Una quinta parte de los pacientes diabéticos con COVID mueren en un mes tras la hospitalización

Una quinta parte de los pacientes diabéticos con COVID mueren en un mes tras la hospitalización

JUEVES, 18 de febrero de 2021 (HealthDay News) -- La diabetes es un importante factor de riesgo de sufrir un caso grave de COVID-19, y un nuevo estudio europeo lo confirma. Encontró que 1 de cada 5 pacientes diabéticos hospitalizados con la COVID-19 fallece en un plazo de 28 días tras la admisión.

El lúgubre hallazgo no sorprendió a una experta de EE. UU.

"Está claro que los pacientes diabéticos son una categoría de muy alto riesgo, y deben estar entre los primeros grupos de personas que reciban las vacunas", aconsejó la Dra. Mangala Narasimhan, directora de servicios de atención crítica de Northwell Health, en New Hyde Park, Nueva York. También aconseja a las personas con diabetes que se aseguren de controlar sus niveles de azúcar en la sangre y que eviten cualquier complicación de la enfermedad.

Esas medidas "parecen de verdad hacer una diferencia en términos de la supervivencia a una infección con la COVID", aseguró Narasimhan, que no participó en el nuevo estudio.

La investigación fue dirigida por Bertrand Cariou y Samy Hadjadj, diabetólogos del Hospital Universitario de Nantes, en Francia. En mayo del año pasado, publicaron unos datos preliminares que mostraban que un 10 por ciento de los pacientes diabéticos con COVID-19 morían en un plazo de siete días tras la admisión al hospital.

Los resultados más recientes y actualizados provienen de un número mayor de pacientes (casi 2,800) que fueron tratados por la COVID-19 en 68 hospitales de Francia. Su edad promedio era de 70 años, casi dos tercios eran hombres, y muchos tenían sobrepeso. Alrededor de un 40 por ciento también experimentaron varias formas de complicaciones de la diabetes.

Durante los 28 días tras su admisión al hospital, un 21 por ciento de los pacientes fallecieron, reportó el equipo francés en la edición del 17 de febrero de la revista Diabetologia.

De los pacientes que sobrevivieron al menos un mes, un 50 por ciento fueron dados de alta del hospital tras una estadía mediana de nueve días, un 12 por ciento seguían hospitalizados en el día 28, y un 17 por ciento fueron transferidos a otros centros tras su primer hospital.

Una edad más temprana, la terapia de rutina para la diabetes con el fármaco metformina, y haber tenido síntomas durante más tiempo antes de la admisión al hospital fueron factores clave asociados con unas mayores probabilidades de recibir el alta del hospital, señalaron los investigadores.

Los pacientes que usaban insulina con regularidad, un posible indicador de una diabetes más avanzada, tenían un riesgo un 44 por ciento más alto de morir que los que no usaban insulina, apuntaron los investigadores. El control del azúcar en la sangre a largo plazo no se asoció con los resultados de los pacientes, pero un nivel más alto de azúcar en la sangre en el momento de la admisión al hospital fue un factor de predicción potente de muerte y de unas probabilidades más bajas de recibir el alta.

La Dra. Barbara Keber es directora de medicina familiar del Hospital de Glen Cove en Glen Cove, Nueva York. Al leer los hallazgos, dijo que muestran que "la diabetes es claramente un factor de riesgo significativo tanto de la necesidad de atención en la UCI/ventilador en el hospital como de muerte" en un plazo de un mes tras la admisión.

Keber dio que "tiene sentido" que las personas con complicaciones por una diabetes mal controlada tengan un riesgo más alto, dado que esto crea un "estado proinflamatorio" que es similar al que se observa en la COVID-19 avanzada.

Pero Keber también advirtió que las tasas de mortalidad podrían haber mejorado para los pacientes con COVID-19, incluso los diabéticos, en el último año.

"Este estudio se realizó en la primera ola de la pandemia, y se ha encontrado que muchos de los regímenes de tratamiento y medicamentos que se probaron en la primera fase no eran beneficiosos, y otros regímenes de tratamiento los han sustituido", anotó.

Por ejemplo, "el uso actual de esteroides en el tratamiento podría tener un rol en un [mejor] pronóstico de los pacientes en general, y en particular en los diabéticos", añadió Keber.

Más información

La Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association) ofrece más información sobre la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Mangala Narasimhan, DO, director, critical care services, Northwell Health, New Hyde Park, N.Y.; Barbara Keber, MD, chair, family medicine, Glen Cove Hospital, Glen Cove, N.Y.; Diabetologia, news release, Feb. 17, 2021

Comparte tu opinión