Cómo prevenir los cálculos renales

Foto: ISTOCK

Los cálculos renales son conocidos causar un intenso dolor que aparece y desaparece súbitamente. Este puede comenzar desde la zona abdominal o el costado de la espalda y extenderse hasta la zona de la ingle, los testículos o vagina. Si bien es una afección muy común, existen maneras de prevenirla o controlarla. Aquí te contamos todo lo que necesitas saber.

¿Qué son los cálculos renales?

También conocidos como piedras, son depósitos sólidos de minerales y sales que se forman cuando la orina se concentra. Pueden aparecer en uno o ambos riñones, sus dimensiones varían (desde un grano de arena, hasta una perla) y normalmente se eliminan del cuerpo sin ayuda médica. Solamente en EE.UU., se estima que 1 millón de personas lo sufren cada año.

Alimentos para cuidar tus riñones

Por qué aparecen

Si bien no existe una sola causa definida, distintos factores aumentan el riesgo de padecerlos. Puede crearse un entorno ideal para la formación de cálculos si la orina posee calcio, oxalato y ácido úrico en exceso, junto a una insuficiencia de sustancias que impidan que se cristalicen.

Sus síntomas
Foto: ISTOCK

Sus síntomas

Se caracterizan por los intensos dolores que provocan. Estos se generan cuando el cálculo se desplaza del riñón al uréter (conexión con la vejiga). Pueden sentirse por oleadas en la cintura, en la parte trasera debajo de las costillas, en la zona inferior del abdomen y en la ingle. El dolor puede cambiar a medida que la piedra se traslada por las vías urinarias.

Problemas para orinar
Foto: ISTOCK

Problemas para orinar

También puede experimentarse dolor durante la micción, que puede ser de color rosado, rojizo o marrón. Esto causa un desagradable olor y una necesidad constante de orinar, pero en pequeñas cantidades. Si existe una infección, se puede padecer fiebre y escalofríos.

Síntomas de infección urinaria
Cómo prevenirlos
Foto: ISTOCK

Cómo prevenirlos

En muchos casos, la experiencia de los cálculos renales puede repetirse si no se adoptan medidas preventivas. Aproximadamente la mitad de las personas que los han tenido, vuelven a padecerlos luego de 5 o 7 años. A continuación, algunos consejos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, para evitar su formación:

1. Bebe mucha agua
Foto: ISTOCK

1. Bebe mucha agua

El consumo extra de agua diluye las sustancias en la orina que provocan las piedras. Trata de beber entre 2 y 3 litros al día, con el objetivo de permanecer hidratado y mantener la orina diluida. Puede ser útil incluir algunas bebidas cítricas, como la limonada y el jugo de naranja, ya que el citrato en estas bebidas ayuda a bloquear la formación de cálculos.

Beneficios del agua mineral
2. Ten en cuenta el calcio
Foto: ISTOCK

2. Ten en cuenta el calcio

La deficiencia de calcio puede generar un aumento de oxalato, lo que produce cálculos. Para evitar esto, asegúrate de ingerir una cantidad apropiada del mineral, proveniente de fuentes naturales, ya que los suplementos pueden ser perjudiciales. Los mayores de 50 años deben recibir 1,000 mg. de calcio diarios, junto a vitamina D, para ayudar al cuerpo a absorber el exceso.

Alimentos ricos en calcio
3. Controla el sodio
Foto: ISTOCK

3. Controla el sodio

Una dieta con alto contenido de sodio puede causar cálculos renales, ya que aumenta la cantidad de calcio en la orina. Las pautas actuales sugieren limitar la ingesta diaria de sodio a 2,300 mg. Aunque, si el sodio ha contribuido a los cálculos renales en el pasado, intenta reducir tu ingesta a 1,500 mg. Esto también permitirá controlar la presión arterial y ayudar al corazón.

Qué sal te conviene conusmir
4. Limita las proteínas animales
Foto: ISTOCK

4. Limita las proteínas animales

Las carnes rojas, de aves, huevos y mariscos, aumentan el nivel de ácido úrico y reducen los niveles de citrato, por lo que pueden provocar cálculos renales. Si eres propenso a padecerlos, limita el consumo de estos alimentos y reemplázalo por vegetales, granos o semillas.

Consecuencias de comer carnes rojas
5. Evita estos alimentos
Foto: ISTOCK

5. Evita estos alimentos

La mayoría de los frutos secos, las remolachas, el chocolate, las espinacas y el té son ricos en oxalato, mientras que las coles son ricas en fosfato, lo que contribuye a la aparición de cálculos. En caso de ser propenso a las piedras, evita estos alimentos o reduce su consumo.

Otros riesgos
Foto: ISTOCK

Otros riesgos

Es poco probable que otros alimentos y bebidas provoquen cálculos renales, a menos que su consumo sea extremadamente alto. Algunos estudios demostraron que consumir altas dosis de vitamina C en forma de suplementos, aumenta el riesgo de padecerlos. Esto puede deberse a que el cuerpo convierte la vitamina C en oxalato.

Fuentes consultadas

Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU., Clínica Mayo, Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIH).

Comparte tu opinión