SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

¿Dolor de espalda? Olvídate de los analgésicos comunes

Los analgésicos como la aspirina, Aleve y Advil no ayudan a la mayoría de las personas con dolor de espalda, contrariamente a lo que se cree, según los resultados de un nuevo estudio que revisa las conclusiones de investigaciones anteriores. 

El dolor de espalda y de cuello es la causa principal de dolor en todo el mundo, y la búsqueda de alivio es objeto de estudio y revisión  permanente.

Los investigadores estimaron que solamente 1 de cada 6 personas se beneficiaron de tomar antiinflamatorios no esteroides (AINE). Por otra parte, las investigaciones previas han sugerido que otro analgésico habitual, el Tylenol (acetaminofén), tampoco es muy útil.

Los hallazgos plantean la posibilidad de que ningún analgésico de venta libre realmente alivia el dolor de espalda, al menos a corto plazo, y algunos podrían aumentar el riesgo de sufrir problemas gastrointestinales.

"Hay otras estrategias efectivas y más seguras para gestionar el dolor espinal", dijo el autor de la revisión, Gustavo Machado, investigador en el Instituto George de Salud Global, en Sídney, Australia.

Menos efectivos de lo que se cree

Para hacer la revisión, los investigadores examinaron 35 estudios sobre el uso de antiinflamatorios  de venta libre para tratar el dolor de espalda. Los estudios examinaron más comúnmente los medicamentos ibuprofeno (Advil), naproxeno (Aleve), inhibidores de la cox-2 (pero no Celebrex) y diclofenac (que también está disponible en Estados Unidos, pero no es muy conocido).

Los estudios, que dieron seguimiento a unas 6,000 personas, "mostraron que los AINE de uso común tienen solo unos efectos pequeños en el alivio del dolor y en la mejora del funcionamiento", indicó Machado. "Además, estos pequeños efectos quizá no sea percibidos como algo importante por la mayoría de los pacientes con dolor espinal".

Los investigadores también descubrieron que los participantes que tomaron los medicamentos tenían 2.5 veces más probabilidades de experimentar efectos secundarios gastrointestinales, frente a los que tomaron placebos inactivos.

La revisión solamente incluyó los estudios de personas que tomaron los medicamentos durante un promedio de 7 días.

"Desafortunadamente, no hay estudios que investiguen los efectos de los analgésicos de venta libre para el dolor espinal a medio plazo (entre 3 meses y 12 meses), y a largo plazo (más de 12 meses)", explicó Machado.

El Dr. Benjamin Friedman, profesor asociado de medicina de emergencias en el Colegio de Medicina Albert Einstein y el Centro Médico Montefiore de la ciudad de Nueva York, estimó que los analgésicos podrían ser incluso más inefectivos que lo sugiere la revisión, y que menos de 1 de cada 10 pacientes obtiene un alivio sustancial.

¿Qué hacer con el dolor de espalda entonces?

"Los pacientes con dolor de espalda más felices que conozco son los que han encontrado algún alivio con algún tipo de terapia alternativa, como el yoga, los masajes o los estiramientos", indicó el doctor Friedman.

Machado, el autor del estudio, comentó que "los pacientes deberían hablar con sus médicos sobre si deberían tomar estos medicamentos, teniendo en cuenta el pequeño beneficio que ofrecen y las probabilidades de efectos adversos".

En cuanto a si los analgésicos opiáceos (como Oxycontin) podrían funcionar, sugiere que los pacientes los eviten para tratar el dolor de espalda porque la investigación realizada por el equipo de su instituto ha sugerido que tampoco son muy efectivos.

Pero Friedman dijo que con frecuencia se recetan durante periodos muy cortos para el dolor insoportable, junto con la fisioterapia.

Con respecto a otras sugerencias, Machado apunta a las directrices que recomiendan a los pacientes con dolor de espalda que permanezcan activos y eviten descansar en la cama.

"También hay evidencias de que la fisioterapia y la psicoterapia (como la terapia cognitivo-conductual) ofrecen beneficios a estos pacientes", dijo.

Además, dijo Machado, "las personas deberían centrarse en la prevención del dolor en primer lugar. Tener un estilo de vida saludable y realizar actividades físicas es un modo muy importante de conseguirlo".

La revisión aparece en la edición en línea del 2 de febrero de la revista Annals of the Rheumatic Diseases.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad