SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar
Regístrate y pregúntale al experto
Explica en pocas palabras tu situación o duda y luego llena tus datos para poder ayudarte mejor.
* Campo requerido
* ¿Como te gustaría ser contactado? (Elige una opción)
Telefono
GRACIAS por registrarte y enviar tu pregunta
Un experto se pondrá en contacto contigo en los próximos días.
¿Prefieres hablar directamente con un experto de Salud Univision y HolaDoctor?
Llama al 1-844 SEGURO3. Es gratis y confidencial.
* Solo para uso en Estados Unidos

Lumbago agudo

Por A.D.A.M. -

Definición

El lumbago se refiere a un dolor que se siente en la región lumbar. Usted también puede presentar rigidez en la espalda, disminución del movimiento de la región lumbar y dificultad para pararse derecho.

El dolor de espalda agudo puede durar desde unos pocos días hasta unas cuantas semanas.

Nombres alternativos

Dolor de espalda; Dolor en la espalda baja; Lumbago; Dolor - espalda; Dolor de espalda agudo; Dolor de espalda - nuevo; Dolor de espalda - breve; Distensión muscular en la espalda - nueva

Causas

La mayoría de las personas tendrá al menos un dolor de espalda en su vida. Aunque este dolor o molestia puede presentarse en cualquier parte de la espalda, la zona que más comúnmente se ve afectada es la región lumbar. Esto se debe a que sostiene la mayor parte del peso del cuerpo.

El lumbago es la segunda razón por la cual los estadounidenses acuden al proveedor de atención médica. Es superado únicamente por los resfriados y la gripe.

Usted generalmente sentirá primero un dolor de espalda después de levantar un objeto pesado, desplazarse repentinamente, sentarse en una posición por mucho tiempo o sufrir una lesión o accidente.

El lumbago agudo es causado con mayor frecuencia por una lesión repentina en los músculos y los ligamentos que sostienen la espalda. El dolor puede ser causado por espasmos musculares o distensión o desgarro en músculos y ligamentos.

Las causas del lumbago repentino incluyen:

  • Fracturas por compresión de la columna a causa de osteoporosis
  • Cáncer que compromete la columna
  • Fractura de la médula espinal
  • Espasmo muscular (músculos muy tensos)
  • Hernia de disco o disco roto
  • Ciática
  • Etenosis raquídea (estrechamiento del conducto raquídeo)
  • Curvaturas de la columna vertebral (como escoliosis o cifosis), que pueden ser heredadas y se observan en niños o adolescentes
  • Tensión o desgarros de los músculos o los ligamentos que sostienen la espalda

El lumbago puede también deberse a:

  • Un aneurisma aórtico anormal que está filtrándose
  • Afecciones artríticas, como osteoartritis, artritis psoriásica y artritis reumatoidea
  • Infección de la columna vertebral (osteomielitis, disquitis, absceso)
  • Infección del riñón o cálculos renales
  • Problemas relacionados con el embarazo
  • Enfermedades que afectan los órganos reproductores femeninos, como endometriosis, quistes ováricos, cáncer ovárico o miomas uterinos

Síntomas

Usted puede sentir una variedad de síntomas si se ha lesionado la espalda. Puede tener una sensación de hormigueo o ardor, una sensación de dolor sordo o dolor agudo. El dolor puede ser leve, o puede ser tan intenso que usted no es capaz de moverse.

Dependiendo de la causa de su dolor de espalda, es posible que también tenga dolor en la pierna, en la cadera o en la planta del pie. También puede presentar debilidad en las piernas y los pies.

Pruebas y exámenes

Cuando usted vea a su proveedor por primera vez, le preguntará acerca de su dolor de espalda, incluyendo qué tan a menudo sucede y qué tan severo es.

Su proveedor tratará de determinar la causa de su dolor de espalda y si es probable que mejore rápidamente con medidas simples como hielo, analgésicos suaves, terapia física y ejercicios adecuados. La mayoría de las veces, el dolor de espalda mejorará utilizando estos métodos.

Durante el examen físico, su proveedor tratará de ubicar con precisión la zona de dolor y de evaluar cómo afecta su movimiento.

