Una nueva esperanza para salvar a los niños de la sepsis, una infección en la sangre

Una nueva esperanza para salvar a los niños de la sepsis, una infección en la sangre

MARTES, 24 de julio de 2018 (HealthDay News) -- En 2012, Rory Staunton, un chico de 12 años que vivía en la ciudad de Nueva York, se enfermó tras sufrir un rasguño inofensivo en el brazo durante un entrenamiento de béisbol.

Cinco días más tarde, Rory había fallecido después de que las bacterias de la cortada llegaran a su torrente sanguíneo y provocaran una respuesta inmunitaria llamada sepsis, que atacó y venció a sus órganos vitales.

Quizá Rory habría podido vivir con un diagnóstico más temprano.

Sus padres, Orlaith y Ciaran Staunton, convirtieron su duelo en acción, y presionaron mucho para unos protocolos de diagnóstico de la sepsis actualizados en el estado de Nueva York.

Ahora, una nueva investigación muestra que esos protocolos, conocidos como las "regulaciones de Rory", están ayudando a salvar las vidas de otros niños.

El estudio de casi 1,200 niños del estado de Nueva York encontró que completar el protocolo de la sepsis en un plazo de una hora reducía el riesgo de muerte en un 40 por ciento.

"Ningún niño debe fallecer de una infección tratable", planteó el autor principal del estudio, el Dr. Christopher Seymour, profesor asociado de medicina de atención crítica en la Universidad de Pittsburgh.

"Esta es la mejor evidencia hasta la fecha de que una identificación y un tratamiento rápidos de una sospecha de sepsis conduce a unos mejores resultados para los niños", aseguró Seymour.

Para Orlaith Staunton, que ayudó a fundar la Rory Staunton Foundation, la noticia es gratificante.

"Aunque es demasiado tarde para nuestro querido Rory, llamamos a que todos los médicos e instituciones médicas actúen para demandar que las regulaciones de Rory se adopten en todos los ámbitos clínicos", planteó. "Son precauciones básicas, que no requieren un arduo proceso de aprobación de la FDA. La cura está justo frente a nuestros ojos... Deseamos que otras familias se libren de esta horrible tragedia. Es lo que Rory habría querido, más que nada".

Según la Dra. Nicole Berwald, médica de medicina de emergencias, la sepsis es una afección potencialmente letal que implica una infección grave que se propaga a través del torrente sanguíneo.

"En el intento del cuerpo por combatir a la infección, la respuesta del sistema inmunitario puede conducir a daños en los órganos y tejidos del paciente, lo que puede llevar a la muerte si no se trata rápidamente", advirtió Berwald, presidenta interina de medicina de emergencias en el Hospital de la Universidad de Staten Island, en la ciudad de Nueva York.

"Tanto niños como adultos pueden sufrir esta afección", advirtió Berwald, que no participó en el nuevo estudio.

Según el equipo de Seymour, alrededor de 1 de cada 10 niños hospitalizados con sepsis fallecerá.

En el nuevo estudio, los investigadores siguieron los resultados de 1,179 niños, con una edad promedio de poco más de 7 años, que fueron tratados por sepsis en 54 hospitales de Nueva York. De esos niños, 139 perdieron la vida.

Completar el protocolo de sepsis en un plazo de una hora redujo el riesgo de muerte en un 40 por ciento, reportó el equipo del estudio en la edición del 24 de julio de la revista Journal of the American Medical Association.

Completar las directrices fue esencial. Cuando solo se completaron partes del protocolo en el plazo de una hora (por ejemplo, administrar fluidos pero no hacer pruebas de infección ni administrar antibióticos) no hubo un declive en el riesgo de muerte, anotó el equipo.

Los investigadores esperan que sus hallazgos animen a otros estados a adoptar protocolos similares.

El Dr. Clifford Deutschman, vicepresidente de investigación en pediatría en el Centro Médico Cohen en New Hyde Park, Nueva York, dijo que es importante anotar que la sepsis puede ser distinta en los niños y en los adultos.

"Los hallazgos en los niños difieren de los identificados en un análisis similar de adultos realizado por los mismos investigadores", apuntó.

Por su parte, Berwald dijo que hay señales claves a las que los padres pueden estar atentos si sospechan que un niño tiene sepsis, y que esas señales pueden variar según la edad.

"En los bebés muy pequeños, quizá simplemente tengan un aspecto raro para el cuidador. Podrían tener fiebre, o estar irritables o molestos. Otras señales incluyen que el niño no coma o que parezca tener dificultades para respirar", dijo.

"Los niños mayores también podrían mostrar los mismos síntomas, y quizá parezcan confundidos, enfermos, o se quejen de que sienten que su corazón late muy deprisa", dijo Berwald. "Otra cosa a tener en cuenta es si el niño tiene una infección, pero parece que no mejora o empeora. Sería prudente comunicarse con el pediatra o ir al hospital en esos casos".

Deutschman añadió que los padres de hoy en día tienen mucho que agradecer a Orlaith y Ciaran Staunton.

"Asegurarse de que en algún momento del futuro lo que le ocurrió a su hijo nunca suceda de nuevo se ha convertido en la misión de sus vidas", aseguró. "Solo unos verdaderos héroes pueden utilizar una tragedia personal como el ímpetu para hacer que el mundo, o al menos Nueva York, sea un lugar mejor. Los Staunton lo están logrando, un estado a la vez. Y gracias a ellos a todos nos va mejor".

Más información

La Rory Staunton Foundation tiene más información sobre la sepsis y sus señales de advertencia.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión