Qué bebidas debes evitar para bajar el colesterol

Para controlar los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre solemos prestar especial atención a lo que comemos.

Si bien esto es muy importante, los profesionales de la salud advierten que no debemos olvidar que lo que bebemos también es determinante. Conoce aquí qué bebidas debes evitar para bajar el colesterol y otras precauciones que debes tener en cuenta.

Qué bebidas debes evitar para bajar el colesterol
Grupo de personas compartiendo un refresco durante el almuerzo al aire libre. | Foto: GETTY IMAGES

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es una sustancia que se parece a la grasa y se encuentra en todas las células del cuerpo. Se utiliza para producir vitamina D, hormonas y compuestos que facilitan la digestión.

Aunque el organismo puede generarlo por su cuenta, también lo obtiene de diferentes alimentos, principalmente de origen animal, como quesos o carnes.

La sangre transporta el colesterol a las células a través de partículas llamadas lipoproteínas. Dos de las más importantes son la de baja densidad (LDL) también conocidas como colesterol "malo", y las de alta densidad (HDL) o colesterol "bueno".

Es común que se confunda o use como sinónimo colesterol y triglicéridos, sin embargo, son diferentes tipos de lípidos que circulan en sangre.

Los triglicéridos son un tipo de grasa, el más común en el organismo. Cuando comemos el cuerpo convierte las calorías no utiliza en triglicéridos, los cuales se almacenan en los adipocitos (un tipo de células grasas), y eventualmente se utilizan para proporcionar energía.

Cuando la concentración en sangre de colesterol "malo" y triglicéridos es alta, existe el riesgo de que se combinen con otros compuestos y formen placa. Esta es una sustancia que se pega a las paredes de los vasos sanguíneos, en muchos casos bloqueándolos, aumentando el riesgo de sufrir distintos problemas cardiovasculares, como infartos o derrames cerebrales.

Causas del colesterol elevado

Existen distintos factores de riesgo que pueden aumentar el riesgo de tener niveles de colesterol o triglicéridos altos:

  • Mala alimentación, especialmente las dietas ricas en grasas trans o saturadas.
  • Sedentarismo.
  • Sobrepeso u obesidad.
  • Estrés.
  • Malos hábitos de sueño, como dormir poco o mal.
  • Ser mayor de 40 años.
  • Fumar.

¿Qué bebidas debes evitar?

A los factores de riesgo antes desarrollados, también se suma el consumo de ciertas bebidas. Si bien algunas cuentan con una mala reputación para la salud, otras suelen ser vistas como beneficiosas:

Bebidas alcohólicas

Una bebida alcohólica es toda aquella que en su composición se presenta etanol, también conocido como alcohol etílico.

Este puede encontrarse de forma natural o adquirida, lo importante es que sea igual o superior al 1% del volumen de la bebida. Las bebidas alcohólicas pueden diferenciarse en:

  • Fermentadas: cerveza, vino o sidra, entre otras.
  • Destiladas: whisky, coñac, vodka, ron o ginebra, entre otras.

Durante mucho tiempo se consideró que el consumo regular pero moderado de alcohol podía ser beneficioso para la salud, sin embargo, esta afirmación se ha puesto en duda en los últimos años.

Esto se debe a que cuando bebemos alcohol, este pasa inmediatamente a la sangre, donde es transportado hacia el hígado para ser metabolizado por unas células llamadas hepatocitos.

Durante este proceso el alcohol se "oxida" y transforma en una sustancia llamada acetaldehído, principal responsable de los efectos nocivos del alcohol:

  • Resaca alcohólica.
  • Activación de sustancias inflamatorias que dañan las células hepáticas.
  • Mayor riesgo de desarrollar cáncer, cirrosis, esteatosis, fibrosis hepática o hepatitis alcohólica.

Este proceso también puede provocar un incremento en los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre.

Infusiones

Las infusiones son bebidas deliciosas y saludables que se prepararan con hojas, flores, raíces, cortezas, frutos o semillas de diferentes plantas o hierbas. Sin embargo, es común que quienes las beben frecuentemente añadan azúcar para realzar o volver más agradable su sabor.

Esto puede significar un problema para la salud cardiovascular, ya que el consumo regular de bebidas azucaradas puede tender a incrementar el peso corporal, y con ello el riesgo de tener colesterol y triglicéridos altos en sangre.

Por este motivo, los expertos aconsejan no añadir azúcar a tus infusiones favoritas, o, en caso de necesitarlo, optar por sustitutos menos dañinos, como estevia, eritritol, xilitol, lúcuma, panela, miel, o jarabes, como el de yacón, arce o agave.

Lácteos

Tus jugos o batidos pueden incluir leche, crema o kéfir, productos que, aunque nutritivos, también son ricos en calorías. Esto a la larga puede impactar negativamente en los niveles de colesterol y triglicéridos.

Por ello, se aconseja optar por las opciones bajas en grasas, o combinarlos con alimentos ricos en fibra, que ayudan a eliminar el exceso de colesterol.

Refrescos

Los refrescos o gaseosas son bebidas que se fabrican con agua carbonatada, edulcorantes (naturales o sintéticos), colorantes, y conservantes, entre otros aditivos.

Su consumo regular se vincula a distintas afecciones, como caries, pérdida de densidad ósea, o niveles de azúcar en sangre elevados.

También puede aumentar el riesgo de tener niveles de colesterol elevados (ya que el exceso de azúcar provoca que el hígado produzca más colesterol "malo" y menos colesterol "bueno"), o causar la aparición de algunos de sus factores de riesgo, como sobrepeso u obesidad, o alteración de los ciclos de sueño.

Cómo reducir el colesterol y triglicéridos en sangre

Los niveles altos de colesterol LDL o triglicéridos en sangre son un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Afortunadamente, incorporando hábitos saludables se los pueden mantener bajo control:

  • Cuidar la alimentación: evitar los productos procesados, refinados o azucarados, especialmente aquellos ricos en carbohidratos simples, es fundamental para controlar los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre. También es necesario reemplazar la ingesta de grasas saturadas, que por ejemplo se encuentran en carnes, por grasas saludables, como la que se encuentra en el aguacate, pescado, aceite de oliva o frutos secos.
  • Limitar o evitar las bebidas alcohólicas.
  • Mantener el peso ideal: es importante consumir menos calorías para evitar que se almacenen como grasas.
  • No fumar.
  • Realizar actividad física regularmente: se aconseja hacer ejercicios de intensidad moderada cinco veces a la semana durante 30 minutos al día. Sin embargo, cualquier actividad, como las caminatas o realizar las compras caminando en lugar de hacerlo en auto, es un buen comienzo.

Para recordar:

Hasta contar con evidencia científica significativa proveniente de ensayos en humanos, las personas interesadas en utilizar terapias a base de hierbas y suplementos deben tener mucho cuidado.

No abandones ni modifiques tus medicamentos o tratamientos, antes habla con el doctor sobre los potenciales efectos de las terapias alternativas o complementarias.

Recuerda, las propiedades medicinales de las hierbas y suplementos también pueden interactuar con los fármacos recetados, con otras hierbas y suplementos, e incluso alterar tu dieta.

Fuentes consultadas: Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Clínica Mayo, Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre, Instituto Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa.

Comparte tu opinión