La mayoría de las personas con dolor de espalda mejora o se recupera al cabo de 4 a 6 semanas. Su proveedor puede que no ordene ningún examen durante la primera consulta a menos que usted tenga ciertos síntomas.

Los exámenes que pueden ser ordenados incluyen:

  • Radiografía
  • Tomografía computarizada de la región lumbar
  • Resonancia magnética de la región lumbar

Tratamiento

Para mejorar rápidamente, adopte las medidas adecuadas cuando sienta dolor por primera vez.

A continuación encontrará algunos consejos sobre cómo manejar el dolor:

  • Suspenda la actividad física normal durante los primeros días. Esto ayudará a aliviar sus síntomas y a reducir cualquier inflamación en la zona del dolor.
  • Aplique calor o hielo en la zona de dolor. Un buen método es utilizar hielo durante las primeras 48 a 72 horas, y luego usar calor.
  • Tome analgésicos de venta libre como ibuprofeno (Advil, Motrin) o acetaminofeno (Tylenol). Siga las instrucciones en el empaque sobre cuánto tomar. No tome más de la cantidad recomendada.

Cuando duerma, pruebe acostarse acurrucado, en una posición fetal con una almohada entre las piernas. Si usted usualmente duerme boca arriba, ponga una almohada o toalla enrollada bajo las rodillas para aliviar la presión.

Una falsa creencia común acerca del dolor de espalda es que es necesario descansar y evitar actividad por mucho tiempo. De hecho, no se recomienda el reposo en cama. Si no tiene ninguna señal de una causa seria de su dolor de espalda (como pérdida en el control de los intestinos o vejiga, debilidad, pérdida de peso, o fiebre), entonces debe permanecer lo más activo posible.

Pueda que usted quiera reducir su actividad solamente por los primeros dos días. Luego, lentamente comienze sus actividades habituales. No realice actividades que involucren levantamiento de objetos pesados o torsiones de la espalda durante las primeras 6 semanas después de que el dolor comienza. Luego de 2 a 3 semanas, usted debe comenzar gradualmente con ejercicios nuevamente.

  • Empiece con actividad aeróbica ligera. Caminar, montar una bicicleta estacionaria y nadar son magníficos ejemplos. Estas actividades pueden mejorar el flujo de sangre hacia la espalda y estimular la curación. También fortalecen músculos en su estómago y espalda.
  • Usted se puede beneficiar con terapia física. El proveedor determinará si usted necesita ver a un terapista físico y puede remitirlo a uno. El terapista físico primero usará métodos para reducir el dolor. Luego, el terapista le enseñará maneras de prevenir volver a tener dolor de espalda nuevamente.
  • Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento son importantes. Pero, empezar estos ejercicios demasiado pronto después de una lesión puede hacer que el dolor empeore. Un terapista físico le puede decir cuándo iniciar ejercicios de estiramiento y fortalecimiento y cómo hacerlos.

Si el dolor dura más de 1 mes, su proveedor primario puede que lo envíe a ver tanto a un ortopedista (especialista en huesos) como a un neurólogo (especialista en nervios).

Si su dolor no ha mejorado después del uso de medicamentos, terapia física y otros tratamientos, su proveedor puede recomendar una inyección epidural.

Usted puede también ver a:

  • Un terapista en masajes
  • Alguien que realiza acupuntura
  • Alguien que hace manipulación de la columna (un quiropráctico, un médico osteópata o un terapista físico)

Algunas veces, unas pocas visitas a estos especialistas ayudarán con el dolor de espalda.

