos del acetaminofeno que se forman en el hígado. También es un antioxidante, por lo que puede jugar un papel en la prevención del cáncer.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?:

La N-acetil cisteína PROBABLEMENTE ES SEGURA para la mayoría de los adultos, cuando se utiliza como un medicamento que se compra con receta médica. Puede causar náuseas, vómitos y diarrea o estreñimiento. En raras ocasiones, puede causar sarpullidos, fiebre, dolor de cabeza, somnolencia, presión arterial baja y problemas al hígado.

Cuando se usa por inhalación por la boca, también puede causar hinchazón en la boca, romadizo, somnolencia, sudor frio y presión en el pecho.

La N-acetil cisteína tiene un olor desagradable que puede hacer que sea difícil de tomar.

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo o lactancia: La N-acetil cisteína POSIBLEMENTE ES SEGURA cuando se toma por vía oral, se administra a través de un orificio en la tráquea o se inhala en mujeres embarazadas. La N-acetil cisteína atraviesa la placenta, pero hasta el momento no hay evidencia de que produzca daño al feto o a la madre. Sin embargo, la N-acetil cisteína debe utilizarse en las mujeres embarazadas sólo cuando sea un medicamente necesario.

No existe suficiente información confiable sobre si resulta segura la ingesta de N-acetil cisteína si está embarazada o amamantando. Sea precavida y evite su uso.

Alergia: No utilice N-acetil cisteína si usted es alérgico a la acetil cisteína.

Asma: Hay preocupación de que la N-acetil cisteína podría provocar bronco espasmos en las personas con asma si se inhala o se toma por vía oral o a través de un tubo en la tráquea. Si toma N-acetil cisteína y tiene asma, debe ser controlado por su médico.

Trastornos de la sangre: La N-acetil cisteína podría disminuir la coagulación de la sangre. En teoría, la N-acetil cisteína podría aumentar el riesgo de hematomas o sangrado en personas con trastornos de la sangre.

Cirugía: La N-acetil cisteína podría disminuir la coagulación de la sangre. Existe cierta inquietud de que la N-acetil cisteína podría aumentar el riesgo de hemorragia durante y después de un procedimiento quirúrgico. Suspenda la ingesta de N-acetil cisteína al menos 2 semanas antes de un procedimiento quirúrgico.

¿Existen interacciones con medicamentos?:

Cloroquina (Aralen)

La cloroquina (Aralen) es un medicamento para tratar el paludismo. Elimina el paludismo generando la acumulación de un químico, llamado hemo, dentro de las células. La N-acetil cisteína podría prevenir la acumulación de hemo dentro de las células. Esto podría disminuir los efectos de la cloroquina.

Grado de interacción: Moderadas

Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

El carbón activado

El carbón activado se utiliza a veces para prevenir la intoxicación en las personas que toman demasiado acetaminofeno y otros medicamentos. El carbón activado puede unirse a estos medicamentos en el estómago y evitar que sean absorbidos por el cuerpo. El tomar N-acetil cisteína al mismo tiempo que el carbón activado podría disminuir lo bien que funciona para prevenir el envenenamiento.

Grado de interacción: Moderadas

Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

Medicamentos para la presión arterial (inhibidores de ECA)

La N-acetil cisteína podría disminuir la presion arterial. La ingesta de N-acetil cisteína junto con medicamentos para tratar la presión arterial alta podría causar una marcada disminución de la misma.

Ciertos medicamentos para la hipertensión arterial incluyen captopril (Capoten), enalapril (Vasotec), lisinopril (Prinivil, Zestril), ramipril (Altace), entre otros.

Grado de interacción: Moderadas

Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

Medicamentos para la presión arterial alta (medicamentos antihipertensivos)

La N-acetil cisteína podría disminuir la presion arterial. La ingesta de N-acetil cisteína junto con medicamentos para tratar la presión arterial alta podría causar una marcada disminución de la misma.

Ciertos medicamentos para la hipertensión arterial incluyen captopril (Capoten), enalapril (Vasotec), losartán (Cozaar), valsartán (Diovan), diltiazem (Cardizem), amlodipina (Norvasc), hidroclorotiazida (HydroDiuril), furosemida (Lasix), entre otros.

Grado de interacción: Moderadas

Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

Medicamentos que disminuyen la coagulación de la sangre (Anticoagulante / medicamentos antiplaquetarios)

La N-acetil cisteína podría disminuir la coagulación de la sangre. La ingesta de N-acetil cisteína junto con medicamentos, que también disminuyen la coagulación de la sangre, podría aumentar las probabilidades de hematomas y sangrado.

