¿Podrían los nuevos medicamentos para bajar de peso estar cambiando el gusto de las mujeres por lo dulce?

LUNES, 3 de junio de 2024 (HealthDay News) -- Ozempic y Wegovy parecen mejorar la sensibilidad de las personas a los sabores, lo que podría reducir su deseo de comer dulces, sugiere un estudio reciente.

El ingrediente activo de los medicamentos para perder peso, la semaglutida, también parece afectar a la forma en que la lengua y el cerebro responden a los sabores dulces, informaron investigadores el sábado en la reunión anual de la Sociedad Endocrina (Endocrine Society), en Boston.

¿Podrían los nuevos medicamentos para bajar de peso estar cambiando el gusto de las mujeres por lo dulce?

"Las personas con obesidad con frecuencia perciben los sabores de forma menos 'intensa', y tienen un deseo inherentemente elevado de alimentos dulces y densos en energía", señaló la investigadora Mojca Jensterle Sever, endocrinóloga del Centro Médico Universitario de Liubliana, Eslovenia.

En el estudio, los investigadores asignaron al azar a mujeres obesas para que recibieran inyecciones de semaglutida o un placebo.

Durante cuatro meses, los investigadores midieron la sensibilidad gustativa de los participantes utilizando tiras que contenían diferentes concentraciones de sabores.

También usaron resonancias magnéticas para medir las respuestas cerebrales a una solución dulce que goteaba en sus lenguas, tanto antes como después de que las mujeres comieran una comida estándar.

Los investigadores también tomaron muestras de tejido para evaluar la actividad genética en las lenguas de los participantes.

Las mujeres que recibieron semaglutida experimentaron cambios en su percepción del gusto, en la forma en que se expresaban los genes de sus papilas gustativas y en la forma en que su cerebro respondía a los dulces.

Los cambios coinciden con los observados en estudios con animales, dijo Jensterle Sever.

"Es probable que los médicos correlacionen los hallazgos con los informes de sus pacientes sobre los cambios en el deseo de ciertos alimentos, que van más allá de los cambios generales en el apetito y la saciedad que les ayudan a perder peso", planteó Jensterle Sever en un comunicado de prensa de la reunión.

Sin embargo, Jensterle Sever añadió que se necesita más investigación, dado que el estudio se realizó en un entorno de laboratorio y la percepción del gusto puede variar significativamente de una persona a otra.

Estudios futuros aclararán si la efectividad de la semaglutida en el tratamiento de la obesidad es una "cuestión de gustos", concluyó Jensterle Sever.

Los hallazgos presentados en reuniones médicas deben considerarse preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud ofrecen más información sobre la semaglutida.

FUENTE: The Endocrine Society, comunicado de prensa, 1 de junio de 2024

Comparte tu opinión