Un aumento en los casos de estreptococo invasivo en los niños preocupa a los expertos

MARTES, 20 de diciembre de 2022 (HealthDay News) -- Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. están observando un posible aumento en las infecciones bacterianas con el estreptococo invasivo del grupo A entre los niños de Estados Unidos.

Varios hospitales pediátricos de distintas partes del país han reportado que están atendiendo más infecciones peligrosas con estreptococo A en las últimas semanas, lo que llevó a que las autoridades federales iniciaran una investigación.

Un aumento en los casos de estreptococo invasivo en los niños preocupa a los expertos

La agencia anotó la investigación sobre el estreptococo invasivo del grupo A en su sitio web, y advirtió que una escasez nacional de amoxicilina, un antibiótico líquido, podría complicar los esfuerzos por tratar las infecciones.

Pero los expertos señalan que el estreptococo del grupo A responde a muchos antibióticos disponibles.

"Todavía es relativamente raro, y no es causa de pánico en este momento", dijo el Dr. Samuel Domínguez, especialista en enfermedades infecciosas del Hospital Pediátrico de Colorado, donde se ha observado un aumento en los casos. "No pienso que sea algo de lo que haya que preocuparse demasiado, pero sin duda los padres deben saber que esto está sucediendo, para que si ven alguna señal preocupante lleven a sus hijos a la atención médica lo antes posible".

Los casos de EE. UU. siguen a una oleada de casos de estreptococo invasivo del grupo A en Reino Unido, que ha acabado con las vidas de al menos 15 niños desde mediados de septiembre, según la Agencia de Seguridad de la Salud de Reino Unido.

"Pienso que ahora los CDC están observando un poco más de cerca para entender qué tanto se ha propagado en Estados Unidos, pero múltiples hospitales pediátricos reportan ahora que lo están viendo", continuó Domínguez.

Las infecciones con estreptococo del grupo A por lo general resultan en dolor de garganta, lo que se conoce como "faringitis estreptocócica". También pueden provocar fiebre escarlata (una fiebre combinada con un sarpullido rojo) e impétigo (llagas rojas y costras amarillas).

"Alrededor de un 10 a un 20 por ciento de los niños en edad escolar pueden estar colonizados por las bacterias estreptocócicas del grupo A en la garganta en cualquier momento dado", comentó Domínguez. "Son unas bacterias muy ubicuas, muy comunes, que provocan muchas infecciones comunes en los niños que los pediatras y los médicos de familia ven con mucha frecuencia y tratan de forma bastante regular".

En qué momento hay que preocuparse

Pero, en casos raros, una infección con estreptococo del grupo A puede volverse peligrosa, cuando las bacterias invaden otras partes del cuerpo.

"El estreptococo sale de la garganta y llega al torrente sanguíneo, y quizá a otros órganos", describió el Dr. William Schaffner, director médico de la National Foundation for Infectious Diseases, que tiene su sede en Bethesda, Maryland. "Son unas infecciones de sepsis muy graves que pueden poner a la vida en peligro".

Entre las enfermedades graves que pueden resultar de un estreptococo invasivo del grupo A se incluyen:

  • Peligrosas infecciones de las vías respiratorias, como la neumonía o el enfisema.
  • Infecciones cutáneas como la fascitis necrotizante.
  • El síndrome de choque tóxico estreptocócico, en que la presión arterial se desploma y los órganos fallan como resultado de una infección grave en los tejidos profundos y el torrente sanguíneo.

Cualquiera puede desarrollar una infección con un estreptococo invasivo del grupo A, pero los niños y los adultos mayores son más propensos a desarrollar una enfermedad grave por la infección, advirtió Domínguez.

Hospitales pediátricos en Arizona, Colorado, Texas y Washington han reportado unos números de casos superiores al promedio este año, en comparación con años anteriores, reportó NBC News.

Pero esto no está sucediendo en todas partes de Estados Unidos.

El Hospital Pediátrico de Filadelfia y el Hospital Pediátrico Nacional, en Washington, D.C., no han observado un aumento significativo en las infecciones con estreptococo del grupo A hasta ahora, apuntaron voceros de los dos hospitales.