Ciertos medicamentos que disminuyen la coagulación de la sangre incluyen aspirina, clopidogrel (Plavix), diclofenac (Voltaren, Cataflam, otros), ibuprofeno (Advil, Motrin, otros), naproxeno (Anaprox, Naprosyn, otros), dalteparina (Fragmin), enoxaparina (Lovenox), heparina, warfarina (Coumadin), entre otros.

Grado de interacción: Moderadas

Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

Nitroglicerina

La nitroglicerina puede dilatar los vasos sanguíneos y aumentar el flujo sanguíneo. El tomar N-acetil cisteína parece aumentar los efectos de la nitroglicerina. Esto podría causar una mayor posibilidad de sufrir efectos secundarios como dolor de cabeza, mareos, y aturdimiento.

Grado de interacción: Serias

No tome esta combinación

¿Existen interacciones con hierbas y suplementos?:

Hierbas y suplementos que disminuyen la coagulación de la sangre (Hierbas y suplementos anticoagulantes / antiplaquetarios)

La N-acetil cisteína podría disminuir la coagulación de la sangre. La ingesta de N-acetil cisteína junto con hierbas y suplementos, que también disminuyen la coagulación de la sangre, podría aumentar las probabilidades de hematomas y sangrado. Algunas de estas hierbas incluyen angélica, clavo, danshen, ajo, jengibre, ginko, ginseng Panax, entre otros.

Hierbas y suplementos que podrían disminuir la presión arterial

La N-acetil cisteína podría disminuir la presion arterial. El uso de ácido linoleico conjugado junto con otras hierbas y suplementos, que podrían disminuir la presión arterial, podría causar una marcada disminución de la presión arterial. Algunas de estas hierbas y suplementos incluyen andrographis, péptidos de caseína, uña de gato, coenzima Q-10, aceite de pescado, L-arginina, licio, ortiga brava, teanina, entre otras.

¿Existen interacciones con alimentos?:

No se conoce ninguna interacción con alimentos.

¿Qué dosis se utiliza?:

La siguiente dosis ha sido estudiada en investigaciones científicas:

ADULTOS:
Por boca:

