Una leucemia agresiva es mucho más letal en los pacientes negros que en los blancos. ¿Por qué?

JUEVES, 7 de julio de 2022 (HealthDay News) -- Recibir un diagnóstico de un cáncer de la sangre es devastador para los jóvenes, pero también es mucho más letal si el paciente es negro, muestra una investigación reciente.

El nuevo estudio, que observó los resultados de los pacientes con leucemia mieloide aguda (LMA), resalta una necesidad urgente de comprender las diferencias raciales y étnicas, además de la desigualdades en el diagnóstico, el tratamiento y la atención, entre los pacientes negros y los blancos. El estudio se publicó en la edición del 5 de julio de la revista Blood Advances.

Una leucemia agresiva es mucho más letal en los pacientes negros que en los blancos. ¿Por qué?

"Encontramos que entre los pacientes jóvenes negros y blancos que recibieron una terapia intensiva similar en ensayos clínicos, los resultados fueron dramáticamente inferiores para los pacientes negros, en comparación con los pacientes blancos, y esta disparidad ocurrió sobre todo entre los pacientes de 18 a 29 años", señaló la autora principal del estudio, la Dra. Karilyn Larkin, hematóloga del Centro Oncológico Integral de la Universidad Estatal de Ohio.

"Hasta donde sepamos, este es el primer estudio que examina cómo las alteraciones genéticas moleculares contribuyen a los resultados de los jóvenes negros con LMA, en comparación con sus contrapartes blancos", dijo Larkin en un comunicado de prensa de la revista.

Según los hallazgos, los jóvenes negros con LMA tenían cinco veces más probabilidades de fallecer en un plazo de 30 días tras el inicio del tratamiento que sus contrapartes blancos, y el doble de probabilidades de morir en un plazo de cinco años, incluso con un tratamiento puntero similar.

Los pacientes negros están poco representados en los ensayos clínicos, así que hay unas lagunas críticas en el conocimiento, según los investigadores, a pesar de décadas de investigación sobre la influencia de muchas variantes genéticas adquiridas en la LMA. La mayoría de estos estudios se enfocaron en datos de pacientes con ascendencia europea.

La LMA es un cáncer de la sangre y de la médula ósea. Progresa con mucha rapidez, y con frecuencia se aconseja a la persona que comience la quimioterapia en cuestión de días tras el diagnóstico.

El estudio identificó unas diferencias claras en los perfiles genéticos moleculares previos al tratamiento entre los pacientes jóvenes negros y blancos, que podrían contribuir a esta amplia variación en los resultados, comentaron los autores.

"Desde una perspectiva genética, no prestamos suficientes servicios a estos pacientes, encima de todas las demás desigualdades en la atención de la salud a las que se enfrenta esta población, que históricamente ha recibido pocos servicios", apuntó Larkin.

Los investigadores analizaron los datos de 566 pacientes blancos y 89 pacientes negros, una proporción que es representativa de la población general de EE. UU. Todos los pacientes tenían un diagnóstico reciente de LMA. Fueron tratados en ensayos clínicos entre 1983 y 2016, administrados por un grupo de investigación del Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. que ahora se conoce como Alliance.

El equipo de la investigación también realizó análisis de especímenes de médula ósea y células sanguíneas, que se recolectaron de los pacientes antes del tratamiento y una vez más cuando estaban en remisión.

Alrededor de un 11 por ciento de los pacientes negros fallecieron en un plazo de 30 días tras iniciar el tratamiento, frente a un 2 por ciento de los pacientes blancos. La supervivencia a cinco años fue de un 46 por ciento entre los pacientes blancos, pero de un 32 por ciento entre los pacientes negros. La tasa de muerte temprana de los pacientes negros de 18 a 29 años fue de un 16 por ciento, en comparación con un 3 por ciento entre los pacientes blancos.

En este grupo de menor edad, los pacientes negros sobrevivieron durante una mediana de apenas 1.3 años, en comparación con 10.2 años entre los pacientes blancos. No hubo diferencias significativas según la raza en un segmento de más edad de la población del estudio.

Los investigadores también observaron un tipo de LMA llamado LMA con factor de unión nuclear. Entre estos pacientes, las personas negras tenían una tasa más alta de muerte temprana, con un 12 por ciento, en comparación con un 3 por ciento entre sus contrapartes blancas. Su supervivencia a cinco años fue de un 54 por ciento, en comparación con un 70 por ciento entre los pacientes blancos.

El equipo dijo que no pudo identificar ninguna diferencia clínica obvia entre los dos grupos.

Los motivos de unos peores resultados entre los pacientes negros podrían incluir retrasos en el tratamiento o una atención inferior a la óptima, lo que podría reflejar unos sesgos culturales históricos y el racismo estructural, otras afecciones de salud existentes, o una enfermedad más agresiva, observó Larkin.

Los hallazgos requieren más investigación, añadió, y "plantean la pregunta de por qué estos pacientes jóvenes, que presumiríamos que tienen suficiente salud como para tolerar una terapia intensiva, no sobreviven".

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. ofrece más información sobre la leucemia mieloide aguda.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Blood Advances, news release, July 5, 2022

Comparte tu opinión