¿Pierde efectividad la vacuna contra las paperas?

JUEVES, 2 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- Los niños y los adolescentes vacunados contra el virus de las paperas han conformado alrededor de un tercio de las infecciones en los últimos años, encuentra un nuevo estudio del gobierno de EE. UU.

Los motivos no están claros, y los expertos concurren en que las vacunación infantil de rutina sigue siendo la mejor arma contra las paperas, una infección contagiosa que es en general leve, pero que puede provocar graves complicaciones.

¿Pierde efectividad la vacuna contra las paperas?

Tras la introducción de la vacuna contra las paperas en Estados Unidos en 1967, los casos de la infección se desplomaron en un 99 por ciento. Pero desde 2006 ha habido un aumento en los casos anuales, con frecuencia entre adultos en edad universitaria que se vacunaron en la niñez.

Esto condujo a una especulación de que una inmunidad menguante tenía la culpa.

Pero el nuevo estudio muestra que los niños y adolescentes vacunados también conformaron una proporción significativa de los casos de paperas en los últimos años. El porcentaje exacto ha variado de un año a otro, pero en general, los niños vacunados conformaron casi un tercio de los casos de paperas entre 2007 y 2019.

Hoy en día, la vacuna contra las paperas se administra como parte de la vacuna SPR de dos dosis, contra el sarampión, las paperas y la rubeola. Y hace mucho que se sabe que el componente de las paperas de la vacuna no es igual de bueno como los componentes del sarampión y la rubeola, que tienen una alta efectividad.

La vacunación con la SPR reduce el riesgo de sarampión y rubeola en alrededor de un 97 por ciento, en comparación con no vacunarse, señaló Mariel Marlow, investigadora sénior del nuevo estudio.

Por otro lado, el riesgo de paperas se reduce en un 88 por ciento, comentó Marlow, epidemióloga de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Nadie está seguro del motivo de que algunas personas vacunadas de cualquier forma se contagien de paperas, pero hay algunos posibles factores contribuyentes, según Marlow.

"Unas evidencias limitadas sugieren que los sistemas inmunitarios de algunas personas quizá no respondan tan bien como deberían a la vacuna", dijo.

También está la situación hipotética de la inmunidad menguante, en que los anticuerpos contra las paperas de una persona vacunada se reducen con el tiempo, hasta que ya no son protectores.

Marlow también apuntó a una posibilidad adicional: la vacuna contra las paperas, que tiene décadas de antigüedad, podría haber perdido fuerza contra las cepas virales que circulan ahora.

"Aunque los virus de las paperas tienen una estabilidad genética relativa, hay evidencias de ciertas diferencias entre la cepa que se utilizó en la vacuna y los virus de paperas que vemos en circulación hoy día", señaló.

Si es así, los investigadores están trabajando en ello.

"Se están evaluando nuevas vacunas que incorporan a las nuevas cepas del virus", aseguró Marlow.

Los hallazgos, que se publicaron en la edición en línea del 1 de diciembre de la revista Pediatrics, se basan en los casos de paperas reportados a los CDC de 2007 a 2019. En ciertos años hubo unos brotes de mayor tamaño, y el más grande superó los 6,300 casos. En otros años, unos cientos de estadounidenses contrajeron el virus.

En general, los niños y los adolescentes menores de 18 años conformaron un 32 por ciento de los casos.

Es importante mantener los números en perspectiva, planteó Marlow. Antes de la introducción de la vacuna contra las paperas, cada año se reportaban más de 100,000 casos, dijo.

"Una cobertura alta de vacunación mantiene el control de las paperas en EE. UU., de forma que no volvamos a los días de decenas de miles de casos cada año", enfatizó Marlow.

Por suerte, en general las paperas son leves, comentó Patricia Stinchfield, presidenta electa de la National Foundation for Infectious Diseases, una organización sin fines de lucro.

Pero de vez en cuando la infección puede provocar complicaciones graves, como inflamación del cerebro y la médula espinal, y pérdida auditiva.

"Estas complicaciones son el motivo de que vacunemos", aclaró Stinchfield, que no participó en la investigación de los CDC.

"Creo que el mensaje principal de este estudio es que mantener a los niños al día con sus vacunas es más importante que nunca", aseguró Stinchfield.

Anotó que muchos niños de EE. UU. se retrasaron con las vacunas a principios de la pandemia. Y aunque la situación ha mejorado, añadió Stinchfield, es importante recordar que los niños también necesitan protección contra las enfermedades infantiles tradicionales.

"Hay otros virus a los que debemos prestar atención, junto con el SARS-CoV-2", dijo.

Stinchfield dijo que vale la pena que los padres conozcan las señales potenciales de las paperas. La característica más conocida de la infección es que provoca una hinchazón en las mejillas y a lo largo de la mandíbula. Y un lado de la cara podría verse sustancialmente más grande que el otro, apuntó Stinchfield.

Las paperas también pueden provocar fiebre, dolor de cabeza, dolores en el cuerpo y fatiga. Si los padres sospechan que su hijo tiene la infección, aconsejó Stinchfield, deben llamar al pediatra.

El virus se propaga mediante contacto directo con la saliva o las gotitas respiratorias. Stinchfield aclaró que con frecuencia se transmite a través de actividades con un contacto cercano, como los deportes, o al compartir artículos como las botellas de agua o los vasos.

Y es probable que este sea un motivo clave de que con frecuencia los brotes de paperas hayan afectado a los estadounidenses en edad universitaria, según Marlow.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen un resumen sobre las paperas.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Mariel Marlow, PhD, MPH, epidemiologist, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Atlanta; Patricia Stinchfield, RN, MS, CPNP, president-elect, National Foundation for Infectious Diseases, Bethesda, Md.; Pediatrics, Dec. 1, 2021, online

Comparte tu opinión