Los pacientes con COVID negros e hispanos tienen menos probabilidades de que les den el antiviral Paxlovid

VIERNES, 28 de octubre de 2022 (HealthDay News) -- Los pacientes negros e hispanos son menos propensos a que les administren medicamentos antivirales, como Paxlovid, para ayudar a luchar contra la COVID-19, que los pacientes blancos, muestra un nuevo informe del gobierno.

En un estudio con más de 700,000 pacientes con COVID-19, los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. encontraron que los pacientes negros tenían un 36 por ciento menos de probabilidades de que les recetaran Paxlovid que los pacientes blancos, mientras que los hispanos tenían unas probabilidades un 30 por ciento más bajas de recibir el fármaco.

Los pacientes con COVID negros e hispanos tienen menos probabilidades de que les den el antiviral Paxlovid

"Es probable que múltiples factores contribuyeran a reducir el tratamiento con Paxlovid en los grupos raciales y étnicos minoritarios", señaló Tegan Boehmer, directora en funciones de la Iniciativa de Diseño de Comunidades Saludables de los CDC.

¿A qué se debe esta disparidad? Es probable que entre los motivos se encuentren que los pacientes de las minorías tienen un acceso más bajo a los tratamientos para la COVID-19, las experiencias negativas con los proveedores de la atención de la salud que socavan la confianza, y una concienciación más baja sobre las opciones de tratamiento, planteó Boehmer.

"También es posible que el racismo o los sesgos no reconocidos de los proveedores de atención de la salud pudieran afectar a las prácticas de emisión de recetas", añadió.

Las disparidades en el tratamiento con el Paxlovid entre los pacientes negros e hispanos en general fueron mayores entre los pacientes con un riesgo más alto de una COVID grave, lo que incluye a los que tienen a partir de 50 años y a los que tienen unos sistemas inmunitarios debilitados, anotó Boehmer. "Es esencial que todas las personas elegibles reciban los tratamientos recomendados", enfatizó.

Paxlovid es una pastilla antiviral que se puede tomar para evitar que los pacientes con un riesgo alto enfermen hasta tal punto que tengan que ser hospitalizados.

Un acceso rápido y temprano a los tratamientos efectivos para la COVID es importante para proteger a las personas que tienen el riesgo más alto de una enfermedad grave, dijo Boehmer, pero las poblaciones de las minorías raciales y étnicas reciben tratamientos para la COVID con una frecuencia más baja.

"Aumentar la concienciación sobre los tratamientos disponibles para la COVID-19 entre los pacientes y los profesionales de la atención de la salud podría ayudar a resolver las disparidades en el tratamiento", añadió Boehmer.

"Mantenerse al día con las vacunas contra la COVID-19, lo que incluye a los refuerzos actualizados, es la mejor forma de protegerse de la enfermedad grave y la hospitalización", insistió. "Si se infecta, póngase en contacto con su profesional de atención de la salud lo antes posible para averiguar si es elegible para el tratamiento".

La Dra. Debbie Salas López, vicepresidenta sénior de Salud Comunitaria y de la Población de Northwell Health en New Hyde Park, Nueva York, afirmó que estas disparidades en la atención fueron lo que los profesionales de la salud observaron durante la pandemia.

"El problema de la igualdad y de la distribución de Paxlovid es similar a lo que observamos en la distribución de las vacunas", lamentó. "Hay que pensar sobre el acceso a las farmacias de atención primaria, en particular en las comunidades económicamente marginadas".

La renuencia comunitaria también tiene un rol, anotó Salas López. "Son vacunas nuevas, tratamientos nuevos, así que no todos los miembros de la comunidad están familiarizados, pero, en particular, los miembros de la comunidad que han experimentado una falta de confianza en el sistema de atención de la salud".

"Además, las directrices para las pruebas, las vacunas y los medicamentos para el tratamiento pueden cambiar con rapidez, lo que dificulta que los proveedores y algunos miembros de la comunidad se mantengan al tanto de todos los cambios... la cabeza les da vueltas", dijo.

El racismo estructural también podría tener un rol, añadió Salas López.

Anotó que un punto débil del estudio es que los investigadores no tomaron en cuenta las recetas que se administran de manera directa en las clínicas sin cita previa y las farmacias, que administraron miles de dosis de Paxlovid y que podrían haber alterado los resultados.

Salas López dijo que acabar con estas disparidades es, en parte, responsabilidad de los sistemas de atención de la salud.

En su sistema de atención de la salud, crearon un grupo de trabajo de igualdad en la salud para identificar los puntos débiles de la atención de la salud en su comunidad. Entonces, lanzaron programas de alcance para cerrar estas brechas.

"Los sistemas de salud deben trabajar mucho para resolver el problema de la desigualdad", aseguró Salas López. "Lograrlo conlleva una misión y una visión, y luego la acción".

El informe, para el que se dio seguimiento a los pacientes de enero a julio de este año, se publicó en la edición del 28 de octubre la revista de los CDC, Morbidity and Mortality Weekly Report.

Más información

Aprenda más sobre la COVID-19 en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Tegan Boehmer, PhD, acting lead, Healthy Community Design Initiative, U.S. Centers for Disease Control and Prevention; Debbie Salas-Lopez, MD, MPH, senior vice president, Community and Population Health, Northwell Health, New Hyde Park, N.Y.; Morbidity and Mortality Weekly Report, Oct. 28, 2022

Comparte tu opinión