¿Tiene hipertensión? Añadir yoga a su rutina de ejercicio podría ayudar

JUEVES, 8 de diciembre de 2022 (HealthDay News) -- Añadir algo de yoga a una rutina de ejercicio puede ser la solución que una persona necesita para reducir la hipertensión, sugiere un pequeño estudio.

"Como se ha observado en varios estudios, recomendamos que los pacientes intenten encontrar ejercicio y alivio del estrés para la gestión de la hipertensión [presión arterial alta] y la enfermedad cardiovascular de cualquier forma que les resulte más atractiva", señaló el Dr. Paul Poirier, del Instituto Cardiaco y Pulmonar de Quebec y la Universidad de Lavan en Quebec, Canadá.

¿Tiene hipertensión? Añadir yoga a su rutina de ejercicio podría ayudar

"Nuestro estudio muestra que las prácticas estructuradas de yoga pueden ser una añadidura más saludable para el ejercicio aeróbico que el simple estiramiento muscular", comentó.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 8 de diciembre de la revista Canadian Journal of Cardiology.

"Aunque hay ciertas evidencias de que las intervenciones con yoga y el ejercicio tienen unos resultados cardiovasculares equivalentes o superiores, hay una variabilidad considerable en los tipos de yoga, sus componentes, frecuencia, duración de la sesión, duración e intensidad. Buscamos aplicar un método científico riguroso para identificar los factores de riesgo cardiovascular para los cuales el yoga es beneficioso para los pacientes en riesgo, y formas en que se pudiera aplicar en el ámbito de la atención de la salud, por ejemplo un programa de prevención primaria", observó Poirier en un comunicado de prensa de la revista.

El yoga, por supuesto, es una práctica espiritual y de ejercicio para millones de personas en todo el mundo. Tiene una amplia aceptación como forma de ejercicio.

En el estudio, los investigadores reclutaron a 60 personas. Todos habían sido diagnosticados con hipertensión y síndrome metabólico, que es un conjunto de afecciones que aumentan el riesgo de problemas cardiacos y accidente cerebrovascular (ACV).

Los participantes se dividieron en dos grupos: Durante tres meses, hicieron 15 minutos de yoga estructurado o estiramientos, además de 30 minutos de ejercicio aeróbico, cinco veces por semana.

Tras tres meses, ambos grupos observaron una reducción en la presión arterial en reposo, y además en su presión arterial mediana y frecuencia cardiaca.

En el grupo de yoga, la presión arterial sistólica (la cifra superior) se redujo en 10 mm Hg. En el grupo de estiramiento, solo bajó 4 mm Hg, mostraron los hallazgos.

Los que hacían yoga también redujeron su frecuencia cardiaca en reposo y su riesgo cardiovascular a 10 años.

En el estudio, los médicos midieron la presión arterial, el tamaño corporal, la inflamación, el azúcar en la sangre, los lípidos y las puntuaciones de riesgo de ataque cardiaco de los participantes. No encontraron ninguna diferencia entre los dos grupos en la edad, el sexo, las tasas de tabaquismo, el índice de masa corporal (IMC), la presión arterial sistólica y diastólica en reposo, la frecuencia cardiaca en reposo y la presión de pulso al inicio del estudio.

Más información

El Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral de EE. UU. ofrece más información sobre el yoga.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Canadian Journal of Cardiology, news release, Dec. 8, 2022

Comparte tu opinión