Las cirugías para perder peso son menos comunes en los estados con tasas altas de obesidad

Las cirugías para perder peso son menos comunes en los estados con tasas altas de obesidad
| Foto: ISTOCK

Los estadounidenses que viven en estados con tasas altas de obesidad son menos propensos a someterse a una cirugía para perder peso, señalan unos investigadores.

"Ninguno de los estados que tenían las cinco tasas más altas de obesidad están entre los primeros 20 en términos de la cirugía bariátrica [para perder peso], y todos menos uno están entre los 20 últimos en términos del rango económico", apuntó el coautor del estudio, el Dr. Eric DeMaria.

"Esto sugiere que los que tienen la necesidad más grande de cirugía [para perder peso], el estándar de la atención para la obesidad grave, podrían ser los que tengan el menor acceso y oportunidad de recibir el tratamiento", añadió DeMaria, jefe de la división de cirugía general/bariátrica en la Universidad del Este de Carolina, en Greenville, Carolina del Norte.

Por ejemplo, Carolina Occidental y Mississippi tienen dos de las tasas de obesidad más altas del país, pero quedan en el lugar 25 y en el 45, respectivamente, en cuanto a las tasas de cirugía para perder peso. Esos estados también tienen dos de las peores economías del país, mostró el estudio.

Basándose en su análisis, los autores del estudio concluyeron que la economía y la cobertura de seguro de un estado tienen un rol más importante en la determinación de las tasas de cirugías para perder peso que su tasa de obesidad.

El estudio se presentó el jueves en la reunión Semana de la Obesidad (Obesity Week) en Nashville, Tennessee, presentada por la Sociedad Americana de Cirugía Metabólica y Bariátrica (American Society for Metabolic and Bariatric Surgery, ASMBS) y la Sociedad de la Obesidad (Obesity Society).

Alabama, Arkansas y Luisiana siguieron a Carolina Occidental y a Mississippi como los estados con las tasas más altas de obesidad.

Washington, D.C., que también tenía la tasa más baja de obesidad del país, ocupó el primer lugar respecto a la cirugía para perder peso, mostraron los hallazgos.

Los siguientes cuatro estados con las tasas más altas de cirugía para perder peso fueron Delaware, Nueva Jersey, Nueva York y Massachusetts, que calificaron en los lugares 23, 36, 44 y 49 en cuanto a las tasas de obesidad, respectivamente. Todos esos estados cubren la cirugía para perder peso como beneficio esencial de la salud bajo la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act, con frecuencia conocida como Obamacare).

Según el coautor del estudio, el Dr. Wayne English, "la cirugía bariátrica sigue siendo uno de los tratamientos más subutilizados en EE. UU., y hay una gran variabilidad en su aplicación debido a las barreras al acceso, incluyendo la cobertura de seguro, las condiciones económicas y otros factores". English es profesor asociado de cirugía en la Universidad de Vanderbilt, en Nashville.

"Hay una gran necesidad de ofrecer cobertura universal para la cirugía [para perder peso], para que el tratamiento de una enfermedad potencialmente letal no sea determinado por el lugar donde uno vive", enfatizó English en un comunicado de prensa de la ASMBS.

Las investigaciones presentadas en reuniones médicas se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

En 2017, en Estados Unidos se realizaron más de 228,000 procedimientos bariátricos, lo que representa a alrededor de un 1% de los estadounidenses elegibles para la cirugía, anotaron los autores del estudio.

Entre los adultos elegibles se encuentran los que tienen un índice de masa corporal (IMC) de al menos 35 y una afección relacionada con la obesidad, por ejemplo la diabetes, o un IMC de al menos 40. El IMC es un estimado de la grasa corporal basado en la estatura y el peso.

Casi un 40% de los adultos estadounidenses son obesos (93 millones), y ningún estado tiene una tasa de obesidad inferior al 20%, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

La obesidad se asocia con un aumento en el riesgo de muchos problemas graves de la salud, entre ellos la diabetes tipo 2, la enfermedad cardiaca, el accidente cerebrovascular, la apnea del sueño y ciertos tipos de cáncer.

Más información

El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU. tiene más información sobre la cirugía para perder peso.

Comparte tu opinión