Los matrimonios malos ponen en peligro la recuperación tras un ataque cardiaco

LUNES, 31 de octubre de 2022 (HealthDay News) -- Un matrimonio malo puede romperle el corazón... literalmente.

Los sobrevivientes a un ataque cardiaco que tienen una relación estresante son más propensos a experimentar una recuperación difícil, informa un estudio reciente.

Los matrimonios malos ponen en peligro la recuperación tras un ataque cardiaco

"Encontramos que hay una asociación independiente entre un estrés matrimonial grave y unos peores resultados en el primer año de la recuperación", señaló la investigadora principal, Cenjing Zhu, candidata doctoral en epidemiología de las enfermedades crónicas de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Yale.

En comparación con las personas que están en relaciones sanas, los pacientes cardiacos con un estrés matrimonial intenso tenían un 67 por ciento más de probabilidades de sufrir un dolor de pecho recurrente durante su primer año de recuperación, encontraron Zhu y sus colegas.

Un estrés matrimonial intenso también aumento las probabilidades de una persona de rehospitalización en casi un 50 por ciento, y afectó a su calidad de vida y salud.

Por ejemplo, en una escala de 12 ítems, los participantes con un estrés matrimonial intenso puntuaron 2.6 puntos menos en salud mental y más de 1.6 puntos menos en salud física, en comparación con los que reportaron poco o ningún estrés.

Zhu presentará los hallazgos el domingo en la reunión anual de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), en Chicago.

Los hallazgos arrojan nueva luz sobre el efecto matizado que las relaciones pueden tener en la salud de una persona, comentó la Dra. Nieca Goldberg, directora médica de Atria New York City y profesora clínica asociada de medicina de la Facultad de Salud Grossman de la NYU.

"Estudios anteriores sobre el matrimonio encontraron que las personas que estaban en parejas tenían una mejor salud cardiaca que las que no estaban en una relación", apuntó Goldberg, que no participó en la investigación. "Pero este estudio en realidad observa la calidad de la relación, y el intenso estrés matrimonial que ocurre en las parejas".

En el estudio, Zhu y sus colegas monitorizaron a casi 1,600 adultos de EE. UU., de 18 a 55 años, que fueron tratados por un ataque cardiaco entre 2008 y 2012. Estas personas vivían por todo el país, y todas estaban casadas o en una relación seria.

Los participantes completaron un cuestionario de 17 ítems, diseñado para evaluar el estrés matrimonial, y se ubicaron en tres categorías: sin estrés o estrés leve, estrés moderado y estrés intenso. Entonces, los investigadores les dieron seguimiento durante hasta un año, para ver qué tan bien les había ido.

Más mujeres que hombres reportaron estrés matrimonial. Casi 4 de cada 10 mujeres dijeron que tenían un estrés matrimonial intenso, en comparación con 3 de cada 10 hombres.

Los pacientes "deben saber que el estrés matrimonial de sus vidas podría estar afectando a su recuperación", aconsejó Zhu.

Las personas cuyo estrés relacional esté afectando a la recuperación de un ataque cardiaco deben buscar consejería, y buscar "la ayuda que necesiten para reducir el estrés, la ansiedad o la depresión", planteó Goldberg.

El estrés de un mal matrimonio podría afectar a la recuperación de un par de formas, observó.

La tensión provocada por una mala relación "sin duda tiene un impacto negativo en los factores de riesgo cardiovasculares, en particular al aumentar la presión arterial, al dificultar que alguien que esté muy estresado o ansioso siga un régimen médico o un programa de estilo de vida", señaló Goldberg.

El estrés puede provocar estragos en los niveles de energía de una persona y robarle el sueño que necesita para recuperarse, advierte la Asociación Americana del Corazón. El estrés también se ha asociado con una frecuencia y un ritmo cardiacos irregulares, hipertensión, problemas digestivos, inflamación y una reducción del flujo sanguíneo al corazón.

Estar enojado con la pareja también puede negarle a un paciente de ataque cardiaco el respaldo que necesita durante este momento crítico de su vida, añadió Goldberg.

"Cuando alguien ha sufrido un ataque cardiaco, tiene que seguir un régimen médico, probablemente cambiar la forma de comer, dejar de fumar y cambiar su vida", aseguró. "Pero esto es difícil si no se está en un ambiente de respaldo".

Los médicos que orientan a los pacientes de ataque cardiaco durante la recuperación deben tomar en cuenta su salud mental y emocional tanto como su salud física, enfatizaron Zhu y Goldberg.

"Nuestros hallazgos de verdad resaltan la importancia de evaluar el estrés cotidiano, porque ahora no está incorporado en nuestras pruebas de detección de rutina", lamentó Zhu.

Goldberg se mostró de acuerdo.

"Es de verdad importante que los profesionales clínicos, las personas que cuidan al paciente que ha sufrido un ataque cardiaco, aborden no solo los factores de riesgo tradicionales, sino que también sean conscientes del componente de salud mental en la atención de un paciente cardiaco", planteó Goldberg. "La recuperación tras un ataque cardiaco no se trata solo de las cosas que podemos hacer a nivel médico. De verdad ha llegado la hora de que comprendamos que la salud mental está conectada con nuestra salud física".

Los hallazgos presentados en reuniones médicas se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Más información

La Asociación Americana del Corazón ofrece más información sobre el estrés y la salud cardiaca.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Cenjing Zhu, MPhil, PhD candidate, chronic disease epidemiology, Yale School of Public Health, New Haven, Conn.; Nieca Goldberg, MD, medical director, Atria New York City, and clinical associate professor, medicine, NYU Grossman School of Health, New York City; American Heart Association, news release, Oct. 31, 2022

Comparte tu opinión