  • Para la sobredosis de acetaminofén (Tylenol): 140 mg/kg de N-acetil cisteína primero, seguido de 70 mg/kg cada 4 horas durante 3 días o hasta que ya no se detecte nada de acetaminofén en la sangre.
  • Para el dolor de pecho que no se alivia con el reposo (angina inestable): 600 mg de N-acetil cisteína tres veces al día junto con un parche de nitroglicerina.
  • Para prevenir un empeoramiento repentino de la bronquitis crónica: Se han usado dosis de 200 mg dos veces al día, 200 mg tres veces al día, 300 mg de tabletas de liberación retardada dos veces al día y 600 mg de tabletas de liberación controlada dos veces al día durante un máximo de 6 meses. Se usó dosis de hasta un máximo de 1.5 gramos por día durante un máximo de 4 meses.
  • Para tratar la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC): Se ha utilizado durante un máximo de 6 meses 400-1200 mg de N-acetil cisteína todos los días administrada en dosis, junto con el tratamiento estándar.
  • Prevención del daño renal debido a los tintes radiológicos: 400 a 600 mg de N-acetil cisteína 2 veces por día el día antes de administrar la iopromida, con solución salina por VI (0.45%) 1 mL/kg por peso corporal por hora 12 horas antes y 12 horas después de administrar la iopromida. Además, una dosis de inicio de 1200 mg de N-acetil cisteína, seguida de 1200 mg 2 veces por día durante 48 horas después de haber usado tinte.
  • Para el tratamiento de una enfermedad pulmonar denominada alveolitis fibrosante que dificulta la respiración: 600 mg de N-acetil cisteína 3 veces por día durante 12 semanas.
  • Para prevenir daños a la vejiga debido a un tratamiento con un medicamento contra el cáncer llamado ifosfamida: 3 gramos de N-acetil cisteína cada 6 horas comenzando una hora antes del tratamiento con ifosfamida y continuando durante un máximo de 5 días después del tratamiento.
  • Para reducir los niveles de homocisteína en la sangre: 600-1200 mg de N-acetil cisteína al día.
  • Para la epilepsia: 4-6 gramos al día.
  • Para reducir los síntomas de la gripe: 600 mg dos veces al día.
  • Para reducir el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares en pacientes con enfermedad renal en la etapa final: 600 mg dos veces al día.
  • Colesterol alto: 1.2 gramos por día durante 6 semanas 2 gramos por día durante 4 semanas, seguidos de 4 gramos por días durante otras 4 semanas.
Inhalación:
  • Colapso de una parte o todo el pulmón (atelectasis): Se administró 3-5 mL de una solución al 20% o 6-10 mL de una solución al 10%, administrada mediante un nebulizador 3-4 veces por día. La solución podría también administrarse a través de una traqueotomía en una dosis de 1-2 mL de una solución al 10% o 20% cada 1-4 horas. La solución podría también administrarse a través de un catéter craneal en una dosis de 1-2 mL de una solución al 20% o 2-4 mL de una solución al 10% cada 1-4 horas.
  • Pruebas de diagnóstico pulmonar: 1-2 mL de una solución al 20% de 2-4% de una solución al 10%, administrada vía instilación intratraqueal 2-3 veces antes de la prueba de diagnóstico.
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC): Una solución al 20% administrada vía un nebulizador al menos 4 días.
  • Cuidado de personas con un tubo en la traquea (personas que han tenido una traqueotomía): 1-2 mL de una solución al10-20% administrada vía instilación intratraqueal.
Inyección por vía intravenosa (VI):
  • Sobredosis de acetaminofén (Tylenol): Los proveedores de salud dan N-acetil cisteína por vía intravenosa (IV) para la intoxicación por paracetamol. La dosificación es generalmente 150 mg/kg inicialmente, seguida de 50 mg/kg durante 4 horas, seguida de 100 mg/kg durante o hasta que no se detecten más niveles de acetaminofén.
  • Dolor en el pecho que no se alivia con el descanso (angina de pecho inestable): 5 gramos cada 6 horas junto con 5 mcg/min de nitroglicerina por vía intravenosa durante 24 horas.
  • Prevención del daño renal debido a los tintes radiológicos: 900 mg antes y después del tinte. Además, se usó 1200 mg por VI antes de administrar una dosis por vía oral de 1200 mg de N-acetil cisteína 2 veces por día.
  • Ataque cardíaco: 100 mg/kg 6 veces por día con el medicamento estreptoquinasa. Además, se usó 20 mg/min durante 23 horas con estreptoquinasa y nitroglicerina. Además, se usó 15 gramos junto con estreptoquinasa durante 24 horas.
NIÑOS:
Por boca:
  • Sobredosis de acetaminofén (Tylenol): 140 mg/kg al inicio, seguido de 70 mg/kg cada 4 horas durante 72 días o hasta que ya no se detecte nada de acetaminofén en el cuerpo.
  • Autismo: 900 mg por día durante 4 semanas seguido de 900 mg 2 veces por día durante 4 semanas seguido de 900 mg 3 veces por día durante 4 semanas. Se usó 1200 mg por día ingeridos con risperidona durante 8 semanas.
Inhalación:
  • Colapso de una parte o todo el pulmón (atelectasis): Se administró 3-5 mL de una solución al 20% o 6-10 mL de una solución al 10%, administrada mediante un nebulizador 3-4 veces por día. La solución podría también administrarse a través de una traqueotomía en una dosis de 1-2 mL de una solución al 10% o 20% cada 1-4 horas. La solución podría también administrarse a través de un catéter craneal en una dosis de 1-2 mL de una solución al 20% o 2-4 mL de una solución al 10% cada 1-4 horas.
  • Pruebas de diagnóstico pulmonar: 1-2 mL de una solución al 20% de 2-4% de una solución al 10%, administrada vía instilación intratraqueal 2-3 veces antes de la prueba de diagnóstico.
  • Cuidado de personas con un tubo en la traquea (personas que han tenido una traqueotomía): 1-2 mL de una solución al 10 o 20% administrada vía instilación intratraqueal.

Otros nombres:

Acetyl Cysteine, Acétyl Cystéine, Acetylcysteine, Acétylcystéine, Chlorhydrate de Cystéine, Cysteine, Cystéine, Cysteine Hydrochloride, Cystine, Hydrochlorure de Cystéine, L-Cysteine, L-Cystéine, L-Cysteine HCl, L-Cystéine HCl, NAC, N-Acetyl-B-Cysteine, N-Acétyl Cystéine, N-Acetyl-L-Cysteine, N-Acétyl-L-Cystéine, N-Acetylcysteine, N-Acétylcystéine.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

Comparte tu opinión