Observan un descenso marcado en las pruebas de COVID mientras los nuevos casos se estabilizan

LUNES, 1 de marzo de 2021 (HealthDay News) -- El número de pruebas de la COVID-19 realizadas en Estados Unidos se ha reducido en un 30 por ciento en las últimas semanas, aunque las pruebas pueden frenar la propagación del coronavirus y detectar los nuevos brotes con rapidez.

Desde un máximo de casi 14 millones de pruebas por semana a principios de enero, el ritmo se redujo a menos de 10 millones (un nivel que no se ha visto desde octubre) en la semana que acabó el 24 de febrero, reportó el The New York Times.

Observan un descenso marcado en las pruebas de COVID mientras los nuevos casos se estabilizan

Pero el Dr. Anthony Fauci, principal experto en enfermedades infecciosas del país, advirtió el domingo que los estadounidenses no deberían dormirse en sus laureles por el hecho de que el número de casos se esté ahora estabilizando.

"Vacunemos a muchas más personas", planteó Fauci en el programa Face the Nation de CBS. "Y entonces se podrían reducir esos tipos de medidas de salud pública. Pero ahora mismo, a medida que reducimos y [entonces] estabilizamos, no es el momento de declarar la victoria, porque todavía no hemos ganado".

Hasta el lunes, 75.2 millones de estadounidenses se habían vacunado, y casi 24.8 millones de personas habían recibido su segunda dosis, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

En cuanto a las reducciones en las pruebas de la COVID-19, algunas áreas están reportando unos declives incluso más marcados: Michigan está administrando pruebas a alrededor de la mitad de las personas ahora que en noviembre, y los centros administrados por el estado en Delaware están haciéndole pruebas a alrededor de un tercio. Los centros del condado de Los Ángeles, que estaban trabajando a máxima capacidad el mes pasado, hicieron pruebas a apenas un 35 por ciento de su capacidad la semana pasada, reportó el Times.

Los expertos sugieren que varios factores podrían estar fomentando el descenso en las pruebas, según el Times.

  • Menos exposiciones: como las nuevas infecciones con el coronavirus han bajado de forma marcada, menos personas quizá tengan un contacto que hagan que busquen la prueba.
  • Menos viajes: los viajes de la temporada de fin de año llegaron a su fin, lo que reduce la necesidad de pruebas antes o después de viajar.
  • El mal tiempo: las intensas tormentas y las temperaturas árticas que golpearon a gran parte del país hicieron que muchos centros de pruebas cerraran.
  • El despliegue de las vacunas: algunos estados han reasignado sus limitados recursos, y sus mensajes públicos, a los esfuerzos de vacunación, a costa de las pruebas.
  • La fatiga de la pandemia: a algunos expertos les preocupa que el declive pueda ser otro síntoma del agotamiento del público con las medidas de precaución y seguridad por la pandemia.

Todos estos factores podrían tener que ver, declaró al Times la Dra. Jennifer Nuzzo, de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad de Johns Hopkins.

"Siento que es probable que haya menos opciones para las pruebas, menos comunicaciones sobre el tema, las personas quizá perciban que es menos necesario, quizá ya no le vean el propósito", planteó. Pero "nada de la situación actual ha hecho que las pruebas sean menos necesarias".

Que se realicen menos pruebas hace que seguir a las mutaciones del virus y adelantarse a las variantes que podrían ser más contagiosas o letales sea más difícil, advirtió al Times el Dr. Rick Pescatore, médico jefe de la División de Salud Pública de Delaware. "No podemos identificar las variantes a menos que primero identifiquemos a los positivos", apuntó.

La FDA aprueba la vacuna contra la COVID de una sola dosis de J&J

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. aprobó el sábado la vacuna contra el coronavirus de una sola dosis de Johnson & Johnson para su uso de emergencia, después de que su panel asesor respaldara de forma unánime a la vacuna un día antes.

Añadir una tercera vacuna al arsenal del país ayudará a mejorar el suministro nacional limitado de las dos vacunas autorizadas, de Pfizer y Moderna.

Casi 4 millones de dosis de la vacuna más nueva contra la COVID-19 se despacharán el domingo por la noche, y comenzarán a entregarse a los estados para que comiencen a administrarlas el martes, reportó Associated Press.

La Casa Blanca dijo que todas las existencias de la vacuna de Johnson & Johnson recién aprobada se distribuirán de inmediato. J&J entregará unos 16 millones dosis adicionales a finales de marzo y un total de 100 millones a finales de junio.

Los miembros del panel asesor dijeron que la aprobación de J&J tenía sentido.

"Fue una decisión relativamente fácil. Está claro que supera los estándares, y es bueno contar con una vacuna de una sola dosis", señaló Eric Rubin, especialista en enfermedades infecciosas de la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard, y miembro del panel asesor de la FDA. Dijo al Washington Post que "la forma de usarla en la clínica es un poco difícil ahora mismo, pero la demanda es tan alta que está claro que tiene un lugar".

Los expertos en enfermedades infecciosas también se alegraron de la aprobación.

