SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Para evitar los daños en el estómago, las pilas tragadas se deben sacar, según un estudio

SÁBADO, 18 de mayo de 2019 (HealthDay News) -- Quizá los médicos deban ser más agresivos respecto al tratamiento de los niños que se tragan pilas de botón y que parecen estar fuera de peligro, sugiere un estudio preliminar.

Las pequeñas pilas redondas, que se encuentran en todo tipo de objetos, desde relojes a controles remotos y juguetes, se han convertido en una causa cada vez más común de que los niños tengan que acudir a la sala de emergencias.

"Las pilas de botón están en todos lados", señaló la investigadora principal, la Dra. Racha Khalaf. "Son pequeñas y brillantes, y atractivas para los niños".

Cuando un niño ha tragado, o pudiera haber tragado, una pila, los padres deben ir al hospital de inmediato

El principal problema es una pila pegada en el esófago, según Khalaf, gastroenteróloga pediátrica en el Hospital Pediátrico de Colorado, en Aurora.

Cuando eso sucede, la batería puede rápidamente quemar el tejido y provocar un daño grave, o incluso letal. Los médicos deben actuar de inmediato, guiando un endoscopio por la garganta para sacar la pila.

La situación es distinta si una radiografía muestra que la pila ha pasado al estómago. Si no causa síntomas, las directrices afirman que los médicos pueden esperar para ver si el niño la expulsa de forma natural.

Pero en el más reciente estudio, el equipo de Khalaf encontró que incluso en los niños sin síntomas, las pilas de botón que llegan al estómago pueden dañar el revestimiento de ese órgano. Esto sugiere que los médicos también deben pensar en sacarlas en esos casos, dijeron los investigadores.

Los hallazgos se basan en los expedientes de 68 niños tratados en cuatro hospitales pediátricos entre 2014 y 2018. Todos recibieron una endoscopia para sacar una pila de botón del estómago. Muchos no tenían síntomas cuando llegaron al hospital.

En general, encontró el equipo de Khalaf, un 60 por ciento de los niños mostraron cierto daño por erosión en el revestimiento del estómago.

"Vimos un evento adverso importante", dijo Khalaf.

En ese caso, explicó, la pila creó un agujero en el estómago del niño porque estuvo mucho tiempo en el órgano. (Los médicos estimaron que había estado casi cinco días en el estómago).

Pero incluso en casos menos graves de erosión del revestimiento estomacal, el problema es que el daño podría avanzar, advirtió Khalaf. Los médicos no pueden saber si la pila será expulsada, o en qué momento.

Las pilas de botón son un problema tanto porque pueden provocar una lesión grave como porque son ubicuas en los productos del hogar, según la Dra. Danielle Orsagh-Yentis, miembro de gastroenterología pediátrica en el Hospital Pediátrico Nacional de Columbus, Ohio.

En un estudio que se publicó en la edición de mayo de la revista Pediatrics, Orsagh-Yentis y sus colaboradores encontraron que, cada día, unos 100 niños de EE. UU. acaban en emergencias después de tragar un objeto foráneo. Esa cifra es casi el doble que a mediados de los años 90.

Hubo un aumento en las ingestas de pilas, específicamente, y una pila de botón tenía la culpa casi 9 de cada 10 veces.

Los nuevos hallazgos, apuntó Orsagh-Yentis, sugieren que las pilas de botón podrían provocar erosión estomacal con más frecuencia de lo que los médicos creen.

"Los hallazgos son interesantes, y como profesionales clínicos debemos reflexionar sobre ellos", planteó Orsagh-Yentis, que no participó en la nueva investigación. "Subrayan la necesidad de vigilancia en la gestión de estos casos".

Pero, indicó, este tipo de estudio (una revisión de los expedientes de los pacientes) no puede probar que sacar las pilas de botón del estómago en lugar de dejar que la naturaleza se encargue en realidad mejore los resultados de los niños.

Además, cualquier procedimiento médico conlleva unos riesgos potenciales. Sacar una pila a través de un endoscopio conlleva un pequeño riesgo de sangrado o perforación, anotó Khalaf.

Lo más importante es que los padre prevengan estos incidentes en primer lugar. Siempre guarde los paquetes de pilas en un lugar seguro donde los niños no puedan alcanzarlos. Y cuando cambie una pila, deshágase de la vieja de forma adecuada, nunca la deje tirada por ahí.

Si su hijo se traga una pila, o cree que se la ha tragado, obtenga atención médica de inmediato, enfatizó Khalaf.

Khalaf presentó los hallazgos el sábado en la reunión anual de la Semana de las Enfermedades Digestivas (Digestive Disease Week), en San Diego. Los estudios presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Más información

El Centro Nacional de Intoxicaciones ofrece más información sobre la ingesta de pilas de botón.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad