Los casos de COVID aumentan de forma marcada entre los niños mientras inicia el año escolar

VIERNES, 3 de septiembre de 2021 (HealthDay News) -- Mientras el año escolar arranca en todo Estados Unidos, unos nuevos datos muestran que los casos de coronavirus están en aumento entre los niños.

Desde el principio de la pandemia, los niños han representado un 14.8 por ciento del total de casos, pero en la semana que acabó el 26 de agosto, ese porcentaje se disparó a un 22.4 por ciento, según la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP).

Los casos de COVID aumentan de forma marcada entre los niños mientras inicia el año escolar

Aunque los casos infantiles de COVID-19 se redujeron en verano, han "aumentado de forma exponencial" recientemente, con un aumento de más de cinco veces en el mes anterior, según la academia. Los casos infantiles pasaron de unos 38,000 en la semana que acabó el 22 de julio a más de 200,000 en la semana anterior.

Esa tasa es bastante superior al promedio que se ha observado a lo largo de la pandemia, y la tendencia es preocupante, ya que la variante Delta podría plantear un mayor peligro para los niños, la mayoría de los cuales todavía no son elegibles para las vacunas contra la COVID-19.

La academia recolectó los datos sobre la COVID-19 en 49 estados, la ciudad de Nueva York, Puerto Rico y Guam. En general, la tasa de casos infantiles de COVID-19 hasta el 26 de agosto era de 6,347 casos por cada 100,000 niños en la población, según la AAP.

Veinte estados reportaron más de 8,000 casos por cada 100,000. Tennessee, Carolina del Sur, Rhode Island, Dakota del Norte, Arkansas y Mississippi tenían las tasas más altas de casos infantiles por cada 100,000 niños, según los datos de la AAP.

En las estadísticas había una buena noticia.

"En este momento, parece que la enfermedad grave debido a la COVID-19 es poco común en los niños", concluyó el informe de la AAP. "Sin embargo, hay una necesidad urgente de recolectar más datos sobre los impactos a más largo plazo de la pandemia en los niños, lo que incluye las formas en que el virus podría dañar la salud física de los niños infectados a largo plazo, además de sus efectos emocionales y de salud mental".

En este momento, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. recomiendan el uso universal de máscaras bajo techo a todos los estudiantes, miembros del personal, maestros y visitantes a las escuelas desde el kínder hasta el último año de la escuela secundaria, independientemente del estatus de vacunación.

"Puedo asegurar que en la mayoría de lugares donde observamos aumentos y brotes no están implementando nuestras directrices actuales", comentó hace poco la directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky, y añadió que el aumento no es en las hospitalizaciones, sino en el número de casos, reportó CBS News.

Por otra parte, varios distritos escolares están tomando una medida más allá del uso de las máscaras al requerir que el personal se vacune, entre ellos la ciudad de Nueva York, Chicago y toda California, mientras los expertos señalan que una forma de mantener a los niños seguros es que los adultos que los rodean se vacunen, informó CBS News.

Pero los gobernadores de Texas y Florida ya han amenazado con castigar a los distritos que implementen las órdenes de obligatoriedad del uso de máscaras en las escuelas, aunque muchos distritos están desafiando sus órdenes.

Y por otro lado, el Departamento de Educación de EE. UU. anunció que está investigando a cinco estados (Iowa, Oklahoma, Carolina del Sur, Tennessee y Utah) por la preocupación de que su prohibición de las órdenes de obligatoriedad de las máscaras pudieran dejar a los estudiantes con discapacidades y afecciones de salud subyacentes más vulnerables a la COVID-19.

"Las máscaras salvan vidas y reducen la transmisión de la COVID-19", afirmó el miércoles en CBSN la Dra. Leslie Díaz, especialista en enfermedades infecciosas del Centro Médico Júpiter en Florida.

"La ciencia respalda que las máscaras funcionan y que debemos utilizarlas", enfatizó Díaz. "Sobre en los distritos escolares y las escuelas que están ahora inundados de todos los niños que vuelven y que no usarán el aprendizaje virtual".

La ciencia prueba que las máscaras funcionan para prevenir la propagación de la COVID-19, afirmó.

"Estamos en crisis... es una realidad que me acompaña cada día de mi vida. No puedo omitirla", lamentó Díaz. "El uso de las máscaras se ha convertido en una conducta muy relajada por aquí, y por todo Estados Unidos. No debería serlo".

