Mantenerse sociable puede fomentar una "materia gris" sana

Mantenerse sociable puede fomentar una "materia gris" sana
| Foto: HEALTHDAY

Los adultos mayores que se reúnen con sus amigos, hacen voluntariado o asisten a cursos tienen unos cerebros más sanos, lo que podría ayudarlos a evitar la demencia, según un estudio reciente.

Los investigadores, que usaron imágenes cerebrales para examinar las áreas del cerebro implicadas en el deterioro mental, encontraron que una mayor implicación social hacía una diferencia en la salud del cerebro.

Permanecer socialmente implicado, aunque sea de forma moderada, con al menos un pariente o amigo, activa unas partes del cerebro que son necesarias para reconocer a las caras conocidas y a las emociones, tomar decisiones y sentirse recompensado, encontró el estudio.

"Debemos investigar más sobre los detalles, pero lo bueno de esto es que la implicación social apenas cuesta nada, y no tenemos que preocuparnos sobre los efectos secundarios", señaló la autora principal, la Dra. Cynthia Felix, geriatra y asociada postdoctoral de la Facultad de Postgrados en Salud Pública de la Universidad de Pittsburgh.

"La demencia no tiene cura, y conlleva unos costos tremendos en términos del tratamiento y la provisión de cuidados. Por tanto, prevenir la demencia debe ser el foco. En cuanto al cerebro, la filosofía es 'lo que no se usa, se pierde'", comentó en un comunicado de prensa de la universidad.

Los investigadores obtuvieron información de casi 300 personas mayores que vivían en la comunidad (con una edad promedio de 83 años) que recibieron un escáner cerebral sensible para medir la integridad de las células cerebrales que tienen que ver con la implicación social.

Una vez las células cerebrales mueren, en general sigue la demencia. Los investigadores dijeron que todavía no está claro si la implicación social mantiene a los cerebros sanos, o si tener un cerebro sano conduce a que se socialice más.

De cualquier forma, los hallazgos sugieren que "recetar" la socialización podría ser beneficioso para la salud del cerebro de los adultos mayores, de una forma similar a como recetar actividad física puede ayudar a prevenir la diabetes o la enfermedad cardiaca. Los programas existentes que proveen actividades físicas grupales podrían ser un buen punto de partida, aseguró Felix.

"Nuestros datos se recolectaron antes de la pandemia de la COVID-19, pero creo que nuestros hallazgos tienen una importancia particular ahora mismo, dado que un aislamiento universal de todos los adultos mayores podría ponerlos en riesgo de afecciones como la demencia", añadió.

"Los adultos mayores deben saber que es importante para la salud de su cerebro que sigan buscando la implicación social de formas seguras y equilibradas durante la pandemia", aconsejó Felix.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 19 de octubre de la revista Journal of Gerontology: Psychological Sciences.

Comparte tu opinión