Los pacientes negros con tumores en el cerebro tienen menos probabilidades de una cirugía que los blancos

VIERNES, 9 de diciembre de 2022 (HealthDay News) -- Los pacientes negros con tumores en el cerebro quizá tengan menos probabilidades de recibir la cirugía recomendada que los pacientes blancos, según un nuevo estudio de EE. UU. de gran tamaño.

La investigación, que observó dos bases de datos nacionales, encontró que, en promedio, los pacientes negros eran menos propensos a someterse a la cirugía recomendada para cualquiera de cuatro tipos de tumor cerebral. Estos incluyeron a tres que se consideran benignos (no cancerosos) y a uno que es un tipo de cáncer del cerebro letal.

Los pacientes negros con tumores en el cerebro tienen menos probabilidades de una cirugía que los blancos

Los expertos señalaron que los motivos de la disparidad no están claros. Pero la naturaleza de los tumores del paciente (en tamaño, la etapa o la ubicación en el cerebro) no explican la brecha. Tampoco la explicaron diferencias en la cobertura de seguro de salud ni ningún otro factor que los investigadores pudieran evaluar.

Los hallazgos aparecen el 10 de diciembre en la revista The Lancet, como parte de una edición especial sobre las disparidades raciales en la atención de la salud en conjunto.

Amplían la investigación que documenta las brechas en la atención de la salud de EE. UU., en todas las especialidades médicas. Las personas negras y los estadounidenses de origen hispano con frecuencia se enfrentan a más obstáculos para acceder a la atención, y con frecuencia les va peor cuando les diagnostican una afección de la salud, en comparación con los estadounidenses blancos.

Cuando se trata de los tumores cerebrales cancerosos, como el glioblastoma, la cirugía es el estándar de la atención, señaló el Dr. Andrew Venteicher, uno de los investigadores séniores del estudio.

También se puede realizar cirugía para extirpar tumores benignos, con el fin de aliviar los síntomas, por ejemplo los dolores de cabeza persistentes, los problemas del oído o la vista, o los mareos y dificultades con el equilibrio.

Pero esto es más bien una decisión a discreción, en comparación con los tumores cancerosos, apuntó Venteicher, neurocirujano de la Universidad de Minnesota, en Minneapolis.

Lo que no ha estado claro, dijo, es si los pacientes minoritarios son más o menos propensos a recibir la cirugía recomendada que los pacientes blancos.

Para averiguarlo, su equipo usó dos grandes bases de datos nacionales, una del Instituto Nacional del Cáncer, y la otra del Colegio Americano de Cirujanos (American College of Surgeons). En conjunto, contenían décadas de información sobre adultos de EE. UU. diagnosticados con varios tipos de tumores del cerebro.

En general, encontró el estudio, los pacientes negros tenían de un 14 a un 19 por ciento más de probabilidades de que les desaconsejaran una cirugía para el glioblastoma, una forma agresiva de cáncer del cerebro.

Esto fue después de que los investigadores tomaran en cuenta los factores "clínicos", como el tamaño y la ubicación del tumor, además de la salud general de los pacientes, el seguro y si vivían en un área rural o urbana (un indicador de si es probable que las personas vivan cerca de un centro médico de gran tamaño que realice muchas cirugías).

De forma similar, los pacientes negros tenían de un 13 a un 48 por ciento más de probabilidades de que les desaconsejaran la cirugía para tres tipos de tumor benigno: el meningioma (el tipo más común de tumor del cerebro), el adenoma pituitario, y el schwannoma vestibular.

"Observamos un resultado consistente en cada uno de los cuatro tipos de tumores cerebrales", aseguró Venteicher.

Pero apuntó a lo que llamó un hallazgo promisorio. Cuando los investigadores se enfocaron en los datos más recientes (de 2010 a 2017), ya no había una división racial en las recomendaciones para la cirugía para tratar el glioblastoma.

Venteicher anotó que poco antes de este periodo, el tratamiento para el cáncer se estandarizó más, y la cirugía, la radiación y el medicamento temozolomida se convirtieron en el régimen preferido.

"Esto sugiere que cuando se establece un protocolo de tratamiento, las disparidades raciales podrían reducirse", planteó Venteicher.

Pero respecto a los tumores benignos, la pregunta de si realizar o no una cirugía es menos "clara", y se debe individualizar, aclaró.

La Dra. Julie Gralow, directora médica de la Sociedad Americana de Oncología Clínica, apuntó a una pregunta que el estudio no puede responder: Cuando no se recomendó una cirugía, ¿cuál fue el motivo?

Es posible que los sesgos inconscientes de parte de los médicos tuvieran un rol, dijo Gralow. Pero, añadió, este estudio no puede mostrar si fue así.

Gralow comentó que, sobre todo en los casos en que la decisión de realizar una cirugía no es tan clara, las preferencias de los pacientes son muy influyentes en la discusión. Una base de datos no captura estos matices, anotó, donde una casilla de verificación indica si se recomendó una cirugía.

"¿Pienso que podría haber sesgos implicados? Claro que sí", añadió Gralow. "Este estudio debería motivar más investigación sobre el motivo".

Mientras tanto, planteó, estudios como este pueden dar a los médicos algo en qué pensar sobre sus propias prácticas.

Ambos médicos señalaron que el estudio observó unas tendencias nacionales amplias, y que los hallazgos no significan que algún paciente en particular vaya a ser tratado de forma distinta según la raza.

Pero los pacientes siempre deben sentir la libertad de hacer preguntas sobre cualquier recomendación de tratamiento, enfatizó Venteicher. Esto incluye obtener una segunda opinión, lo cual, anotó, es común en el tratamiento de los tumores del cerebro.

Más información

La Sociedad Nacional de Tumores Cerebrales (National Brain Tumor Society) ofrece más información sobre las opciones de tratamiento.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Andrew Venteicher, MD, PhD, assistant professor, neurosurgery, and neurosurgical director, Center for Skull Base and Pituitary Surgery, University of Minnesota Medical School, Minneapolis; Julie Gralow, MD, chief medical officer, American Society of Clinical Oncology, Alexandria, Va.; The Lancet, Dec. 10, 2022

RXDArticle2.pdf

Comparte tu opinión