Una prueba no invasiva podría detectar fácilmente el asma en niños en edad preescolar

LUNES, 10 de octubre de 2022 (HealthDay News) -- Escuchar a un bebé respirar con sibilancia por primera vez puede ser terrorífico para los nuevos padres, ya que se sabe que la sibilancia aumenta el riesgo de un niño de desarrollar asma.

No ha habido una forma fácil de predecir si un niño en realidad va a desarrollar la afección respiratoria sin realizar pruebas invasivas, pero un nuevo cuestionario corto quizá lo logre.

Una prueba no invasiva podría detectar fácilmente el asma en niños en edad preescolar

El nuevo estudio, llamado CHART (por las siglas en inglés de Herramienta de riesgo de asma en la niñez) identificó a un 91 por ciento de los niños de 3 años que continuaban teniendo sibilancia y otros síntomas de asma a los 5 años, un desempeño superior a los diagnósticos médicos y el Índice de predicción del asma estándar modificado, que requiere pruebas invasivas.

CHART plantea una serie de preguntas sobre la respiración sibilante y la tos en el año anterior. Los padres deben responderla cada seis meses tras el primer cumpleaños de un niño. El cuestionario también toma en cuenta las visitas al departamento de emergencias, las hospitalizaciones por la sibilancia o el asma, y el uso de medicamentos para la sibilancia, la tos y otros síntomas que aumentan el riesgo de asma.

"Si están en una categoría de riesgo alto, avisa al médico de que es probable que los síntomas y el uso de atención de la salud del paciente continúen y que, por tanto, requiere más evaluación para la terapia", comentó la autora del estudio, la Dra. Padmaja Subbarao, jefa asociada de investigación clínica del Hospital de Niños Enfermos, en Toronto.

En el estudio, los investigadores compararon la capacidad de CHART de predecir el riesgo de asma con otros métodos disponibles en más de 2,500 niños. CHART tuvo una mayor precisión que los médicos, que identificaron a un 62 por ciento de los niños con probabilidades de seguir teniendo síntomas a los 5 años, y la prueba actual, que acertó un 48.5 por ciento de las veces.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 6 de octubre de la revista JAMA Network Open.

Los expertos han ofrecido opiniones contradictorias sobre el valor potencial de esta nueva prueba para el asma en los niños pequeños.

"CHART tiene una aplicabilidad excelente, en mi opinión", comentó la Dra. Rebecca Fisk, pediatra del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York. "Se trata de una magnífica herramienta no invasiva para dirigir la atención y la gestión de estos niños en un consultorio o clínica de atención primaria ocupados, donde la identificación rápida de los que tienen el mayor riesgo es primordial para una administración de la terapia y el tratamiento para el asma, y un uso de la atención de la salud, adecuados".

Esta información se puede reunir con facilidad para identificar rápidamente a los niños que tienen un riesgo alto, y permitir a los médicos monitorizar también a los niños con un riesgo de moderado a bajo, planteó.

CHART se podría usar para predecir y prevenir las visitas al departamento de emergencias y las hospitalizaciones de los niños con asma, si garantiza una gestión y un tratamiento adecuados y tempranos para el asma, comentó Fisk.

Pero la Dra. Shilpa Patel, directora médica de la Clínica de Asma IMPACT DC del Hospital Pediátrico Nacional en Washington, D.C., apuntó que las herramientas diagnósticas disponibles hacen un buen trabajo, incluso sin unas pruebas invasivas.

"Hay espacio para la CHART, pero existen otras herramientas", comentó.

Independientemente de cuál método de detección se utilice, es importante diagnosticar el asma pronto e iniciar el tratamiento, enfatizó.

"Aunque el asma es una enfermedad respiratoria crónica y común en los niños, es tratable y no significa que los niños tomarán fármacos para siempre", aclaró. El tratamiento se reevalúa cada tres a seis meses en el contexto de lo que sucede con el niño, explicó.

El Dr. Nathan Rabinovitch, alergólogo y director de la unidad de atención pediátrica del National Jewish Health, en Denver, dijo que la pregunta real es si el niño seguirá teniendo sibilancia a los 8 años, y el nuevo estudio no provee esta información.

Los niños que también tienen alergias son más propensos a desarrollar asma, observó.

"Si un niño tiene alergias de exteriores o de interiores o eczema [una afección inflamatoria de la piel], es un predictor bastante fuerte del riesgo de asma", anotó.

Hay formas de reducir el riesgo de reacciones alérgicas, que pueden provocar un ataque de asma en los niños, por ejemplo asegurarse de que el niño no se exponga al humo de segunda mano y tomar medidas adicionales para eliminar las exposiciones a otros alérgenos conocidos, como los ácaros del polvo, recomendó.

Más información

El Colegio Americano de Alergias, Asma e Inmunología (American College of Allergy, Asthma & Immunology) ofrece más información sobre cómo tratar el asma en los niños.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Padmaja Subbarao, MD, MSc, associate chief, clinical research, The Hospital for Sick Children, and co-lead, Precision Child Health, Toronto, Ontario, Canada; Rebecca Fisk, MD, pediatrician, Lenox Hill Hospital, New York City; Shilpa Patel, MD, MPH, medical director, IMPACT DC Asthma Clinic, Children’s National, Washington, D.C.; Nathan Rabinovitch, MD, MPH, allergist, director, pediatric care unit, National Jewish Health, Denver; JAMA Network Open, Oct. 6, 2022

Comparte tu opinión