Una autopsia confirma la causa de una misteriosa enfermedad paralizante en los niños

JUEVES, 26 de mayo de 2022 (HealthDay News) -- Los investigadores quizá por fin tengan pruebas definitivas de lo que ha provocado unos brotes recientes de una enfermedad rara parecida a la polio en niños de EE. UU.: un virus respiratorio que en general es inocuo.

La afección, llamada mielitis flácida aguda (MFA), ataca al tejido de la médula espinal, haciendo que los músculos y los reflejos se debiliten de repente. En algunos casos, también afecta a los músculos respiratorios, obligando a los pacientes a recurrir a un ventilador.

Una autopsia confirma la causa de una misteriosa enfermedad paralizante en los niños

Desde 2014, Estados Unidos ha experimentado unos misteriosos picos en los casos de MFA, casi todos en niños pequeños. Los expertos habían pensado que el motivo era una infección viral, y un virus respiratorio llamado enterovirus D68 ha sido el principal sospechoso.

Ahora, afirman los investigadores, tienen las evidencias más fuertes hasta la fecha de que el virus es, de hecho, el culpable: encontraron material genético del EV-D68 en las células de la médula espinal de un niño que murió de MFA.

Los expertos afirmaron que los hallazgos, que se publicaron en la edición del 26 de mayo de la revista New England Journal of Medicine, ayudarán a los investigadores a dirigir sus esfuerzos. Para desarrollar algún antiviral o vacuna contra la MFA, deben saber a cuál virus dirigirse.

"Esto es emocionante. Es la mejor evidencia que tenemos en humanos", afirmó la Dra. Megan Culler Freeman, especialista en enfermedades infecciosas del Hospital Pediátrico de Pittsburgh.

Freeman, que no participó en la investigación, afirmó que, por suerte, los niños raras veces mueren de MFA. Pero esto también significa que los investigadores no han podido buscar evidencias de que el EV-D68 infecte a las células de la médula espinal de forma directa.

Realizar una biopsia del tejido de la médula espinal es demasiado peligroso, explicó Freeman.

En este caso, la familia del niño que murió dio su consentimiento para una autopsia, que incluyó conservar el tejido de la médula espinal.

"Gracias a esta familia pudimos aprender más sobre esta enfermedad", comentó el investigador principal, el Dr. Matthew Vogt, profesor asistente de enfermedades infecciosas pediátricas de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill.

Antes de los brotes recientes, se habían reconocido casos esporádicos de MFA, que con frecuencia se vinculaba con infecciones virales, por ejemplo el Nilo Occidental.

Pero a partir de 2014, Estados Unidos comenzó a experimentar picos en los casos de MFA cada dos años, entre agosto y octubre, y los niños pequeños conformaban un 90 por ciento de los casos.

El peor año fue 2018, cuando se reportaron 238 casos de MFA a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. La agencia preveía otro pico en 2020, pero la pandemia de COVID (y el distanciamiento social ) interfirieron. Ese año, se documentaron apenas 33 casos de MFA en todo el país.

Los CDC han encontrado pistas de que el EV-D68 es el principal culpable. El virus se ha detectado en muchas muestras de moco de niños con MFA, por ejemplo. Y en 2014, Estados Unidos experimentó un brote de unas enfermedades respiratorias más graves causadas por el EV-D68, coincidiendo con el primer pico de MFA.

Aun así, esto no era suficiente para determinar que el virus fuera la causa. Había cierto escepticismo justificado, apuntó Vogt, dado que el EV-D68 es un virus respiratorio común y corriente.

"Se trata de una infección viral que solo provoca un resfriado", anotó, "pero resulta que provoca esta terrible enfermedad en un pequeño número de casos.

Todavía no se sabe por qué comenzaron los picos en 2014".

"El EV-D68 no es un virus nuevo, y es difícil decir qué cambio en 2014", señaló Vogt.

Esto es algo que, según Freeman, los investigadores todavía están intentando comprender. Anotó que hay ciertas evidencias de que el virus en sí ha cambiado. Las muestras aisladas de pacientes infectados en los años más recientes "se ven un poco distintas a nivel genético" que las de años anteriores.

Ambos investigadores dijeron que hay otra gran pregunta: ¿Por qué solo un pequeño número de niños enferman de tanta gravedad? ¿Hay algo en sus sistemas inmunitarios, por ejemplo, que prepare el terreno para la MFA?

Aunque los niños con MFA en general sobreviven, muchos no se recuperan del todo de la parálisis, advierten los CDC. No hay tratamientos específicos, y en general la recuperación implica rehabilitación para ayudar con la debilidad de las extremidades.

Nadie sabe con certeza si habrá un pico de MFA en 2022. La pandemia de COVID ha mostrado lo difícil que es predecir la actividad viral, apuntó Freeman.

Añadió que aunque la MFA es rara, los padres deben ser conscientes de las señales y buscar atención médica si aparecen. Según los CDC, la mayoría de los niños con MFA tienen una debilidad repentina en las extremidades y una pérdida del tono muscular, mientras que algunos desarrollan una "caída" de un lado de la cara o de los párpados.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen un resumen sobre la mielitis flácida aguda.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Matthew Vogt, MD, PhD, assistant professor, pediatric infectious diseases, microbiology and immunology, University of North Carolina at Chapel Hill; Megan Culler Freeman, MD, PhD, infectious disease physician, Children's Hospital of Pittsburgh; New England Journal of Medicine, May 26, 2022

Comparte tu opinión