SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Los ungüentos para el dolor no funcionan, según un nuevo estudio

Sea porque tu espalda está contraída o porque la artritis no te deja en paz, siempre hay un ungüento al que le confiamos el alivio de nuestros dolores, aunque no todos son tan eficaces como creemos. Una nueva investigación que dio a conocer el Colegio Americano de Médicos dice que las cremas compuestas para el dolor no son mejores que el placebo.

“El uso de cremas tópicas compuestas para el dolor ha aumentado dramáticamente, pero su efectividad no ha sido bien evaluada”, se lee en el estudio publicado en Annals of Internal Medicine. En palabras de los autores, especialistas del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, la falta de eficacia de estos analgésicos y su costo relativamente alto, en comparación con otros compuestos aprobados, deberían reducir el uso.

Debido a la eficacia limitada de los tratamientos disponibles para el dolor crónico y la preocupación por los efectos secundarios, particularmente de los opioides, las cremas analgésicas compuestas se han comercializado en gran medida sin datos que respalden su uso, de acuerdo al estudio. El principal atractivo de estos productos es que no dejan secuelas porque sus efectos no llegan hasta el sistema nervioso central.

Los investigadores llevaron a cabo un ensayo controlado aleatorio con 399 pacientes que tenían diferentes dolores localizados: neuropático (por daño nervioso), nociceptivo (por lesión del tejido no nervioso) y mixto, y les ofrecieron una crema analgésica compuesta y otra que no era más que placebo. Las compuestas eran fármacos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) o que se usan comúnmente para tratar diferentes dolores, como relajantes musculares y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos y anticonvulsivos.

Un mes después de recibir el respectivo tratamiento, los investigadores no encontraron diferencias significativas entre las cremas para el dolor real y los grupos de placebo entre los síntomas de los participantes.

“Las cremas compuestas para el dolor no fueron mejores que estas drogas, pero son exponencialmente más caras”, escribieron los autores. Con base en estos hallazgos, sugieren que estos productos para el dolor no deben usarse de manera rutinaria para tratarlo.

Ni en crema ni orales

Otra investigación reciente encontró que los analgésicos orales como la aspirina, Aleve y Advil no ayudan a la mayoría de las personas con dolor de espalda, contrariamente a lo que se cree. Los autores revisaron las conclusiones de 35 estudios que hicieron seguimiento a 6,000 personas y estimaron que solamente 1 de cada 6 se beneficiaron de tomar antiinflamatorios no esteroides (AINE); los hallazgos también sugieren que otro analgésico habitual, el Tylenol (acetaminofén), tampoco es muy útil en estos casos.

Los hallazgos plantean la posibilidad de que ningún analgésico de venta libre realmente alivia el dolor de espalda, al menos a corto plazo, y algunos podrían aumentar el riesgo de sufrir problemas gastrointestinales. "Hay otras estrategias efectivas y más seguras para gestionar el dolor espinal", dijo el autor de la revisión, Gustavo Machado, investigador en el Instituto George de Salud Global, en Sídney, Australia.

El investigador afirmó que hay que apuntar a las directrices que recomiendan a los pacientes con dolor de espalda que permanezcan activos y eviten descansar en la cama: "También hay evidencias de que la fisioterapia y la psicoterapia (como la terapia cognitivo-conductual) ofrecen beneficios a estos pacientes".

A propósito de estos hallazgos, Benjamin Friedman, profesor asociado de medicina de emergencias en el Colegio de Medicina Albert Einstein y el Centro Médico Montefiore de Nueva York, estimó que los analgésicos podrían ser incluso más inefectivos que lo sugiere la revisión. En su opinión, menos de 1 de cada 10 pacientes obtiene un alivio sustancial.

El doctor Friedman hizo algunas sugerencias al respecto: "Los pacientes con dolor de espalda más felices que conozco son los que han encontrado algún alivio con algún tipo de terapia alternativa, como el yoga, los masajes o los estiramientos".

Más para leer sobre dolor:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad