SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

Investigadores trabajan en la pastilla antigluten

El gluten es el nombre general por el que se conoce a una de las proteínas presentes en el trigo, el centeno y la cebada. 

Es la sustancia de la harina que aporta estructura a la masa, el “aglutinante” que unifica el producto y, a la vez, es el ingrediente que actúa como levadura.

Aunque se encuentra principalmente en los alimentos, también puede estar en otros productos como medicamentos, vitaminas y suplementos.

Las personas con sensibilidad a las proteínas del gluten comienzan a tener problemas de salud, pero es muy diferente de la enfermedad celíaca, una enfermedad inmune en el que las personas no pueden comer gluten, ya que puede dañar tu intestino delgado.

Algunos de los síntomas de la sensibilidad al gluten son similares a la enfermedad celíaca. Estos incluyen cansancio y dolores de estómago. 

También puede causar otros síntomas como calambres musculares y entumecimiento de las piernas. Pero no daña el intestino delgado como la enfermedad celíaca.

Los científicos aún investigan sobre la sensibilidad al gluten. Si tu médico cree que la padeces, puede sugerirte que dejes de comer gluten para ver si desaparecen los síntomas. Sin embargo, primero debes hacerte la prueba para descartar enfermedad celíaca.

Otros investigadores trabajan, por su parte, en una pastilla antigluten. Uno de ellos es el del profesor Hoon Sunwoo, de la Universidad de Alberta, en Canadá, que ha desarrollado un suplemento a partir de la yema de huevo de gallina que se une al gluten en el estómago y lo neutraliza.

Los resultados obtenidos en el laboratorio han favorecido un acuerdo de colaboración entre el científico y las compañías IGY y Vetanda Group para el desarrollo comercial del suplemento, que podría está comercializado el próximo año si se cumplen los plazos previstos por los promotores.

"Esperamos que este suplemento mejore la calidad de vida de quienes padecen la enfermedad celíaca y la intolerancia al gluten", dice el profesor Suwoo.

Lo que sí está disponible en el mercado norteamericano es la enzima AN-PEP, obtenida de un hongo que impide que buena parte del gluten llegue al intestino delgado (allí es donde se produce la reacción que provoca los síntomas de la sensibilidad a esta proteína: 

Problemas gastrointestinales superiores: Las personas con sensibilidad al gluten generalmente eructan mucho y están hinchados, tienen acidez y sienten dolor estomacal o incomodidad después de comer. Pueden sentir como si la comida estuviera atorada y no se está digiriendo adecuadamente.

Problemas gastrointestinales inferiores: El gluten puede causar diarrea o constipación (¡o ambos!) en individuos que son sensibles al gluten.

Estos síntomas son muy similares a aquellos experimentados por la gente con el Síndrome de Intestino Irritable (SII), excepto que cuando el gluten es eliminado, la diarrea y/o constipación desaparece después de unos cuantos días.

Retos mentales y emocionales: El gluten puede ser la fuente de niebla cerebral, depresión, ansiedad y fatiga general en gente que es sensible al gluten. Estos problemas son fácilmente ignorados como signos de sensibilidad al gluten, especialmente si no existen síntomas digestivos.

Pero, una vez que están en una dieta libre de gluten, los individuos sensibles se sienten más claros mentalmente, energizados y menos ansiosos o de mal humor.

La gente que tienen sensibilidad al gluten generalmente experimentan dolores de cabeza, de articulaciones y musculares, y hasta hormigueo o adormecimiento en sus manos y pies. Estos síntomas deberían disminuir para la gente sensible y personas después de estar libres de gluten por unos cuantos días.

Enzima AN-PEP

Se demostró en un estudio con personas intolerantes al gluten que el suplemento reduce más del 80% la cantidad de proteína que llega al intestino. Para este trabajo, 18 personas con sensibilidad a esta sustancia comieron una papilla, que incluía dos galletas de harina de trigo, y después tomaron una dosis de AN-PEP.

A las tres horas de la comida, los investigadores midieron los niveles de gluten en el estómago y en el intestino delgado, y constataron los bajos niveles de gluten.

"No sugerimos que esta pastilla otorgue a los intolerantes y sensibles al gluten la capacidad de comer grandes cantidades de pizza o pasta, pero sí que pueden sentirse mejor si lo consumen por error", Julia König, doctora de la Universidad de Orebro (Suecia)

Los resultados fueron presentados en la Digestive Disease Week (DDW) 2017, la mayor reunión internacional de especialistas en gastroenterología, celebrada en Chicago.

Hay investigadores que aseguran que el suplemento a partir de yema de huevo y la enzima del hongo pueden actuar como la píldora del día después en personas con problemas al gluten, para las que "puede ser una solución parcial” al reducir la cantidad de gluten que pasa a su intestino. 

Pero está claro que un intolerante o un celiaco no podrá comer una pizza entera, aunque sí podrá tomar unas porciones y si se excede, le pasará factura porque es un efecto de dosis respuesta.

Eduardo Arranz, de la Universidad de Valladolid y miembro de la Sociedad Española de Enfermedad Celiaca recomienda como primer paso mantener la dieta sin gluten, pero las pastillas antigluten, pueden evitar riesgos al comer fuera de casa, ya que no existe la completa seguridad de que la comida está totalmente libre de gluten.

La vacuna 

La revista The Lancet publicó el pasado mes de mayo los resultados positivos de cuatro ensayos en fase 1 de la vacuna Nexvax2. Se confirmó su seguridad, tolerabilidad y bioactividad, lo que da "una sólida base para avanzar en el desarrollo clínico de una vacuna terapéutica para pacientes celiacos con una dieta libre de gluten", asegura Leslie Williams, directora ejecutiva de Immusah T, la compañía que ha apostado por esta línea de investigación.

"Con esta vacuna se restauraría la tolerancia a estas proteínas y por eso se dice que es terapéutica", explicó el profesor Arranz. 

La Federación de Asociaciones de Celíacos de España señaló que la idea de una vacuna es facilitar una pequeña dosis a los pacientes con predisposición genética o que hayan sido diagnosticados y aumentar la cantidad gradualmente, ampliando la resistencia sin efectos secundarios dañinos.

En poco tiempo se procederá al ensayo de fase 2, que es un paso clave. Sólo alrededor del 63% de los fármacos llegan a esta fase. El estudio comenzará a reclutar participantes para el ensayo.

Las fases de los ensayos clínicos se dividen en cuatro y la fase 2 es en la que demuestra la eficacia y la seguridad relativa del fármaco, probándolo en un número limitado de pacientes bajo una estrecha vigilancia.

Sin embargo, como dato significativo, la vacuna inicialmente no estaría destinada a eliminar la DSG como tratamiento, sino más bien, tratar la exposición al gluten y, con suerte, poder ser utilizada para transgredir la DSG en casos puntuales. En ningún caso eliminaría la necesidad de seguir la DSG.

Una de las principales motivaciones para la necesidad de este tipo de vacuna es que muchos pacientes celiacos continúan teniendo daño intestinal y síntomas durante mucho tiempo, aunque realicen la DSG.

La vacuna se encuentra en su segunda fase de estudio, eso significa que la dieta sin gluten es el único tratamiento eficaz para controlar la enfermedad celiaca. La ingesta de pequeñas cantidades de esta proteína provocan daños en las vellosidades intestinales de las personas celiacas.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad