Biznaga

Biznaga

¿Qué es?:

La biznaga es una planta. Los frutos secos, maduros se utilizan con fines medicinales. La gente suele preparar un “extracto” que se obtiene removiendo el khellin, una de las sustancias químicas activas en la biznaga y disolviéndolo en un líquido que se utiliza como medicina. La biznaga también es preparada como un té, pero menos frecuentemente.

La biznaga se utiliza para afecciones respiratorias como el asma, la bronquitis, la tos y la tos ferina.

También se utiliza para las enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos (enfermedades cardiovasculares), incluyendo la presión arterial alta, un ritmo cardíaco irregular (arritmia) la insuficiencia cardíaca congestiva (ICC), el dolor en el pecho (angina), el “endurecimiento de las arterias” (arterioesclerosis) y el colesterol alto.

También se usa para el tratamiento de la diabetes, para los cólicos y calambres abdominales, los trastornos del hígado y de la vesícula, los cálculos renales y para la retención de líquido.

Las mujeres a veces usan biznaga para el dolor menstrual y para el síndrome premenstrual (SPM).

Algunas personas se aplican el khellin obtenido de la biznaga directamente sobre la piel y luego exponen el área tratada a la luz para tratar problemas de la piel como el vitíligo, la psoriasis y la pérdida parcial del cabello (alopecia areata).

También se aplica a la piel para tratar las heridas, el enrojecimiento y la hinchazón (inflamación) de la piel y las picaduras venenosas.

Tenga cuidado de no confundir a la biznaga con su pariente que se usa mucho menos uso, mala hierba del obispo. Las dos especies contienen algunas de las mismas sustancias químicas y funcionan de manera similar en el cuerpo, pero la biznaga es más comúnmente utilizada para tratar enfermedades cardíacas y pulmonares y la mala hierba del obispo es más comúnmente utilizada para las enfermedades de la piel.

¿Qué tan efectivo es?:

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

  • Psoriasis. La investigación preliminar sugiere que la ingesta de quelina, un químico presente en la biznaga, y la exposición al sol ayuda a aclarar las llagas en la piel en personas con psoriasis.
  • Un trastorno de pigmentación de la piel llamado vitiligo. La investigación sobre los efectos de biznaga para el tratamiento del vitiligo muestra resultados contradictorios. Cierta investigación muestra que la ingesta de quelina, un químico presente en la biznaga, o su aplicación en la piel disminuye la pigmentación cuando se la usa junto con tratamiento con luz ultravioleta. Sin embargo, otra investigación muestra que la aplicación de quelina en la piel junto con la exposición al sol no disminuye la pigmentación. Además, otra investigación muestra que el tratamiento con quelina son prolongados y altas dosis de luz para disminuir la pigmentación, al igual que los efectos del psoraleno más luz ultravioleta (PUVA).
  • Calambres estomacales.
  • Cálculos en el riñón.
  • Cólicos menstruales.
  • Síndrome premenstrual (SPM).
  • Asma.
  • Bronquitis.
  • Tos.
  • Tos ferina.
  • Presión arterial alta.latido irregulares del corazón (arritmias).
  • Insuficiencia cardíaca congestiva (ICC).
  • Dolor en el pecho (angina).
  • “Endurecimiento de las arterias” (arterioesclerosis).
  • Colesterol alto.
  • Otras afecciones.
Se necesitan más pruebas para evaluar la eficacia de la biznaga para estos usos.

¿Cómo funciona?:

La biznaga contiene sustancias que parecen relajar y ensanchar los vasos sanguíneos; disminuir las contracciones del corazón; abrir los pulmones, aumentar el “colesterol bueno” (HDL, lipoproteínas de alta densidad) y combatir las bacterias, virus y hongos.

Varios medicamentos de venta con receta médica incluyendo la amiodarona, la nifedipina y el cromoglicato han sido desarrollados a partir de la biznaga.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?:

La biznaga POSIBLEMENTE NO ES SEGURA cuando se toma en dosis altas o se utiliza por un largo tiempo. Puede causar efectos secundarios como problemas hepáticos, náuseas, mareos, estreñimiento, falta de apetito, dolor de cabeza, picazón, problemas para dormir y sensibilidad de la piel a la luz solar (foto sensibilidad).

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo y lactancia: El tomar biznaga NO ES SEGURO si está embarazada. Contiene khellin, una sustancia química que puede hacer que el útero se contraiga. Esto podría causar un aborto involuntario.

También es mejor evitar la biznaga si está amamantando. No hay suficiente información para poder saber si es segura para el lactante.

Enfermedad del hígado: la biznaga podría empeorar la enfermedad hepática. No la utilice si usted tiene problemas hepáticos.