"La adición de una tercera vacuna contra la COVID-19 reduce de forma sustancial el tiempo que EE. UU. tardará en alcanzar la inmunidad grupal, que es cuando una proporción suficientemente alta de la población está inmunizada y podemos frenar la propagación de esta enfermedad", comentó la Dra. Lisa Lee, una experta en salud pública que se especializa en enfermedades infecciosas.

"Lograr que de un 75 a un 85 por ciento de la población se vacune será más fácil con esta opción adicional de vacuna, sobre todo porque, a diferencia de las dos primeras, no necesita un complejo sistema de transporte y almacenamiento congelado o ultracongelado, a diferencia de los dos que requieren las demás", comentó Lee, vicepresidenta asociada de investigación e innovación de la Virginia Tech.

Los documentos informativos de la FDA mostraron que la vacuna de J&J tuvo una tasa general de eficacia de un 72 por ciento en Estados Unidos, y de un 64 por ciento en Sudáfrica, donde surgió una variante preocupante en otoño que desde entonces se ha propagado en Estados Unidos, reportó el Times.

La vacuna fue particularmente efectiva para prevenir las enfermedades graves o las muertes: mostró una eficacia del 86 por ciento contra las formas graves de la COVID-19 en Estados Unidos, y de un 82 por ciento contra la enfermedad grave en Sudáfrica. Ninguna de las casi 22,000 personas vacunadas en el ensayo falleció de COVID-19.

Los hogares de ancianos experimentan un marcado descenso en los casos y muertes de COVID

Los hogares de ancianos de EE. UU., que en un momento fueron el epicentro de las infecciones con el coronavirus, ahora están experimentando un marcado descenso tanto en los casos como en las muertes, a medida que el despliegue de vacunas del país comienza a afianzarse, un giro que ofrece esperanzas durante una larga pandemia.

De finales de diciembre a principios de febrero, los casos nuevos entre los residentes de los hogares de ancianos de EE. UU. se redujeron en más de un 80 por ciento, una tasa que es casi el doble que la tasa de mejora en la población general, reportó el Times . La tendencia a la baja en las muertes fue incluso más alentadora: mientras las muertes se dispararon en general en invierno, las muertes en los hogares de ancianos se han reducido en más de un 65 por ciento.

"Casi no tengo palabras para describir lo increíble y emocionante que es", declaró al Times el Dr. David Gifford, director médico de la Asociación Americana de la Atención de la Salud (American Health Care Association), que representa a miles de centros de cuidados a largo plazo en todo el país.

La buena noticia llega justo a tiempo. Desde principios de la pandemia, el coronavirus ha asolado a unos 31,000 centros de cuidados a largo plazo en Estados Unidos, ha acabado con las vidas de más de 163,000 residentes y empleados, y ha conformado más de un tercio de todas las muertes por virus desde finales de la primavera, según el Times.

Pero con la llegada de las vacunas, que se enviaron a los centros de cuidados a largo plazo a partir de finales de diciembre, los nuevos casos y muertes en los hogares de ancianos se han reducido de forma marcada, superando a los declives nacionales, reportó el Times. Ofrece un primer vistazo de lo que podría esperar al resto del país, a medida que más personas se vacunen.

"Si observamos una respuesta robusta con estas vacunas en las personas mayores ante una enfermedad altamente contagioso, creo que es una gran señal para el resto de la población", aseguró Gifford al Times.

Unos 4.5 millones de residentes y empleados de centros de cuidados a largo plazo han recibido al menos una dosis de una vacuna, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., entre ellos unos 2.1 millones que se han vacunado por completo.

Ahora, los nuevos casos en los hogares de ancianos han llegado al punto más bajo desde mayo, cuando el gobierno federal comenzó a rastrear estos datos, dijo el Times.

"Lo que sin duda me sorprende es la rapidez", aseguró al Times el Dr. Sunil Parikh, profesor asociado de epidemiología y medicina de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Yale, en Connecticut.

Un azote global

El lunes, el conteo de casos de coronavirus de EE. UU. había superado los 28,6 millones, mientras que el número de muertes superó a las 513,000, según los cálculos del Times. El lunes, los cinco estados con más casos de infecciones con el coronavirus eran: California, con más de 3.5 millones de casos; Texas, con más de 2.6 millones de casos; Florida, con más de 1.9 millones de casos; Nueva York, con más de 1.6 millones de casos; e Illinois, con cerca de 1.2 millones de casos.

Frenar la propagación del coronavirus en el resto del mundo sigue resultando difícil.

En India, el número de casos de coronavirus superó los 11.1 millones el lunes, mostró un conteo de la Universidad de Johns Hopkins. Por otra parte, el sábado Brasil superó los 10.5 millones de casos y tenía casi 255,000 muertes, mostró el conteo de la Hopkins.

En todo el mundo, el número de infecciones reportadas había superado los 114.2 millones el lunes, con más de 2.5 millones de muertes registradas, según el conteo de la Hopkins.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: The New York Times; Associated Press; Washington Post

Comparte tu opinión