Los problemas de salud mental empeoraron entre los universitarios

Los problemas de salud mental empeoraron entre los universitarios

La depresión, la ansiedad y los estilos de vida inactivos son demasiado comunes entre los estudiantes universitarios, y un estudio reciente encuentra que podrían haberse intensificado durante el brote inicial de COVID-19.

Usando una combinación de datos de teléfonos inteligentes y encuestas en línea de más de 200 estudiantes, los investigadores del Colegio Dartmouth determinaron que la pandemia del coronavirus tuvo un impacto inmediato en la salud mental de este grupo particular de estudiantes de grado.

Los estudiantes implicados en el estudio estaban participando en un programa de investigación que monitorizaba la salud mental en una universidad de Nuevo Hampshire. Reportaron aumentos en la depresión y en la ansiedad al inicio de la pandemia, a principios de marzo, justo cuando la universidad pidió a los estudiantes que abandonaran el campus y comenzaran a aprender a distancia.

Aunque la ansiedad y depresión reportadas por los mismos estudiantes se redujeron un poco más adelante en el semestre, el estudio encontró que sus niveles generales de ansiedad y depresión permanecieron constantemente más altos que en los años anteriores.

"Observamos un cambio a gran escala en la salud mental y en la conducta, en comparación con la referencia observada establecida para este grupo en años anteriores", señaló el autor del estudio, Jeremy Huckins, profesor del Dartmouth.

Además, cerca del periodo de las vacaciones de primavera de mediados de marzo, los estudiantes reportaron que sus vidas cotidianas eran dramáticamente más sedentarias que en los semestres anteriores.

"Fue una época atípica para estos estudiantes universitarios. Si bien las vacaciones de primavera son, en general, un periodo de menos estrés y más actividad física, las vacaciones de primavera de 2020 fueron estresantes y restrictivas para los estudiantes que participaban en este estudio", comentó Huckins en un comunicado de prensa de la universidad. "Sospechamos que esto fue igual para un gran número de estudiantes universitarios de todo el país".

Los investigadores calcularon el tiempo de sedentarismo usando una aplicación para teléfonos inteligentes desarrollada en el Dartmouth. La aplicación recolectaba información como el número de veces que el teléfono se desbloqueaba, la duración del uso del teléfono, y la duración del sueño de los estudiantes voluntarios.

Los datos sobre la depresión y la ansiedad también se recolectaron con la aplicación, usando unos cuestionarios semanales que los mismos estudiantes reportaban.

La reducción en la actividad entre estos estudiantes podría haberse relacionado con las órdenes de confinamiento que se implementaron en ese momento.

"Encontramos que cuando los gobiernos locales recomendaron el distanciamiento social, los estudiantes eran más sedentarios y visitaban menos lugares en cualquier día dado", apuntó Huckins. "Está claro que el impacto de la COVID-19 va más allá del virus y sus impactos directos. Una pregunta que no se ha resuelto es si la salud mental y la actividad física seguirán deteriorándose con el tiempo, o si observaremos una recuperación, y cuánto tiempo conllevará esa recuperación".

El estudio se publicó en una edición reciente de la revista Journal of Medical Internet Research.

Comparte tu opinión