Los expertos exigen que Biden haga más por distribuir las vacunas contra la COVID globalmente

MIÉRCOLES, 11 de agosto de 2021 (HealthDay News) -- Más de 175 expertos en salud pública, científicos y activistas pidieron el martes al Presidente Joe Biden que haga más por ayudar a combatir la propagación global del coronavirus, y advirtieron que es probable que emerjan unas variante más nuevas y peligrosas si no se hace nada.

"Le instamos a actuar ahora", escribieron los expertos en una carta conjunta dirigida a los altos funcionarios de la Casa Blanca el martes, informó el Washington Post. "Anunciar en los próximos 30 días un ambicioso programa de fabricación global de vacunas es la única forma de controlar esta pandemia, proteger los valiosos avance que se han hecho hasta ahora, y construir una infraestructura de vacunas para el futuro".

Los expertos exigen que Biden haga más por distribuir las vacunas contra la COVID globalmente

Enviaron a Biden una carta distinta, que anotaba que la variante Delta está avivando un aumento en las infecciones en África, América Latina y Asia, donde muchos residentes aún no han recibido ni una sola dosis, reportó el Post. Mientras tanto, Estados Unidos ha acumulado más de 55 millones de dosis de vacunas de ARNm, pero está administrando menos de 900,000 vacunas al día, señalaba la carta.

"A este ritmo, se tardarían dos meses en administrar tan solo las dosis de vacunas que hay ahora acumuladas", añadieron los autores.

Entre los firmantes de la carta se encuentran Tom Frieden, que fue el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. durante la administración de Obama; Linda Fried, decana de la facultad de salud pública de la Universidad de Columbia; Paul Farmer, cofundador de Partners in Health, un grupo sin fines de lucro que se enfoca en el mundo en desarrollo, y otros líderes de salud global y enfermedades infecciosas. Más de 50 organizaciones también firmaron la carta.

La Casa Blanca no respondió de inmediato a una solicitud de comentario del Post.

Varios firmantes dijeron que han recurrido directamente a altos funcionarios de la administración de Biden, entre ellos al Dr. Anthony Fauci y a David Kessler, el principal asesor académico, pero que están frustrados ahora con el lento ritmo del movimiento de vacunaciones globales. Menos de un 4 por ciento de los africanos y alrededor de un 30 por ciento de los asiáticos han recibido al menos una dosis de una vacuna contra el coronavirus, en comparación con casi un 60 por ciento de los estadounidenses, según el proyecto Nuestro Mundo en Datos (Our World in Data) de la Universidad de Oxford.

"Durante meses, hemos estado presionando duramente a Fauci y a Kessler y ellos, a la vez, han estado presionando a sus jefes. Pero no ha sucedido nada en el mundo", lamentó Peter Staley, cofundador de PrEP4All Collaboration, una organización de defensoría del VIH/SIDA que ha dado un giro hacia el activismo para el coronavirus.

"La industria farmacéutica tardó años antes de permitir que el resto del mundo tuviera acceso a sus medicamentos para el SIDA", declaró al Post. "No permitiremos que esto suceda con las vacunas contra la COVID".

La administración de Biden ha defendido su respuesta global, y las autoridades han anunciado que la semana pasada Estados Unidos había enviado más de 110 millones de dosis de la vacuna a una docena de países. Estados Unidos también planifica compartir más de 500 millones de dosis de la vacuna de Pfizer con casi 100 países con unos ingresos bajos y medianos, reportó el Post.

Pero los activistas afirman que Biden debe hacer más. Parte de su frustración se ha enfocado en Moderna, una compañía que dicen que ha recibido más de 1.3 mil millones de dólares de fondos federales para su vacuna, pero que hay hecho muy poco por compartir su experiencia con otros.

"Esta administración se ha mostrado complaciente con Moderna, en lugar de liderar en este tema", añadió Staley. "¿Creen que Roosevelt la preguntó a Henry Ford si podía comenzar a construir tanques, pero solo cuando la compañía quisiera?".

Un vocero de Moderna no respondió de inmediato a una solicitud de comentario.

Los expertos exigieron que la administración pueda producir 8 mil millones de dosis al año de vacunas de ARNm a finales del año, que exporte al menos 40 millones de dosis al mes y que ayude a instalar centros de vacunación de vacunas por todo el mundo.

