Los programas en línea y las aplicaciones para el teléfono pueden ayudar a tratar la depresión

MARTES, 14 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- Las personas con síntomas de depresión quizá encuentren algo de ayuda en los programas en línea o en las aplicaciones para teléfonos inteligentes, pero el componente humano sigue siendo clave, sugiere una nueva revisión de la investigación.

No todas las personas que tienen depresión pueden recibir terapia presencial fácilmente, ya sea por el tiempo, la distancia, el dinero o el estigma. Pero los teléfonos inteligentes son casi universales, y miles de aplicaciones prometen ayudar a las personas a gestionar sus problemas de salud mental.

Los programas en línea y las aplicaciones para el teléfono pueden ayudar a tratar la depresión

Pero quedan importantes preguntas, entre ellas si funcionan o no, y en quién.

En el nuevo estudio, los investigadores analizaron 83 ensayos anteriores que evaluaron los efectos de las intervenciones digitales para la depresión. La gran mayoría evaluaron programas en línea, y algunos estudiaron aplicaciones de teléfonos inteligentes.

Los investigadores encontraron que, en promedio, la ayuda digital era mejor que nada, e incluso mejor que el "tratamiento usual".

Pero parece que la orientación humana siguió haciendo una gran diferencia. Las intervenciones digitales que incluían algún tipo de respaldo "terapéutico" humano, como retroalimentación o la asignación de tareas para la casa, en general tuvieron un mejor desempeño que los métodos que eran del todo de autoayuda.

Cómo todo eso se compara con la consejería presencial tradicional con un terapeuta sigue sin estar claro. Apenas tres ensayos compararon ambas cosas de forma directa, anotaron los autores del estudio.

Y aunque los métodos parecieron comparables en estos estudios, es demasiado pronto para sacar alguna conclusión, según los investigadores.

En particular, las aplicaciones para teléfonos inteligentes requieren mucho más estudio.

Más de 10,000 aplicaciones de este tipo afirman que abordan los problemas de la salud mental. Pero apenas cuatro ensayos bien realizados habían evaluado alguna, apuntó Isaac Moshe, investigador principal del análisis.

"Esto sugiere que muchas de las aplicaciones que hay ahora disponibles para descargar no cuentan con unas evidencias fuertes que las respalden", apuntó Moshe, de la Universidad de Helsinki, en Finlandia.

Las aplicaciones con frecuencia "toman prestados" los principios de la psicoterapia estándar, por ejemplo la terapia cognitivo conductual, según Moshe.

"Pero lamentablemente, para la mayoría de las aplicaciones, simplemente hay muy poca información sobre su eficacia, cómo se diseñaron, y su seguridad y privacidad".

Los hallazgos, que se publicaron en la edición en línea del 13 de diciembre en la revista Psychological Bulletin, provienen de 83 estudios en que participaron más de 15,500 personas con una depresión entre leve y moderada. La gran mayoría de los estudios siguieron a los participantes durante un año o menos.

Un problema común, encontró el equipo de Moshe, es que con frecuencia las personas lo dejaban. En promedio, apenas alrededor de un 54 por ciento de los participantes del estudio finalizaron la intervención digital completa. Al contrario, la investigación ha encontrado que alrededor de un 85 por ciento de las personas que asisten a consejería cara a cara persisten hasta el final.

Y este es un punto clave, dado que la ayuda digital funcionó mejor cuando las personas la completaban.

"Encontramos que cuando las personas en realidad siguen el contenido de estas aplicaciones, tienen muchas probabilidades de mejorar su salud mental", indicó Moshe. "Es importante recordar que cuando los usuarios potenciales buscan 'soluciones efectivas', parte de esta 'efectividad' está en sus propias manos".

Por otra parte, hay muchos motivos por los cuales las personas podrían abandonar una aplicación, señaló Benjamin Miller, presidente de Well Being Trust, una organización sin fines de lucro en Oakland, California.

"La calidad de la intervención quizá no sea lo que desean, o tal vez encontraron una forma distinta de afrontarlo", planteó Miller, que no participó en la investigación.

Por supuesto, los individuos varían, y para algunas personas una intervención digital podría ser suficiente, según Miller. "Pero otras necesitan más", enfatizó.

Miller señaló que su preocupación sobre el respaldo basado en aplicaciones es que, cuando las personas sienten dolor, con frecuencia recurren a cualquier cosa para buscar ayuda.

Pero es difícil saber si cualquier aplicación dada es efectiva, o la correcta para ese individuo.

De forma más amplia, dijo Miller, queda la pregunta de si una ayuda que esté accesible de forma más fácil en realidad es lo que la persona desea.

"Creo que lo que se pierde en todo esto es la pregunta de qué quiere la gente en realidad", planteó. "¿Qué elegirían las personas, si pudieran elegir cualquier cosa?".

Miller sugirió que las personas con síntomas de depresión comiencen hablando con un familiar o amigo de confianza, en búsqueda de una fuente de consuelo. Quizá entonces puedan pedir ayuda a su proveedor primario de atención de la salud para encontrar una asistencia más formal.

Cuando hay que diagnosticar un trastorno de la salud mental, se necesita a un proveedor de atención de la salud entrenado, y no solo un cuestionario, aclaró Moshe.

Anotó que algunas aplicaciones incluyen cuestionarios de autorreporte, pero no siempre explican con claridad qué son.

Entonces, los usuarios al final "creen incorrectamente que han recibido un diagnóstico formal", lamentó Moshe.

Hay orientación disponible para las personas que quieren probar una aplicación que les ayude con los síntomas. Un recurso, observó Moshe, es "App Advisor", de la Asociación Americana de Psiquiatría (American Psychiatric Association), un sistema de clasificación para ayudar a los profesionales de salud mental y a los pacientes a evaluar la calidad de varias aplicaciones.

Más información

El Instituto Nacional de la Salud Mental de EE. UU. ofrece detalles sobre las ventajas y desventajas de las aplicaciones de salud mental.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Isaac Moshe, PhD, researcher, department of psychology and logopedics, University of Helsinki, Finland; Benjamin Miller, PsyD, president, Well Being Trust, Oakland, Calif.; Psychological Bulletin, Dec. 13, 2021, online

Comparte tu opinión