Sal marina, sal rosada o sal común ¿Cuál debes elegir?

Foto: ISTOCK

La sal es sin duda uno de los pilares de la alimentación y la cocina. Sin ella, la mayoría de las comidas serían insípidas y aburridas. Si bien la de mesa es la más común y utilizada, existen otras como la marina, o rosada que ganaron popularidad en el último tiempo y se presentan como opciones más saludable. Aquí te contamos todo sobre ellas para que evalúes cuál es la mejor.

¿Qué es la sal?

Científicamente se la conoce como cloruro de sodio, y es un nutriente esencial para preservar la vida. Cumple un rol clave en el funcionamiento del metabolismo, transporte de nutrientes y eliminación de sustancias del organismo. También es vital para controlar la cantidad de agua del cuerpo, permitir la transmisión de los impulsos nerviosos y regular el ritmo del músculo cardíaco.

Por qué debes alejarte del salero
Sal común o de mesa
Foto: ISTOCK

Sal común o de mesa

La que conocemos como común se obtiene de depósitos de sal y es refinada para darle su textura característica, que la hace mucho más fácil de incorporar y disolver en las preparaciones. Es común que se comercialice adicionada con yodo, con el objetivo de prevenir enfermedades de tiroides.

Otras opciones
Foto: ISTOCK

Otras opciones

La sal marina, en cambio, se obtiene directamente de la evaporación del agua del mar. Por lo general no se procesa y eso le permite retener cantidades muy pequeñas de minerales como magnesio, potasio y calcio. Mientras tanto, la rosada o del Himalaya se consigue solamente en Asia, específicamente en depósitos prehistóricos, que le permiten un rico contenido en oligoelementos.

¿Más o menos sodio?

A partir de diferentes encuestas se conoció que gran parte de la población en EE. UU. cree que la sal marina es una alternativa mucho más baja en sodio comparada con la sal de mesa. Esto es incorrecto, ya que la mayoría de las sales, incluyendo la de mesa, marina, kosher y del Himalaya, contienen aproximadamente la misma cantidad de sodio, 40%.

Cómo reducir el sodio

Cuestión de tamaño

Si todas tienen la misma cantidad de sodio ¿Por qué la etiqueta puede decir que tiene menos sodio que la sal de mesa? Esto se debe a que se necesita menos cantidad para salar. Si los cristales de sal son más pequeños, entonces caben más en una cuchara. Mientras que una cucharadita de sal de mesa tiene aproximadamente 2300 mg de sodio, la marina tiene 2000 y la del Himalaya alrededor de 1700.

Sodio en la dieta
Foto: ISTOCK

Sodio en la dieta

Aunque la sal es la mayor fuente de sodio en nuestra dietas, también existe otra pequeña cantidad que incorporamos por los aditivos, saborizantes o conservantes que se utilizan en la fabricación de ciertos alimentos. Y si bien es necesaria para el correcto funcionamiento del organismo, cuando se consume sal en exceso existe un mayor riesgo de hipertensión arterial.

Alimentos para controlar la hipertensión

Lo malo de la sal

Una ingesta excesiva de sal puede provocar que el cuerpo retenga líquidos, lo que añade una carga extra al corazón y los vasos sanguíneos. En algunas personas esto puede desencadenar un aumento de la presión sanguínea, aumentando el riesgo de padecer enfermedades del corazón y ataques cerebrales.

Muy adictiva

Aunque te sorprenda, un estudio encontró que la necesidad de consumir sal es casi igual a la adicción a la cocaína o a los opiáceos, como la heroína. Los expertos señalaron que esto se debe a que activaría las mismas células nerviosas y conexiones cerebrales, lo que incrementa la sensación de placer y recompensa.

¿Qué cantidad necesito?

Nuestro cuerpo solo necesita 200 mg de sodio por día, una cucharadita tiene cerca de 2,300 mg. Recientes encuestas encontraron que los estadounidenses consumen aproximadamente entre 3,000 y 3,600 mg de sodio al día. Por este motivo, las autoridades especializadas recomiendan reducir su consumo a 5 gramos de sal diarios.

¿Qué alimentos debo limitar?

La mejor manera de reducir el sodio es evitar la comida rápida, preenvasada y procesada, debido a que tienden a ser altas en sodio. Esto incluye tocino, embutidos, jamón, sopas, verduras o legumbres enlatadas, mantequilla, distintos tipos de quesos, especialmente el azul y parmesano, o pizzas.

El riesgo de los alimentos procesados
¿Cómo cocinar con menos sal?
Foto: ISTOCK

¿Cómo cocinar con menos sal?

Puedes optar por hierbas y especias para darle sabor a tus comidas. Aquellas que son frescas potencian más el sabor en comparación a las que son secas. Come carnes magras frescas, pollo y pavo sin piel, pescado, claras de huevo y atún enlatado en agua. Otra opción son los productos preparados sin sal agregada, como las sopas y consomés bajos en sodio.

Asociación Americana del Corazón, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Departamento de Agricultura de EE. UU., Natural Medicines.

Comparte tu opinión