Un año más tarde, los síntomas de COVID persisten en casi la mitad de los pacientes hospitalizados

VIERNES, 27 de agosto de 2021 (HealthDay News) -- Casi la mitad de los pacientes de coronavirus en un nuevo estudio de gran tamaño seguían sufriendo al menos un síntoma persistente de su enfermedad todo un año tras su hospitalización por la COVID-19.

El hallazgo más recientes amplía las crecientes evidencias que sugieren que, con este virus, la recuperación no es una tarea fácil.

Un año más tarde, los síntomas de COVID persisten en casi la mitad de los pacientes hospitalizados

En el estudio, que se publicó el jueves en la revista The Lancet, participaron más de 1,200 pacientes admitidos al Hospital Jin Yin-tan en la ciudad donde se originó la pandemia: Wuhan, China. Todos los pacientes fueron dados de alta entre el 7 de enero y el 29 de mayo de 2020. Su edad promedio era de 57 años.

Tras observar inicialmente los síntomas de los pacientes seis meses tras la hospitalización, los investigadores encontraron que aunque mucho síntomas mejoraron con el tiempo y muchas de las 479 personas que estaban empleadas cuando contrajeron la COVID-19 habían vuelto al trabajo, un 49 por ciento seguían enfrentándose a al menos un problema de salud.

Doce meses más tarde, la falta de aliento y problemas de salud mental como la ansiedad o la depresión eran ligeramente más prevalentes que a los seis meses, y los motivos de este "preocupante" aumento no estaban claros, anotaron los autores del estudio.

Los pacientes del estudio también se compararon con personas en la comunidad que no habían tenido COVID-19, pero que tenían afecciones de salud preexistentes similares. Tras 12 meses, los sobrevivientes a la COVID tenían una peor salud general que las personas que no se habían infectado. También eran mucho más propensos a estar experimentando dolor o incomodidad, ansiedad o depresión, y problemas de movilidad, que los que se habían librado de la infección con la COVID-19.

Durante el estudio, los pacientes recibieron exámenes físicos, pruebas de laboratorio y una medida estándar de la resistencia y la capacidad aeróbica, llamada prueba de caminata de seis minutos. También les entrevistaron sobre su salud.

Aunque en el estudio participaron pacientes que estuvieron suficientemente enfermos como para ser hospitalizados, en general no fueron lo que enfermaron con la mayor gravedad. Alrededor de un 75 por ciento requirieron oxígeno suplementario cuando estuvieron hospitalizados, pero la mayoría no necesitaron cuidados intensivos, ventiladores y ni siquiera oxígeno nasal de alto flujo.

Las mujeres fueron más propensas que los hombres a tener dificultades con problemas de la salud mental y pulmonares. Uno de los síntomas más comunes fue la fatiga o la debilidad muscular, que reportaron un 20 por ciento de los pacientes. Pero esto fue una gran reducción respecto a un 52 por ciento que reportaron este tipo de síntomas seis meses después de la hospitalización.

En las personas que enfermaron con una mayor gravedad, la falta de aliento fue más común, pero esto no fue así en cuanto a todos los síntomas. Por ejemplo, 244 pacientes se sometieron a una prueba de la función pulmonar que encontró que entre seis meses y un año después de la hospitalización, no había una reducción en cuántos mostraban una reducción en el flujo de oxígeno de sus pulmones a su torrente sanguíneo, independientemente de qué tan enfermos hubieran estado durante la infección.

Un editorial que se publicó junto con el estudio enfatizó la urgencia de comprender estos síntomas persistente, una afección que los expertos médicos han llamado "COVID prolongada".

"La necesidad de comprender y responder a la COVID es cada vez más urgente", según el editorial. "Los síntomas como la fatiga persistente, la falta de aliento, las lagunas cerebrales, y la depresión podrían debilitar a muchos millones de personas en todo el mundo".

"La COVID prolongada es un problema médico moderno de primer orden", añadía el editorial.

Moderna se prepara para la aprobación completa de su vacuna, y Pfizer presenta datos sobre la dosis de refuerzo

Moderna Inc. anunció el miércoles que completó su solicitud para la aprobación completa de su vacuna contra el coronavirus, mientras que Pfizer Inc. dijo que comenzó a presentar datos para la aprobación completa de una tercera dosis de refuerzo de su vacuna.

"La presentación de esta BLA [por las siglas en inglés de solicitud de aprobación de productos biológicos] para nuestra vacuna contra la COVID-19, que iniciamos en junio, es un hito importante en nuestra batalla contra la COVID-19 y para Moderna, dado que esta es nuestra primera presentación de una BLA en la historia de nuestra compañía", aseguró en una declaración el director ejecutivo de Moderna, Stéphane Bancel. "Nos complace que nuestra vacuna contra la COVID-19 esté mostrando una eficacia duradera de un 93 por ciento seis meses tras la segunda dosis".

Ahora mismo, la vacuna de Moderna solo está autorizada para el uso de emergencia en los estadounidenses de a partir de 18 años. La compañía también solicitó a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. una autorización de uso de emergencia de su vacuna en las personas de a partir de 12 años.

La vacuna contra la COVID-19 de Moderna sería la segunda que recibe la aprobación completa de la FDA. El lunes, la agencia aprobó la vacuna de Pfizer para las personas de a partir de 16 años, lo que abre la puerta a que haya más órdenes de obligatoriedad de las vacunas mientras la variante Delta, que es altamente contagiosa, se propaga con rapidez en las poblaciones sin vacunar.

El proceso de aprobación de las vacunas en general tarda meses, pero la FDA movilizó sus recursos para aprobar la vacuna de Pfizer en menos tiempo, informó CNN.

El Dr. Peter Marks, director del Centro de Evaluación e Investigación de Productos Biológicos de la FDA, comentó el lunes que la agencia trabajó sin descanso para realizar sus propios análisis e inspeccionar los centros, y que completó el mismo trabajo que para cualquier otra solicitud, reportó CNN.

"En realidad hace 97 días que Pfizer completó el rol de su BLA y el cronómetro se inició, lo que significa que completamos esto en alrededor de un 40 por ciento del tiempo normal para una solicitud de esta magnitud", señaló Marks.

En cuanto a su dosis de refuerzo, Pfizer dijo el miércoles que planifica completar la solicitud de una BLA suplementaria para una tercera dosis de su vacuna a finales de semana.

En una declaración, la compañía describió un ensayo de 306 personas que recibieron un refuerzo entre casi cinco y ocho meses después de recibir la segunda dosis. Encontró que generaba unos niveles mucho más altos de anticuerpos y que era seguro, con unos efectos "entre leves y moderados", de los cuales los más comunes fueron dolor en el lugar de la inyección, fatiga, dolor de cabeza, dolor muscular y articular, y escalofríos.

Pfizer dijo que ahora enviará los datos a una revista revisada por profesionales, y que también los presentará a la Agencia Europea de Medicamentos (European Medicines Agency) y a otros organismos reguladores de todo el mundo en las próximas semanas.

Una tercera dosis ya está disponible en Estados Unidos para las personas de a partir de 12 años que están inmunocomprometidas.

Las autoridades de salud de EE. UU. anunciaron hace poco que el gobierno planificaba poner las dosis de refuerzo a disposición de los individuos vacunados del todo ocho semanas tras recibir la segunda dosis de una vacuna de ARN contra la COVID-19. Afirmaron que las dosis de refuerzo comenzarían en la semana del 20 de septiembre, pendiente la autorización final de la FDA y de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: CNN

Comparte tu opinión