Percances en el hogar, principal causa de accidentes en Estados Unidos

Percances en el hogar, principal causa de accidentes en Estados Unidos
| Foto: GETTY IMAGES

Cada año se producen más accidentes en Estados Unidos. De hecho, según datos del National Security Council, la cantidad crece al menos un 1,7 por ciento cada año y en 2018 se produjo un 26 por ciento más de accidentes que en 1992. Es decir, la cantidad se ha incrementado en una cuarta parta en solo 26 años.

Lo llamativo es que el entorno doméstico, el hogar, es el escenario de la mayor parte de los accidentes que se producen en el país. Algo más de la mitad todos los accidentes registrados en 2018 tuvo lugar en el ámbito doméstico. Si quieres saber cuáles son los accidentes más habituales en los Estados Unidos, sigue con la lectura hasta el final.

Qué vas a encontrar en este artículo

1 – El hogar concentra más de la mitad de los accidentes

Aunque debería ser un lugar donde sentirse a salvo, el hogar es el ámbito que más accidentes registra en Estados Unidos. Los datos del National Security Council (NSC), muestran que en 2018 –último año con datos completos- los hogares estadounidenses registraron la impresionante cantidad de 25 millones de accidentes prevenibles. Eso significa un 53,8 por ciento de los 46,5 millones de accidentes contabilizados en total a lo largo del año.

Los números que ofrece el National Security Council son muy impactantes y demuestran que, lejos de remitir, los accidentes son cada día más frecuentes en nuestro país. De hecho, entre 2017 y 2018, la cifra creció un 1,7 por ciento. Con todo, lo peor es que estos accidentes produjeron en 2018 un total de 167.127 muertes, todas ellas perfectamente evitables, puesto que se debieron a accidentes que, con prevención, se habrían impedido. Y de todas esas muertes, más de la mitad, el 53,4 por ciento, tuvo lugar en el entorno del hogar.

Por tanto, los accidentes domésticos son los más frecuentes en Estados Unidos. Y, entre los muy variados percances que se producen en los hogares, destacan las intoxicaciones como causa de accidente e incluso de muertes más habitual. Se entiende por intoxicación el consumo de drogas, medicinas u otras sustancias líquidas, sólidas, gaseosas o vaporosas que produzcan algún tipo de envenenamiento (salvo las intoxicaciones o envenenamientos por alimentos en mal estado, que se consideran problemas de salud).

Para hacernos una idea de la importancia de este problema, podemos señalar que en 2018 se produjeron 62.399 muertes por intoxicación o envenenamiento en los hogares estadounidenses. Muchas de ellas, incluso una gran mayoría, se podrían haber evitado: fueron accidentes prevenibles.

2 – Accidentes de tráfico y en los espacios públicos

Tras el hogar, las carreteras y los espacios públicos (calles, parques, playas, bosques…) son los otros grandes escenarios de los accidentes. Destacan los percances de circulación, que, según el NSC, en 2018 supusieron 4.300.000 accidentes, un 27,1 por ciento del total registrado en la nación. La cifra es muy importante, sobre todo si tenemos en cuenta que, de esa cantidad de accidentes se derivaron 37.578 muertes, la gran mayoría evitables. Y también hay que considerar que son accidentes de circulación comunes: no se contabilizan los que afectan a personas que están trabajando (conductores, choferes…), puesto que estos se consideran accidentes laborales y fueron 200.000 en 2018, con 1.826 muertes.

Después del hogar y los autos, tenemos que situar los accidentes que tienen lugar en los espacios públicos: Desde las calles, a los parques, las playas, los bosques, los desiertos, los lagos o los ríos. En estos ámbitos públicos se concentran caídas, ahogamientos, extravíos fatales, desprendimientos y otras numerosas causas de accidentes que también en su mayoría son evitables. En 2018, el NSC contabilizó un total de 36.000 muertes en 12.600.000 accidentes.

Esta enorme cantidad de percances incluye todo tipo de accidentes. Desde accidentes de caza, a los producidos por desastres naturales, como tornados o inundaciones, pasando por los incidentes de caza, los ahogamientos en cualquier tipo de masa de agua, los accidentes deportivos, etc.

Por último, los accidentes en el puesto de trabajo, descontando los que tienen lugar manejando, ascendieron en 2018 a 4.400.000, con un total de 2.667 muertes evitables.

Como se puede comprender, estamos ante un problema de enorme envergadura: 847 heridos en accidentes evitables cada 10 minutos. Esto supone un coste de miles de millones de dólares y compromete a las administraciones públicas y requiere cada año más recursos, nuevos planes de prevención e inversiones en infraestructuras de seguridad.

3 – Hombre de 63 años e intoxicado: retrato robot de los accidentados

Ya hemos visto la tipología de accidentes más frecuente de Estados Unidos. Cabe ahora preguntarse cómo son las personas que más percances sufren. Si atendemos a las estadísticas que maneja el NSC, podemos afirmar que el retrato robot de la persona accidentada en Estados Unidos corresponde al de un varón de unos 63 años que resulta víctima de algún tipo de envenenamiento o intoxicación en el seno del hogar.

A partir de esa descripción genérica, es posible entender un poco mejor el fenómeno. Por ejemplo, se puede señalar que los adultos jóvenes y los adolescentes son más propensos a sufrir accidentes de circulación, mientras que el consumo o inhalación de alguna sustancia tóxica es la causa de accidente más frecuente entre los 22 y los 67 años.

Si atendemos al sexo, los hombres son mucho más propensos que las mujeres a sufrir accidentes a casi cualquier edad. Solo a partir de los 84 años se producen más accidentes entre las mujeres, debido a que tienen una esperanza de vida más alta y son más numerosas que los hombres en esa franja final.

La diferencia es especialmente llamativa entre los 15 y los 70 años. A lo largo de todos esos años, los hombres sufren muchos más accidentes y, por tanto, muchas más muertes evitables que las mujeres.

El factor género resulta claramente diferenciador en determinados tipos de accidentes. Por ejemplo, los hombres sufren más del doble que las mujeres, mientras que en percances de circulación la diferencia en 2018 fue de 27.953 varones muertos frente a 11.451 mujeres. El único tipo de accidente donde ambos sexos están casi igualados es en caídas: en torno a las 19.000 para ambos grupos de población durante 2018.

Los números habla por si solos. Los accidentes ocurren y cada vez con más frecuencia. Son causa de muertes perfectamente evitables y afectan a todas las franjas de población, especialmente a los hombres, tanto adolescentes, como jóvenes adultos y adultos, aunque también a las mujeres. Ante esta situación, se hace muy necesario contar con una protección extra y la mejor es un seguro personal de accidentes.

Comparte tu opinión