Todo sobre los exámenes de próstata

Todo sobre los exámenes de próstata
Los investigadores evalúan distintas opciones para determinar cuáles tienen menos riesgos y mayores beneficios. | Foto: ISTOCK

El examen de próstata consiste en un procedimiento que busca la presencia de cáncer antes de que se produzcan síntomas. De esta forma resulta más sencillo tratarlo y evitar que se propague. Si tienes dudas sobre esta prueba, aquí te contamos todo lo que lo que necesitas saber.

La próstata es un órgano glandular del aparato reproductor masculino. Tiene forma de castaña y se encuentra debajo de la vejiga, frente al recto. Se podría decir que funciona como una "vejiga secundaria" que ejerce presión para que el semen sea expulsado por la uretra. También tiene la capacidad de cerrar el paso de la vejiga para impedir que ésta libere su contenido durante el coito. Se conecta con los testículos por los conductos deferentes, lo cual evita que la orina contamine el escroto.

Este órgano es uno de los más propensos a ser afectado por el cáncer, a excepción del de piel, es el más común entre los hombres estadounidenses. Se caracteriza por crecer lentamente, la mayoría de las personas que lo padecen son mayores de 65 años. Entre sus síntomas se destaca la dificultad para comenzar a orinar, micción frecuente (especialmente por la noche), flujo de orina débil o interrumpido, y sangre en la orina o el semen. Aunque también pueden darse casos asintomáticos.

Una buena forma de controlar y prevenir complicaciones con este problema es mediante los exámenes de próstata, pruebas que se realizan cuando aún no se presentan síntomas. Cuando el tejido canceroso o anormal se encuentra temprano, puede ser más fácil tratarlo o curarlo. Por ello, es importante informarse y hablar con un médico para decidir si es necesario realizar esta prueba.

Tratamientos

Actualmente no existe una prueba estándar para el cáncer de próstata. Los investigadores están evaluando diferentes exámenes para determinar cuáles tienen menos riesgos y mayores beneficios. El Instituto Nacional del Cáncer (NCI) informa que existen diferentes clases:

Examen físico y antecedentes

Consiste en un examen del cuerpo para revisar el estado general de salud e identificar cualquier signo de enfermedad, como nódulos u otro aspecto que no parezca habitual. También se tomarán datos sobre los hábitos de salud, así como los antecedentes de enfermedades y tratamientos anteriores.

En esta categoría encontramos la prueba de tacto rectal. El doctor o enfermera inserta un dedo enguantado y lubricado dentro del recto para palpar la próstata y examinar bultos o cualquier irregularidad. Aunque esta puede ser una de las imágenes más representativas sobre los exámenes de próstata para el grueso de la población, en 2018, el Grupo de Trabajo Sobre Servicios Preventivos de EE. UU., señaló que no la recomienda como prueba de detección. Según los expertos, esto se debería a la falta de evidencias sobre sus beneficios.

Pruebas de laboratorio

Estos son procedimientos médicos en los que se toman muestras de tejido, sangre, orina u otras sustancias del cuerpo. Aquí se halla la prueba del antígeno prostático específico (PSA), un examen de sangre que mide los niveles de antígeno en la sangre, una sustancia que suele ser más elevada en los hombres que tienen cáncer de próstata.

Procedimientos con imágenes

Se trata de una técnica que permite captar imágenes de áreas internas del cuerpo.

Pruebas genéticas

Mediante estudios de laboratorio se examinan células o tejidos para verificar si hay cambios en los genes o los cromosomas. Es posible que estos cambios indiquen que el paciente tiene una enfermedad o afección específica o que presenta mayor riesgo de padecerla.

Aquí se encuentra la biopsia, una operación menor para obtener segmentos pequeños de la próstata y examinarlos con un microscopio. Generalmente se recurre a esta opción para profundizar si los resultados de la PSA fueron anormales.

Si la biopsia muestra que hay células de cáncer, el médico evaluará las opciones más adecuadas para el caso. El tratamiento del cáncer de próstata puede incluir: monitoreo de cerca y visitas de seguimiento, radioterapia, terapia hormonal, quimioterapia, tratamiento con vacunas u operación para extirpar la próstata. Estos tratamientos son generalmente usados de a uno a la vez, aunque en algunos casos pueden ser combinados.

Relevancia

Otro punto importante de la implementación de estos exámenes es determinar si las muertes por cáncer disminuyen cuando las personas se someten a ellos. Recuerda que antes de realizarte a cualquier prueba de detección, es importante que hables con tu médico u otro proveedor de atención de la salud, ya que cada opción tiene beneficios y perjuicios. Los profesionales te informarán las virtudes y daños ocasionales, permitiéndote participar de la decisión sobre si la prueba es adecuada para ti.

Otro punto destacado por los especialistas es sobre el rol que deberían cumplir las parejas. Se aconseja que animen a sus maridos o compañeros para hablar con su proveedor de atención médica acerca de la detección de cáncer de próstata y así tomar la mejor decisión.

Comparte tu opinión