Los confinamientos quizá no fueron nocivos para el aprendizaje lingüístico de los niños pequeños: estudios

MIÉRCOLES, 9 de febrero de 2022 (HealthDay News) -- La pandemia alteró de forma dramática las rutinas normales de los niños, pero un estudio reciente sugiere que los confinamientos iniciales de 2020 no necesariamente afectaron al desarrollo del lenguaje en los niños pequeños.

De hecho, encontraron los investigadores, hubo una mejora no anticipada por los confinamientos en el desarrollo del vocabulario de los niños, quizá porque los padres pasaban más tiempo en casa.

Los confinamientos quizá no fueron nocivos para el aprendizaje lingüístico de los niños pequeños: estudios

Los investigadores estudiaron a familias en 13 países, y encontraron que, en promedio, los bebés y los niños pequeños mejoraron más su vocabulario durante el periodo de los confinamientos, en comparación con la norma anterior a la pandemia para los niños de su edad.

"Nuestro estudio no encontró ninguna evidencia de influencias negativas por el aislamiento social en el desarrollo del vocabulario de los niños de 8 a 36 meses durante el confinamiento inicial", comentó el investigador, Julien Mayor, profesor de psicología del desarrollo de la Universidad de Oslo, en Noruega.

Pero hay una gran salvedad, según Mayor y su colaboradora Natalia Kartushina, también de la Universidad de Oslo.

Los investigadores no encontraron ningún daño entre las familias que estuvieron dispuestas a participar en el estudio, pero ese grupo quizá no represente a las familias en general, en particular a las que están más marginadas.

"Aconsejamos precaución al generalizar esto a todas las familias, ya que es probable que las familias más vulnerables no respondieran a los cuestionarios", aclaró Mayor.

Diane Paul, una experta en habla y lenguaje que no participó en el estudio, se mostró de acuerdo con la advertencia.

Pero también apuntó que la investigación podría tranquilizar a los padres.

"En general, son unos hallazgos positivos y muy alentadores", aseguró Paul, directora de problemas clínicos en patología del habla y el lenguaje de la Asociación Americana del Habla, el Lenguaje y el Oído (American Speech-Language-Hearing Association).

Los resultados también respaldan lo que ya se recomienda a los padres para fomentar el desarrollo del lenguaje de los niños pequeños: pasar tiempo leyendo juntos, y limitar el tiempo "pasivo" frente a las pantallas.

Durante el confinamiento, encontraron los investigadores, el desarrollo del vocabulario fue mayor entre los niños pequeños que pasaron bastante tiempo de lectura compartida con los padres, y menos tiempo viendo las tabletas y la televisión de forma pasiva.

"Son sugerencias que daríamos a todas las familias de niños pequeños", enfatizó Paul.

Por supuesto, anotó, la fase temprana de la pandemia creó una época difícil para las familias, de cierres de escuelas y guarderías. Incluso cuando los padres podían trabajar desde casa, combinar esto con el cuidado de los niños fue una inmensa tarea.

Los padres no deben sentirse culpables si tuvieron que recurrir a los dispositivos con más frecuencia en ese periodo, añadió Paul.

De hecho, en un segundo estudio, el mismo equipo de investigación encontró que el tiempo total frente a pantallas de los bebés y los niños pequeños aumentó durante el confinamiento, sobre todo cuando los padres también pasaban mucho tiempo frente a pantallas.

A pesar de esto, no hubo evidencias de que el desarrollo lingüístico de los niños sufriera. Es posible que se deba al tiempo que pasaban en otras actividades con los padres, según los investigadores.

Y el tiempo frente a las pantallas no tiene por qué ser negativo, apuntó Paul. Cuando los niños pequeños ven contenido de "alta calidad" junto con un adulto (y hablan e interactúan), esto es distinto que sentarse pasivamente frente a los dibujos animados.

"No estamos diciendo que nunca usen pantallas", apuntó. "Pero hay formas de usarlas mejor".

El estudio, que se publicó en la revista Language Development Research, incluyó a más de 1,700 bebés y niños pequeños de 8 meses a 3 años de edad. Estados Unidos se encontraba entre los países representados.

Los padres completaron unas listas estándar de comprobación de vocabulario del número de palabras que su hijo comprendía o decía, al principio y al final del primer confinamiento en sus respectivos países. También respondieron a cuestionarios sobre la frecuencia con que ellos y sus hijos se implicaban en varias actividades durante el confinamiento, entre ellas leer juntos, el juego al aire libre y los juegos estructurados.

En general, los niños del estudio ganaron más palabras de lo previsto, según las normas poblacionales de los niños de su edad. Y mientras más tiempo pasaban leyendo con los padres, mayores fueron esas ganancias.

"Esto resalta el impacto considerable de la lectura compartida de libros para desarrollar el vocabulario de un niño", señaló Mayor.

La lectura compartida, afirmó Paul, es más que simplemente leerle un cuento al niño. Significa señalar a las imágenes, hacer preguntas e interactuar de otras formas para ayudar a los niños a aprender a comprender y utilizar el lenguaje.

"Es el tiempo que pasan juntos, con contribuciones del padre y el niño", añadió Paul.

Más información

La Asociación Americana del Habla, el Lenguaje y el Oído ofrece más información sobre el desarrollo del lenguaje en los niños.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Julien Mayor, PhD, professor, developmental psychology, University of Oslo, Norway; Natalia Kartushina, PhD, associate professor, department of linguistics and Scandinavian studies, University of Oslo, Norway; Diane Paul, PhD, CCC-SLP, senior director, clinical issues in speech-language pathology, American Speech-Language-Hearing Association, Rockville, Md.; Language Development Research, Feb. 7, 2022, online

Comparte tu opinión