Se demuestra que las vacunas de Pfizer y Moderna reducen las infecciones con la COVID en el mundo real

LUNES, 29 de marzo de 2021 (HealthDay News) -- Las vacunas de ARNm de dos dosis de Pfizer y de Moderna han demostrado ser armas potentes contra la infección con la COVID-19 en el mundo real, entre los trabajadores de la atención de la salud, los socorristas y los trabajadores esenciales, según un estudio reciente del gobierno de EE. UU.

Tras realizar un seguimiento a casi 4,000 voluntarios de seis estados durante un periodo de 13 semanas, los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. encontraron que el riesgo de infección se redujo en un 80 por ciento o más dos semanas después de la primera dosis, y un 90 por ciento dos semanas después de la segunda dosis.

Se demuestra que las vacunas de Pfizer y Moderna reducen las infecciones con la COVID en el mundo real

"Este estudio muestra que los esfuerzos nacionales de vacunación están funcionando. Las vacunas de ARNm autorizadas para la COVID-19 han proporcionado una protección temprana y substancial contra la infección en el mundo real para el personal de la atención de la salud, los socorristas y otros trabajadores esenciales de primera línea de nuestro país", dijo la Dra. Rochelle Walensky, directora de los CDC, en un comunicado de prensa de la agencia.

"Estos hallazgos deberían ofrecer esperanza a los millones de estadounidenses que reciben a diario las vacunas contra la COVID-19 y a aquellos que tendrán la oportunidad de recibir la vacuna en las próximas semanas. Las vacunas autorizadas son la herramienta clave que ayudará a terminar con esta devastadora pandemia", dijo.

Los investigadores de los CDC, dirigidos por Mark Thompson, señalaron que los grupos que siguieron desde el 14 de diciembre de 2020 hasta el 13 de marzo de 2021 tenían más probabilidades que la población general de exponerse al virus debido a sus profesiones.

"A medida que se acelera la vacunación, es innegable que [las vacunas] son el camino de regreso a la normalidad", afirmó el Dr. Amesh Adalja, experto sénior del Centro de Seguridad de la Salud Johns Hopkins, en Baltimore.

"Las vacunas son elementos de la tecnología que todo el mundo debería querer", concluyó Adalja, que no participó en el estudio.

Normalmente, el cuerpo necesita dos semanas después de cada dosis de la vacuna para producir los anticuerpos que le protegen contra la infección. Se considera que las personas están parcialmente vacunadas dos semanas después de la primera dosis de la vacuna de ARNm, y totalmente vacunadas dos semanas después de la segunda dosis, dijeron los investigadores de los CDC.

Estos nuevos hallazgos concuerdan con los ensayos clínicos de fase 3 realizados con las vacunas antes de que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. aprobara su uso de emergencia. Esos ensayos clínicos midieron la eficacia de la vacuna contra la enfermedad de la COVID-19, mientras que este estudio evaluó la efectividad de la vacuna contra la infección, e incluyó a las personas que no presentaban síntomas.

Una de las fortalezas clave del estudio es el hecho de que los voluntarios recogieron sus propios frotis nasales para su análisis cada semana, tanto si se sentían enfermos como si no. Más o menos el 11 por ciento de las infecciones de este estudio fueron asintomáticas, mientras que el 58 por ciento de las infecciones ocurrieron entre personas identificadas por las pruebas antes de desarrollar síntomas o saber que estaban infectadas. El estudio demostró que estas dos vacunas de ARNm pueden reducir el riesgo de todas las infecciones por la COVID-19, no solo las infecciones sintomáticas.

Esto es importante, debido a que la prevención a través de la vacunación, tanto de las infecciones asintomáticas como de las presintomáticas entre los trabajadores de la atención de la salud y otros trabajadores esenciales, puede ayudar a prevenir la propagación de la COVID-19 a las personas que cuidan o atienden, señalaron los investigadores.

El estudio también aportó buenas noticias sobre la vacunación parcial. La eficacia del 80 por ciento de una sola dosis es incluso mayor de lo que encontraron otros estudios recientes después de la primera dosis de la vacuna de Pfizer entre los proveedores de atención de la salud. Los estudios realizados en el Reino Unido e Israel mostraron que una sola dosis tenía una efectividad del 70 y el 60 por ciento, respectivamente. Estos resultados más recientes confirman que las personas comienzan a desarrollar la protección de la vacuna dos semanas después de la primera dosis. Aun así, la mayor protección se observó entre aquellas personas que recibieron las dos dosis de la vacuna.

Este estudio es el primero de muchos estudios planificados sobre la efectividad de las vacunas que los CDC están llevando a cabo para evaluar los beneficios de las vacunas contra la COVID-19 en varias poblaciones y a través de diferentes resultados, concluyeron los investigadores.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre las vacunas contra la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Amesh Adalja, MD, senior scholar, Johns Hopkins Center for Health Security, Baltimore; U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Morbidity and Mortality Weekly Report and news release, March 29, 2021

Comparte tu opinión