"Ahora mismo, las personas están realmente frenéticas", declaró al Post un investigador en salud pública de la Universidad de Yale, Gregg Gonsalves. "Creo que se verá un recrudecimiento de nuestro lado en las próximas semanas. Nadie parece haber recibido el mensaje de que el mundo se está quemando, y que el estatus quo es inaceptable".

Los miembros de los militares deben haberse vacunado contra la COVID a mediados de septiembre

Todos los miembros de las fuerzas militares de EE. UU. deben haberse vacunados contra la COVID-19 a mediados de septiembre, anunció esta semana el Pentágono.

Lloyd Austin, Secretario de Defensa, anotó que la fecha límite se podría modificar si la vacuna recibe la aprobación final de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) antes, o si las tasas de infección continúan en aumento.

"Buscaré la aprobación del Presidente para hacer que las vacunas sean obligatorias a más tardar a mediados de septiembre, o de inmediato" tras la aprobación completa de la FDA, "lo que suceda primero", aseguró Austin en un memorándum que se publicó en Twitter.

El Pentágono planifica dar a la FDA tiempo para que otorgue la aprobación final a la vacuna de Pfizer, lo que se prevé que sucederá a principios del próximo mes. Sin esa aprobación formal, Austin necesita una exención de Biden para hacer que las vacunas sean obligatorias, pero Biden ha dejado claro que respalda la medida.

En una declaración publicada el lunes, Biden dijo que respalda de forma contundente el plan de Austin de añadir la vacuna contra la COVID "a la lista de vacunas obligatorias para nuestros militares, a más tardar a mediados de septiembre".

"Estar vacunados permitirá a nuestros militares permanecer sanos, para proteger mejor a sus familias, y para garantizar que nuestras fuerzas estén listas para operar en cualquier lugar del mundo", añadió Biden.

La decisión de Austin se hace eco de las medidas recientes de gobiernos y compañías de todo el país, mientras la variante Delta, que es altamente contagiosa, aumenta las hospitalizaciones y las muertes a máximos que no se han visto desde el invierno pasado, informó Associated Press. En las fuerzas armadas, donde los militares viven y trabajan muy de cerca los unos de los otros en las barracas y los barcos, la preocupación sobre la rápida propagación del virus es particularmente alta, porque cualquier gran brote en las fuerzas armadas podría reducir la capacidad de EE. UU. de defenderse en una crisis de seguridad.

Austin enfatizó que si las tasas de infección aumentan y amenazan la disponibilidad de las fuerzas armadas, "no dudaré en actuar antes o en recomendar un camino distinto al Presidente si siento la necesidad de hacerlo. Para defender a este país, necesitamos unas fuerzas armadas sanas y listas".

Los servicios militares tendrán las próximas semanas para prepararse, determinar cuántas vacunas necesitan, y cómo se implementará esta orden, informó AP.

La decisión añadirá la vacuna contra la COVID-19 a la lista de vacunas que los militares ya están obligados a ponerse. Dependiendo de su ubicación, los militares pueden recibir hasta 17 vacunas, según AP.

El memorándum de Austin también dijo que, mientras tanto, el Pentágono cumplirá la orden de Biden sobre las restricciones adicionales para el personal federal sin vacunar, lo que incluye a las máscaras, el distanciamiento social y los límites en los viajes.

Según el Pentágono, más de 1 millón de soldados ya están vacunados del todo, y otros 237,000 han recibido una dosis, señaló AP. Pero las distintas ramas de las fuerzas armadas varían mucho respecto a las tasas de vacunación.

La Marina dijo que más de un 74 por ciento de todos los marineros activos y en reserva han recibido al menos una dosis de una vacuna. Las Fuerzas Aéreas reportan que más de un 65 por ciento de sus miembros activos y un 60 por ciento de sus fuerzas de reserva están al menos parcialmente vacunados, y el número del Ejército parece estar más cerca de un 50 por ciento, según AP.

Los militares pueden solicitar una exención de cualquier vacuna, ya sea temporal o permanente, por una variedad de motivos, que incluyen a los problemas de salud y a las creencias religiosas. Por ejemplo, las normas señalan que cualquiera que haya tenido una reacción adversa grave a la vacuna puede recibir una exención, y las que estén embarazadas o tengan otras afecciones pueden posponer la vacunación, informó AP.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Washington Post; Associated Press

Comparte tu opinión