Un estudio del mundo real muestra el poder de las vacunas de Pfizer y Moderna para la prevención de la COVID

MARTES, 8 de junio de 2021 (HealthDay News) -- Un estudio del mundo real muestra que incluso cuando las personas que reciben las vacunas contra la COVID-19 de Pfizer y Moderna sufren infecciones "postvacunación", estas enfermedades son leves.

El estudio, de investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., está entre los primeros que muestran que las personas que contraen la COVID-19 a pesar de estar vacunadas del todo son menos propensas a sufrir una enfermedad grave o a infectar a las demás.

Un estudio del mundo real muestra el poder de las vacunas de Pfizer y Moderna para la prevención de la COVID
| Foto: HEALTHDAY

"Las vacunas contra la COVID-19 son una herramienta crítica para vencer a esta pandemia", aseguró en un comunicado de prensa de los CDC la directora de la agencia, la Dra. Rochelle Walensky.

"Los hallazgos del extenso periodo de este estudio amplían a las crecientes evidencias de que las vacunas contra la COVID-19 de ARNm son efectivas, y que deberían prevenir la mayoría de las infecciones, pero que las personas vacunadas del todo que de cualquier forma contraen la COVID-19 son propensas a tener unas enfermedades más leves y cortas, y parece que es menos probable que propaguen el virus a las demás" señaló Walensky. "Estos beneficios son otro importante motivo para vacunarse".

Los nuevos hallazgos provienen de cuatro semanas de datos adicionales, reunidos en un estudio de los CDC sobre los trabajadores de la atención de la salud, los socorristas, los trabajadores de primera línea y otros trabajadores esenciales de EE. UU. Todas estas personas tienen un riesgo más alto de exposición al SARS-CoV-2, el virus que provoca la COVID-19.

El análisis incluyó a casi 4,000 participantes que completaron pruebas semanales del SARS-CoV-2 durante 17 semanas (del 13 de diciembre de 2020 al 10 de abril de 2021) en ocho ubicaciones en Estados Unidos.

El riesgo de infección sintomática y asintomática se redujo en un 81 por ciento tras la vacunación parcial, y en un 91 por ciento tras la vacunación total, encontró el estudio.

Los hallazgos también mostraron que, entre las personas que se infectaron, las que se habían vacunado parcial o totalmente eran más propensas a tener una enfermedad más leve y corta que las que no se habían vacunado.

Por ejemplo, las personas vacunadas total o parcialmente contra la COVID-19 tuvieron, en promedio, seis días menos de enfermedad y dos días menos de enfermedad en la cama, y alrededor de un 60 por ciento menos de probabilidades de desarrollar síntomas como fiebre o escalofríos.

Otro hallazgo fue que las personas vacunadas que desarrollan la COVID-19 quizá tengan menos probabilidades de infectar a las demás. Las personas total o parcialmente vacunadas tenían un 40 por ciento menos de virus detectable en la nariz, y el virus se detectó durante seis días menos, en comparación con las que no estaban vacunadas cuando se infectaron.

Las personas vacunadas total o parcialmente también tenían un 66 por ciento menos de probabilidades de arrojar resultados positivos de infección en las pruebas del SARS-CoV-2 durante más de una semana, en comparación con las que no se habían vacunado, señalaron los investigadores.

Los CDC recomiendan que las personas se vacunen por completo contra la COVID-19 lo antes posible. En Estados Unidos, todas las personas de a partir de 12 años son elegibles para las vacunas.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre las vacunas contra la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: U.S. Centers for Disease Control and Prevention, news release, June 7, 2021

Comparte tu opinión