"Algunos lugares piensan que lo han observado. Están ocupados contando las infecciones ahora para tratar de confirmarlo. Y otros lugares se han fijado y han dicho que siguen más bien igual", apuntó Schaffner. "Somos un país grande y diverso, por supuesto, y no preveríamos que suceda de manera uniforme por todo el país".

Hay algunas explicaciones potenciales del motivo de que el estreptococo del grupo A parezca estar en aumento en partes de Estados Unidos.

Las bacterias estreptocócicas del grupo A son uno de los gérmenes que circulan con más libertad al reducirse las estrategias de prevención de la infección instituidas por la pandemia, como el uso de máscaras y el distanciamiento social, dijo Domínguez.

De hecho, los expertos siguen intentando averiguar si hay un aumento real en los casos de estreptococo invasivo del grupo A, o si estos casos solo están volviendo a sus niveles de antes de la pandemia, aclaró Schaffner.

La inmensa ola de influenza, VSR (virus sincitial respiratorio) y COVID-19 que asola al país también podría tener un rol, al hacer que los niños sean más vulnerables a una peligrosa infección con un estreptococo del grupo A, advirtieron los expertos.

El estreptococo del grupo A es una bacteria oportunista, que puede arraigarse y prosperar en un cuerpo que está debilitado debido a otra enfermedad, como la influenza o el VSR, explicaron Domínguez y Schaffner.

"Sí sabemos que ciertas infecciones respiratorias virales pueden predisponer a tener una infección bacteriana más grave, ya sea una coinfección bacteriana, es decir, que se tenga el virus y la bacteria a la vez, o una superinfección en que se tenga un virus y en algún momento se contraiga una bacteria porque se tuvo el virus en el cuerpo en un momento dado", añadió Domínguez.

También existe la posibilidad de que una cepa nueva y más infecciosa del estreptococo del grupo A se esté propagando, planteó Domínguez.

"Han indagado un poco más al respecto en Europa y, hasta ahora, al menos en Europa, los datos sugieren que quizá no sea así", anotó Domínguez. "Pienso que todavía necesitamos más datos, y más datos locales aquí en Estados Unidos, para de verdad responder a esa pregunta".

Los antibióticos funcionan 'magníficamente'

La buena noticia es que los antibióticos pueden eliminar al estreptococo del grupo A rápida y fácilmente, enfatizó Schaffner.

"Una vez llega al torrente sanguíneo, hay que tratarlo lo más rápido posible, pero los antibióticos que tenemos funcionan magníficamente contra el estreptococo del grupo A", aseguró Schaffner.

Los CDC señalan que se prevé que la escasez de amoxicilina, un antibiótico líquido (que afirman que se receta con la mayor frecuencia para tratar a las infecciones con estreptococo del grupo A) dure varios meses.

Pero el estreptococo del grupo A puede ser eliminado por muchos antibióticos más, incluso algunos tan básicos y sencillos como la penicilina, apuntó Domínguez.

Los padres preocupados deben estar atentos a los niños que tengan una fiebre alta, que parezcan estar muy enfermos, que tengan problemas para respirar, que no coman, que se deshidraten o que actúen con letargo, aconsejaron Schaffner y Domínguez.

"No es necesario haber tenido dolor de garganta antes, pero si lo hubo, señáleselo al proveedor", planteó Schaffner.

No hay una vacuna para proteger del estreptococo del grupo A, pero la vacunación contra la gripe y la COVID-19 puede evitar una infección viral que dejaría al niño más vulnerable a la bacteria, apuntó Domínguez.

"Otra vacuna que es muy importante mencionar es la vacuna contra la varicela", añadió Domínguez. "Sí sabemos que una vez se tiene una infección con la varicela, puede predisponerlo a desarrollar una grave infección de la piel con un estreptococo A".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre el estreptococo invasivo del grupo A.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Samuel Dominguez, MD, infectious disease specialist, Children’s Hospital Colorado, Aurora; William Schaffner, MD, medical director, National Foundation for Infectious Diseases, Bethesda, Md.

Comparte tu opinión