Las bebidas energéticas se vinculan con paro cardíaco en personas con afecciones cardíacas genéticas

JUEVES, 6 de junio de 2024 (HealthDay News) -- Las bebidas energéticas podrían contribuir a un paro cardiaco repentino en las personas con enfermedades cardiacas genéticas, advierte un estudio reciente.

El estudio se enfocó en siete pacientes que habían consumido una o más bebidas energéticas justo antes de su paro cardiaco, de un grupo de 144 supervivientes de paro cardiaco tratados en la Clínica Mayo.

Las bebidas energéticas se vinculan con  paro cardíaco en personas con afecciones cardíacas genéticas

"Aunque el riesgo relativo es pequeño y el riesgo absoluto de muerte súbita tras consumir una bebida energética es incluso menor, los pacientes con una muerte súbita conocida que predispone a la enfermedad cardiaca genética deben sopesar los riesgos y beneficios de consumir esas bebidas en la balanza", planteó el investigador principal, el Dr. Michael Ackerman, cardiólogo genético de la Clínica Mayo.

Las bebidas energéticas contienen entre 80 miligramos (mg) y 300 mg de cafeína por porción, en comparación con los 100 mg que se encuentran en una taza de café de 8 onzas, anotaron los investigadores. También contienen otros estimulantes como la taurina y el guaraná que no están regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU.

Los médicos creen que estos ingredientes de bebidas energéticas podrían alterar la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la función del músculo cardíaco de una manera que podría provocar problemas en el ritmo cardíaco y, en última instancia, hacer que el corazón se detenga repentinamente.

El nuevo estudio aparece en la edición del 6 de junio de la revista Heart Rhythm.

Al observar a los siete pacientes del estudio, Ackerman anotó que es probable que otros factores contribuyeran a su paro cardiaco. Estos incluyen la privación del sueño, la deshidratación, la dieta o el ayuno extremo y el uso de medicamentos que interfieren con el ritmo cardíaco.

"Como tal, lo más probable es que el consumo inusual de bebidas energéticas se combinara con otras variables para crear una 'tormenta perfecta' de factores de riesgo, lo que condujo a un paro cardiaco repentino en estos pacientes", señaló Ackerman en un comunicado de prensa de la revista.

En un editorial acompañante, el cardiólogo italiano Dr. Peter Schwartz dijo que es de "sentido común" considerar que las bebidas energéticas son un contribuyente potencial al paro cardiaco.

"Los críticos podrían decir de estos hallazgos: 'Es solo una asociación por casualidad'. Nosotros, así como el grupo de la Clínica Mayo, somos perfectamente conscientes de que no hay evidencia clara y definitiva de que las bebidas energéticas realmente causen arritmias potencialmente mortales y que se necesitan más datos, pero seríamos negligentes si no estuviéramos haciendo sonar la alarma", dijo Schwartz, director del Laboratorio de Genética Cardiovascular del IRCCS Istituto Auxologico Italiano en Milán.

Más información

Los Institutos Nacionales de Salud ofrecen más información sobre las bebidas energéticas.

FUENTE: Elsevier, comunicado de prensa, 6 de junio de 2024

Comparte tu opinión