Expectativas (pronóstico)

Muchas personas se sienten mejor al cabo de 1 semana. Después de otras 4 a 6 semanas, el dolor de espalda debe haber desaparecido por completo.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor de atención inmediatamente si usted tiene:

  • Dolor de espalda después de un golpe o caída fuerte
  • Ardor con la micción o sangre en la orina
  • Antecedentes de cáncer
  • Pérdida del control de esfínteres (incontinencia)
  • Dolor que baja por las piernas por debajo de la rodilla
  • Dolor que empeora cuando usted se acuesta o dolor que lo despierta por la noche
  • Enrojecimiento o hinchazón en la espalda o en la columna vertebral
  • Dolor intenso que no le permite estar cómodo
  • Fiebre inexplicable con dolor de espalda
  • Debilidad o entumecimiento en las nalgas, los muslos, las piernas o la pelvis

Llame también si:

  • Ha estado bajando involuntariamente de peso
  • Consume esteroides o drogas intravenosas
  • Ha tenido dolor de espalda antes, pero este episodio es diferente y se siente peor
  • Este episodio de dolor de espalda ha durado más de 4 semanas

Prevención

Hay varias cosas que usted puede hacer para disminuir sus posibilidades de desarrollar dolor de espalda. El ejercicio es importante para prevenir el dolor de espalda. A través del ejercicio usted puede:

  • Mejorar su postura
  • Fortalecer la espalda y mejorar la flexibilidad
  • Bajar de peso
  • Evitar caídas

También es muy importante aprender a levantar objetos y doblarse correctamente. Siga estos consejos:

  • Si un objeto es demasiado pesado o complicado, pida ayuda.
  • Separe los pies para darle a su cuerpo una base de apoyo amplia cuando levante.
  • Párese lo más cerca posible del objeto que está levantando.
  • Doble las rodillas, no la cintura.
  • Apriete los músculos del estómago mientras levanta el objeto o lo descarga.
  • Sostenga el objeto lo más cerca posible de su cuerpo.
  • Levante usando los músculos de sus piernas.
  • A medida que se ponga de pie con el objeto, no se doble hacia adelante.
  • No gire mientras se está agachando hacia el objeto, levantándolo o llevándolo.

Otras medidas para prevenir el dolor de espalda incluyen:

  • Evite permanecer de pie durante largos períodos de tiempo. Si tiene que estar de pie por cuestiones de trabajo, alterne descansando cada pie sobre un taburete.
  • No use tacones altos. Use suelas amortiguadoras al caminar.
  • Cuando esté sentado por cuestiones de trabajo, sobre todo si está utilizando una computadora, asegúrese de que su silla tenga un respaldo recto con asiento y respaldo ajustables, con apoyabrazos y un asiento giratorio.
  • Use un taburete bajo los pies mientras esté sentado para que las rodillas estén más altas que sus caderas.
  • Coloque una almohada pequeña o una toalla enrollada detrás de la región lumbar mientras está sentado o conduciendo por largos períodos de tiempo.
  • Si conduce una distancia larga, pare y camine un poco cada hora. Traiga su asiento lo más adelante posible para evitar doblarse. No levante objetos pesados inmediatamente después de un viaje.
  • Deje de fumar.
  • Baje de peso.
  • Haga ejercicios en forma regular para fortalecer sus músculos abdominales y centrales. Esto fortalecerá su centro para disminuir el riesgo de más lesiones.
  • Aprenda a relajarse. Pruebe métodos como yoga, tai chi o masaje.

Referencias

El Abd O, Amadera JED. Low back strain or sprain. In: Frontera WR, Silver JK, Rizzo TD Jr, eds. Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation: Musculoskeletal Disorders, Pain, and Rehabilitation. 3rd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 48.

Goertz M, Thorson D, Bonsell J, et al; Institute for Clinical Systems Improvement. Adult acute and subacute low back pain. Updated November 2012. www.icsi.org/guidelines__more/catalog_guidelines_and_more/catalog_guidelines/catalog_musculoskeletal_guidelines/low_back_pain. Accessed August 17, 2015.

Lauerman W, Russo M. Thoracolumbar spine disorders in the adult. In: Miller MD, Thompson SR, eds. DeLee & Drez's Orthopaedic Sports Medicine. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 128.

Malik K, Benzon HT. Low back pain. In: Benzon HT, Rathmell JP, Wu CL, Turk DC, Argoff CE, Hurley RW, eds. Practical Management of Pain. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2014:chap 21.

Misulis KE, Murray EL. Lower back and lower limb pain. In: Daroff RB, Jankovic J, Mazziotta JC, Pomeroy SL, eds. Bradley's Neurology in Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 32.

 

Publicidad