Las niñas más jóvenes corren el mayor peligro en un embarazo

VIERNES, 4 de noviembre de 2022 (HealthDay News) -- Cuando las niñas preadolescentes o las adolescentes muy jóvenes quedan embarazadas, se enfrentan a unas tasas más altas de complicaciones y a un mayor riesgo de acabar en la unidad de cuidados intensivos (UCI) que las adolescentes de más edad, encuentra un estudio reciente.

La pregunta sobre lo que sucede cuando una niña joven pasa por un embarazo y un parto se vuelve más relevante, después de que la Corte Suprema de EE. UU. revocara Roe contra Wade en junio, y las subsiguientes restricciones para el aborto que varios estados implementaron.

Las niñas más jóvenes corren el mayor peligro en un embarazo

En este estudio, los investigadores examinaron más de 90,000 expedientes de parto de chicas embarazadas de 10 a 19 años, y compararon los resultados de las niñas más jóvenes con las de las adolescentes con más edad.

"Nuestro estudio descubrió que, cuando se trata del parto, una niña o una adolescente muy joven embarazada no es simplemente una adolescente 'pequeña'", enfatizó la autora del estudio, Katherine Goodman, profesora asistente de epidemiología y salud pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland.

"Encontramos que las niñas de 10 a 13 años tenían un riesgo más alto de parto prematuro un 56 por ciento más alto, y un riesgo un 32 por ciento más alto de cesárea, en comparación con las que tenían de 14 a 17", dijo Goodman en un comunicado de prensa de la universidad.

Los datos provienen de la base de datos Premier Healthcare Database, un recurso nacional que incluye los datos de alrededor de una cuarta parte de todas las altas hospitalarias de EE. UU. Los investigadores estudiaron los casos de enero de 2019 a mayo de 2021.

En las niñas embarazadas de 10 a 13 años, ocurrió un parto prematuro en un 18.5 por ciento de los casos, en comparación con un 11.6 por ciento de las adolescentes de 14 a 17 años, y un 10.5 por ciento de las adolescentes mayores, las que tenían de 18 a 19 años.

Entre las niñas más jóvenes, alrededor de un 22 por ciento se sometieron a una cesárea, en comparación con un 16.4 por ciento de las chicas de 14 a 17 años, y un 20.1 por ciento de las adolescentes de 18 a 19 años.

Incluso cuando se tomó en cuenta la raza, la etnia, el tipo de seguro y el estatus de obesidad, las niñas más pequeñas tenían un aumento significativo en los riesgos del embarazo, en comparación con las que tenían apenas unos años más.

En el estudio, unos 68,000 de los embarazos fueron en adolescentes de 18 a 19 años, mientras que casi 23,000 fueron en chicas de 14 a 17 años, y 206 fueron en niñas de 10 a 13 años. En el grupo de menor edad, más de dos tercios de las pacientes se identificaron como negras o hispanas.

"Los hallazgos del estudio demuestran que un énfasis en la prevención del embarazo y de una atención adecuada si el embarazo ocurre, es importante, con acceso a una variedad completa de opciones, entre ellas el aborto, si el embarazo no es deseado", planteó la primera autora del estudio, la Dra. Beth Pineles, profesora asistente de la División de Medicina Materna y Fetal y el Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Pensilvania.

Los datos sobre las admisiones a la UCI son preliminares, y requieren confirmación en estudios futuros, anotaron los autores del estudio. Dijeron que encontraron que era notable que las tasas de admisión a la UCI de las niñas de 10 a 13 años fueran tres veces más altas que las de las que tenían de 14 a 19.

"Estos resultados complicados del embarazo son importantes. Pueden tener consecuencias de por vida, tanto para la madre como para el bebé", aseguró Goodman. "Las madres de dan a luz de forma prematura tienen más probabilidades de desarrollar hipertensión y problemas de la salud mental, entre ellos la depresión posparto y el trastorno por estrés postraumático. Los niños que nacen prematuros tienen un riesgo más alto de problemas del neurodesarrollo y respiratorios".

Los hallazgos se publicaron en la edición del 1 de noviembre de la revista Journal of the American Medical Association.

"Aunque el embarazo en las niñas muy jóvenes sigue siendo poco común en EE. UU., las disparidades raciales y étnicas siguen siendo marcadas, y apuntan a una urgente necesidad de salud que debemos resolver como país, con el fin de cerrar la brecha de desigualdad en la atención de la salud", señaló el Dr. Mark Gladwin, vicepresidente de asuntos médicos de la Universidad de Maryland, en Baltimore.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre las complicaciones del embarazo.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of Maryland School of Medicine, news release, Nov. 1, 2022

Comparte tu opinión