¿Existen interacciones con medicamentos?:

Digoxina (Lanoxin)

La digoxina (Lanoxin) ayuda al corazón a latir con más fuerza. La biznaga parece disminuir los latidos del corazón. El tomar biznaga junto con digoxina podría disminuir la efectividad de la digoxina. No tome biznaga si usted está tomando digoxina (Lanoxin).

Grado de interacción: Moderadas

Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

Medicamentos que aumentan la sensibilidad a la luz solar (Fármacos fotosensibilizantes)

Algunos medicamentos pueden aumentar su sensibilidad a la luz del sol. La biznaga también podría aumentar su sensibilidad a la luz solar. El tomar biznaga junto con un medicamento que aumenta la sensibilidad a la luz solar podría aumentar las posibilidades de quemaduras de sol, ampollas o erupciones en las áreas de la piel expuestas al sol. Asegúrese de usar protector solar y ropa protectora cuando pase tiempo bajo el sol.

Algunos medicamentos que producen fotosensibilidad incluyen amitriptilina (Elavil), ciprofloxacina (Cipro), norfloxacina (Noroxin), lomefloxacina (Maxaquin), ofloxacina (Floxin), levofloxacina (Levaquin), esparfloxacina (Zagam), gatifloxacina (Tequin), moxifloxacino (Avelox) , trimetoprim / sulfametoxazol (Septra), tetraciclina, metoxaleno (8-metoxipsoraleno, 8-MOP, Oxsoralen) y Trioxsaleno (Trisoralen).

Grado de interacción: Moderadas

Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

Medicamentos que pueden dañar el hígado (Fármacos hepatotóxicos)

La biznaga podría dañar el hígado. El tomar biznaga junto con medicamentos que también podrían dañar el hígado puede aumentar el riesgo de daño hepático. No tome biznaga si usted está tomando un medicamento que puede dañar el hígado.

Algunos medicamentos que pueden dañar el hígado incluyen acetaminofeno (Tylenol y otros), amiodarona (Cordarone), carbamazepina (Tegretol), isoniazida (INH), metotrexato (Rheumatrex), metildopa (Aldomet), fluconazol (Diflucan), itraconazol (Sporanox), eritromicina (Erythrocin, Ilosone, otros), fenitoína (Dilantin), lovastatina (Mevacor), pravastatina (Pravachol), simvastatina (Zocor) y muchos otros.

Grado de interacción: Moderadas

Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

¿Existen interacciones con hierbas y suplementos?:

Hierbas que aumentan la sensibilidad a la luz del sol

La biznaga puede aumentar su riesgo de sufrir quemaduras solares cuando está al aire libre. Su uso junto con otras hierbas que tienen este mismo efecto, como la hierba de San Juan, podría aumentar la probabilidad de que sufra quemaduras de sol. Evite esta combinación.

Hierbas que contienen glucósidos cardiacos

Algunas hierbas contienen sustancias químicas llamadas glucósidos cardíacos, que son similares a la digoxina un medicamento de venta con receta médica. Estas sustancias químicas afectan a los latidos del corazón. La biznaga podría disminuir el efecto de estas sustancias químicas en el corazón. Las hierbas que contienen glucósidos cardiacos incluyen el eléboro negro, las raíces de cáñamo canadienses, la hoja de digitalis, el jaramago, la escrofularia, las raíces del lirio del valle, la agripalma, la hoja de laurel, la planta de adonis vernal, la raíz de vencetósigo, las escamas de la cebolla albarrana, la estrella de Belén, las semillas de estrofanto y la uzara.

Hierbas y suplementos que podrían dañar el hígado

La biznaga podría dañar el hígado. Su uso junto con otras hierbas y suplementos que tienen el mismo efecto podría aumentar la probabilidad de desarrollar problemas del hígado. Evite esta combinación. Otros productos que podrían afectar el hígado incluyen la borraja, el chaparral, la uva de oso y otros.

¿Existen interacciones con alimentos?:

No se conoce ninguna interacción con alimentos.

¿Qué dosis se utiliza?:

La dosis apropiada de biznaga depende de muchos factores tales como la edad de la persona, el estado de salud y varias otras condiciones. En este momento no hay suficiente información científica para determinar un rango de dosis apropiado para el uso de la biznaga. Tenga en cuenta que los productos naturales no son siempre necesariamente seguros y las dosis pueden ser importantes. Asegúrese de seguir las instrucciones en las etiquetas de los productos y consulte con su farmacéutico, doctor u otro proveedor de salud médica antes de usarlos.

Otros nombres:

Ammi, Ammi daucoides, Ammi visnaga, Ammi Visnage, Bischofskrautfruchte, Bishop's Weed, Bishop's Weed Fruit, Daucus visnaga, Fenouil Annuel, Fruits de Khella, Herbe aux Cure-Dents, Herbe aux Gencives, Khellin, Khelline, Noukha, Toothpick Ammi, Toothpick Plant, Visnaga, Visnagae, Visnagafruchte, Visnaga Fruit, Visnagin.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

Comparte tu opinión