Cómo puede cambiar tu cuerpo una dieta vegana

Cómo puede cambiar tu cuerpo una dieta vegana
Los beneficios de la dieta no solo dependen de evitar los productos de origen animal. | Foto: GETTY IMAGES

Tenemos años escuchando hablar de la dieta vegana y pareciera que cada vez son más las personas que la siguen por razones tan diversas como que son defensores de los animales o porque desean mejorar su salud. Es cierto que hay beneficios, pero también pueden presentarse efectos adversos.

La dieta vegana se basa en la ingesta de plantas, vegetales y frutas y rechaza totalmente los alimentos de origen animal, como carnes y productos lácteos. Hay investigaciones que avalan sus aportes a la salud, si se planifica bien, pero para quienes han llevado una alimentación con productos animales toda su vida, hay puntos a considerar.

Sophie Medlin, quien es dietista y profesora de Nutrición y Dietética en el King's College de Londres, Inglaterra, se dio a la tarea de hacer un análisis sobre el impacto de esta dieta a lo largo del tiempo y lo compartió en su columna en The Conversation. Además, hizo recomendaciones para resolver las posibles complicaciones que se presenten.

Las primeras semanas, explica Medlin, el primer cambio que se puede sentir es un impulso de energía que se produce al eliminar la carne procesada e ingerir más frutas, verduras y nueces. También es probable que haya un cambio en la función intestinal, ya sea hacia un patrón saludable más regular o, al contrario, se produzcan hinchazón, gases y diarreas.

“Esto se debe al mayor contenido de fibra de una dieta vegana y al aumento simultáneo de carbohidratos que fermentan en el intestino y pueden causar el síndrome del intestino irritable”. Si es balanceada y realmente se eliminan los alimentos procesados y los carbohidratos refinados, con el tiempo la nueva alimentación puede llevar a una actividad regular en el colon porque habría una gran diversidad de bacterias intestinales.

De tres a seis meses después, algunas personas pueden empezar a ver cambios positivos en su piel, como disminución del acné, pero también podrían disminuir las reservas de vitamina D y esto no se nota hasta que hay señales obvias.

Las fuentes principales de la vitamina son carnes y lácteos, se necesita para mantener huesos, dientes y músculos sanos y su deficiencia se ha relacionado con cáncer, enfermedades cardíacas, migrañas y depresión. Hay que asegurarse de incluir suficientes alimentos fortificados o tomar un suplemento.

La dieta vegana puede tener beneficios impresionantes para la salud cardiovascular, según la nutricionista, pues ayuda a prevenir enfermedades del corazón, derrames cerebrales y a reducir el riesgo de diabetes. En medida que se reduce la ingesta de nutrientes, como hierro, zinc y calcio, nuestro cuerpo los absorbe del intestino y eso es positivo. Sin embargo, algunas personas pueden presentar carencia de estos nutrientes y requerir de algún suplemento.

De seis meses a un año, las reservas de vitamina B12 pueden agotarse. Este nutriente es esencial para el funcionamiento saludable de la sangre y las células nerviosas y solo se puede encontrar en productos de origen animal. Su deficiencia se manifiesta como dificultad para respirar, agotamiento, mala memoria y hormigueo en las manos y los pies.

Para compensar, dice Medlin, se deben ingerir “tres porciones de alimentos enriquecidos por día o tomar un suplemento, pero administrarlo es muy importante: cualquier deficiencia anularía los beneficios de una dieta vegana para la enfermedad cardíaca y el riesgo de apoplejía y puede causar daños permanentes en los nervios y en el cerebro”.

Unos años después, los huesos comenzarán a notar el cambio y mucho depende de la edad: “Después de los 30 años, nuestro cuerpo extrae el calcio de nuestro esqueleto para usarlo en el cuerpo, y si no reponemos el calcio en nuestra sangre a través de nuestra dieta, nuestros huesos llenan el déficit y se vuelven quebradizos como resultado”.

Los vegetales ricos en calcio, como la col rizada y el brócoli, pueden proteger los huesos, pero muchos veganos no cumplen con sus requerimientos de calcio y tienen más riesgos de fractura, en comparación con los vegetarianos y omnívoros. El calcio que proviene de plantas también es más difícil de absorber, es recomendable tomarlo como suplemento o en abundantes alimentos fortificados.

En adelante, el equilibrio es clave para obtener lo mejor de los alimentos y compensar posibles carencias. “Hoy los supermercados y las tiendas de alimentos hacen que sea más fácil que nunca disfrutar de una dieta vegana variada y emocionante y nuestro apetito por la carne, en general, disminuirá. Con la preparación adecuada, una dieta vegana puede ser beneficiosa para la salud”.

¿Tienes más preguntas sobre este tema? Consulta con nuestros especialistas, sin costo, en HolaDoctor Consultas.

Más para leer sobre dieta:

Comparte tu opinión