Unos estudios británicos muestran que las vacunas se debilitan contra la ómicron, pero los refuerzos ayudan

LUNES, 13 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- La capacidad de las vacunas de dos dosis contra la COVID-19 de proteger de la infección sintomática con la variante ómicron se queda bastante corta, pero una dosis de refuerzo provee una protección considerable, según el primer estudio del mundo real sobre qué tan efectivas son las vacunas contra la nueva forma del coronavirus, que se propaga con rapidez.

Cuatro meses tras su segunda dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech, las personas tenían una protección de apenas alrededor de un 35 por ciento contra la infección sintomática con la ómicron, un nivel significativamente más bajo que contra la variante delta, señalaron los científicos del gobierno británico.

Unos estudios británicos muestran que las vacunas se debilitan contra la ómicron, pero los refuerzos ayudan

Pero una tercera dosis de la vacuna elevó ese nivel de protección a más o menos un 75 por ciento, según el estudio que se publicó el viernes, reportó The New York Times.

Varios meses tras la vacunación, dos dosis de la vacuna de AstraZeneca casi no proveían ninguna protección contra la ómicron, pero una dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer aumentó la protección a un 71 por ciento.

A pesar de sus hallazgos, los investigadores señalaron que prevén que las vacunas sigan ofreciendo una defensa importante contra las hospitalizaciones y las muertes relacionadas con la ómicron, reportó el Times.

En Inglaterra, los casos de ómicron se duplican cada 2.5 días. A mediados de diciembre, la ómicron podría superar a la delta en Reino Unido y, sin ninguna medida de protección, hacer que los casos de COVID-19 se disparen, según los científicos del gobierno.

Un estudio de modelado computarizado de Inglaterra, que se publicó el domingo, sugiere que incluso en poblaciones con unos niveles altos de inmunidad, la ómicron podría provocar unas significativas alteraciones sociales y abrumar a los hospitales, según el Times.

Una persona infectada con la ómicron tiene alrededor de tres veces más probabilidades que alguien infectado con la delta de transmitir el virus a otros con quienes comparta vivienda, y es alrededor de dos veces más probable que una persona que tenga un contacto cercano con alguien que tenga ómicron se contagie, en comparación con la delta, según la Agencia de Seguridad de la Salud de Gran Bretaña.

La ómicron es de un 25 a un 50 por ciento más contagiosa que la delta, y tiene una mayor capacidad de evadir al sistema inmunitario del cuerpo, declaró al Times Neil Ferguson, epidemiólogo del Colegio Imperial de Londres.

"Pienso que hay una cantidad significativa de escape inmunitario", lamentó Ferguson. "Pero también es intrínsicamente más transmisible que la delta".

Si la ómicron sigue propagándose con la misma rapidez que en Inglaterra, los científicos advierten que los sistemas de salud de todo el mundo podrían verse inundados de pacientes, según el Times.

"El coronavirus no ha terminado con nosotros", dijo al Times Michael Head, investigador sénior en salud global de la Universidad de Southampton, en Inglaterra. "Una táctica de 'apagar las luces y pretender que no estamos' es una política fallida".

Pero hay destellos de esperanza. Un informe de la Organización Mundial de la Salud de la semana pasada sugiere que la ómicron podría provocar una enfermedad algo más leve que sus antecesores. Y unos antivirales más recientes, para los que se está buscando la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU., también podrían prevenir muchos casos graves, añaden los expertos.

Más información

Aprenda más sobre las variantes de la COVID-19 en los CDC.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: The New York Times

Comparte tu opinión