Un panel asesor de la FDA se reunirá para hablar sobre las dosis de refuerzo

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. celebrará una reunión clave de su panel para hablar sobre las dosis de refuerzo de las vacunas contra el coronavirus el 17 de septiembre, apenas tres días antes de que la administración de Biden planifica comenzar a ofrecer las terceras dosis a los estadounidenses.

Aunque la sesión pública podría añadir claridad a lo que algunos piensan que ha sido un proceso de toma de decisiones confuso, también podría fomentar la controversia respecto al plan de la administración.

Paul Offit, miembro del panel y experto en vacunas del Hospital Pediátrico de Filadelfia, cuestionó si las dosis de refuerzo son necesarias en este momento, porque los datos indican que las vacunas siguen funcionando bien contra la COVID-19. Pero los funcionarios de la administración han enfatizado que la protección está menguando.

Aunque el objetivo manifiesto de la reunión es revisar los datos sobre las dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer, es probable que se planteen unas preguntas más amplias sobre las dosis de refuerzo, reportó el Washington Post. Éstas incluyen quién debería recibir las dosis de refuerzo, y en qué momento, y cuál es la obligación del país con otros países que luchan por obtener la primera y la segunda dosis de las vacunas.

Las recomendaciones del panel no son vinculantes. Pero una división entre el panel experto de la FDA y los funcionarios de la agencia podría hacer que para la agencia resulte más difícil aprobar las dosis de refuerzo.

Si el comité concluye que las dosis de refuerzo son necesarias, podría fortalecer a la jugada de la agencia para aprobar una tercera dosis de la vacuna de Pfizer, y para que luego haga lo mismo respecto a las dosis de refuerzo de las vacunas de Moderna y Johnson & Johnson, señaló el Post. El régimen de dos dosis de la vacuna de Pfizer recibió la aprobación completa de la FDA la semana pasada, mientras que las vacunas de Moderna y Johnson & Johnson todavía se administran bajo una autorización de uso de emergencia.

Peter Marks, director del Centro de Evaluación e Investigación de Productos Biológicos de la FDA, declaró al Post que "una revisión transparente, integral y objetiva de los datos por parte de la FDA es esencial para que la comunidad médica y el público continúen confiando en la seguridad y la efectividad de las vacunas contra la COVID-19".

Unos expertos externos elogiaron la cronología de la reunión, y dijeron que muestra que la agencia intenta mantener los procedimientos normales para la vacuna, a pesar de la urgencia que provoca la variante Delta, que es altamente transmisible. La administración de Biden anunció el 18 de agosto que habría dosis de refuerzo disponibles en la semana del 20 de septiembre para la mayoría de personas que se hayan vacunado del todo ocho meses antes, pendiendo la autorización de la FDA y de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. Pero los críticos señalan que, normalmente, la FDA, los CDC y sus consejeros revisarían los datos antes de que se anunciaran las decisiones.

"Es una buena señal que la FDA intente mantener un proceso regular", comentó Jason Schwartz, profesor asociado de políticas de salud e historia de la medicina de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Yale. Pero le dijo al Post que la reunión podría resultar "incómoda", y que se ha criticado a la administración por "una secuencia de eventos realmente desorganizada".

Ese argumento cobró más peso el martes cuando salió la noticia de que dos importantes funcionarios de vacunas se jubilarán este otoño. Marion Gruber, que dirige la Oficina de Investigación y Revisión de las Vacunas, dejará el puesto a finales de octubre. Se prevé que Philip Krause, el subalterno de Gruber, deje la agencia en noviembre. Ambos tienen décadas de experiencias con las vacunas, y han ayudado a orientar los esfuerzos de la agencia a lo largo del difícil periodo de la pandemia.

Personas familiarizadas con las decisiones dijeron al Post que Gruber ha estado hablando sobre la jubilación hace cierto tiempo, pero que la decisión de Krause fue más sorprendente. Dijeron que a ambos funcionarios les frustró lo que consideraron una invasión de la Casa Blanca en la capacidad de la agencia de analizar los datos y tomar decisiones independientes. Pero también comentaron que no sabían si este era el motivo de las jubilaciones, añadió el Post.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: CBS News; Washington Post

Comparte tu opinión