Las aplicaciones de recordatorios en los teléfonos inteligentes podrían ayudar en la demencia inicial

JUEVES, 18 de noviembre de 2021 (HealthDay News) -- A pesar de los estereotipos sobre los adultos mayores y la tecnología, un pequeño estudio sugiere que los adultos mayores en las etapas tempranas de la demencia pueden utilizar aplicaciones de teléfonos inteligentes como ayudas para la memoria.

Los investigadores encontraron que las personas mayores con un deterioro leve en la memoria y el pensamiento no solo pudieron aprender a utilizar las aplicaciones, sino que dijeron que las ayudas digitales hacían que sus vidas fueran más fáciles.

Las aplicaciones de recordatorios en los teléfonos inteligentes podrían ayudar en la demencia inicial

Las aplicaciones no tuvieron un diseño especial. El estudio evaluó los efectos de dos características básicas de los teléfonos inteligentes: una aplicación de recordatorios que notifica los eventos programados, y una aplicación de grabadora digital (como la aplicación de notas de voz de los iPhones).

"No intentábamos reinventar la rueda", comentó el investigador principal, Michael Scullin, profesor asociado de psicología y neurociencias de la Universidad de Baylor en Waco, Texas.

En los adultos de a partir de 52 años, ambos tipos de aplicaciones resultaron fáciles de usar, y los ayudaron a recordar las tareas diarias. Al final del ensayo de cuatro semanas, los participantes otorgaron unas calificaciones más altas a su calidad de vida.

"Nos complació ver que de verdad mejoró sus vidas diarias", aseguró Scullin.

Pero requirió cierto entrenamiento. Cada participante recibió una sesión de entrenamiento, no solo sobre el uso de la aplicación, sino también del teléfono inteligente.

Scullin dijo que la mayoría tenían un teléfono inteligente antes del estudio, pero que en general no lo usaban mucho.

"Quizá se debía a que nadie nunca les había indicado los pasos", planteó.

El equipo de Scullin comenzó con los puntos básicos (incluso cómo encender el teléfono), y entonces avanzó a lecciones sobre la aplicación de ayuda de memoria estándar del teléfono.

"Para ellos, aprenderlo no fue 'demasiado difícil'", apuntó Scullin.

Quizá haya un estereotipo de que a los adultos mayores no les gusta la tecnología. Pero es un mito, según el Dr. Howard Fillit, director ejecutivo fundador de la Alzheimer's Drug Discovery Foundation, una organización sin fines de lucro.

"No creo que los datos muestren que los adultos mayores no puedan o no quieran utilizar tecnología", señaló Fillit, que no participó en el estudio.

Por un lado, anotó, muchos adultos mayores consideran a la tecnología como una forma de mantenerse socialmente implicados.

Pero aparte de esto, dijo Fillit, hay un creciente interés en el uso de la tecnología digital para respaldar la salud de los adultos. Un ejemplo es el Apple Watch (un reloj), y su capacidad de detectar ciertas arritmias cardiacas.

Y, de hecho, señaló Fillit, ya se está realizando investigación para desarrollar tecnologías digitales que puedan ayudar a detectar el Alzheimer antes, mediante la recolección de datos sobre la conducta y el rendimiento mental de los usuarios.

Parte de lo notable del nuevo estudio es el enfoque en la practicidad, según Fillit.

"Aborda un problema común y prevalente en las personas con un deterioro cognitivo leve", dijo.

Se trata básicamente de recordar hacer las tareas de rutina, como tomar los medicamentos o hacer una llamada telefónica importante.

En el estudio, que se publicó en la edición del 17 de noviembre de la revista Journal of the American Geriatrics Society, participaron adultos mayores que habían recibido un diagnóstico de demencia en etapa temprana o de deterioro cognitivo leve. Esto último se refiere a unas dificultades con la memoria u otras habilidades mentales, que podrían progresar hasta la demencia.

Los participantes se asignaron al azar a utilizar la aplicación de recordatorios o la aplicación de grabadora digital de voz que eran estándar en sus teléfonos. A los que utilizaron la aplicación de grabadora se les animó a grabar "intenciones", por ejemplo "Voy a llamar a mi hermano a las 7 p.m.".

Dos veces por semana, se pidió a los participantes que llamaran a un número telefónico de la investigación en un día específico, y que tomaran fotos en un lugar específico.

En promedio, los grupos de ambas aplicaciones cumplieron más o menos la mitad de esas tareas. Esto es en comparación con una tasa del 20 por ciento en estudios anteriores en que se asignaron tareas de memoria similares a personas con un deterioro leve, según el equipo de Scullin.

Y la mayoría de los participantes (dos tercios) reportaron una mejora en el rendimiento diario de su memoria.

Pero hay salvedades. Fillit dijo que las personas con demencia temprana, en lugar de un deterioro cognitivo leve, podrían tener más dificultades con las aplicaciones de los teléfonos inteligentes.

Y para algunas personas mayores, advirtió Scullin, llevar un teléfono encima podría presentar un riesgo de caídas. Poner el teléfono en un bolsillo cuando vayan a moverse, para tener ambas manos libres, sería importante, anotó.

Beth Kallmyer es vicepresidenta de atención y respaldo de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association).

Apuntó que el grupo "anima al uso y a un mayor desarrollo de nuevas tecnologías que puedan ayudar a las personas que viven con Alzheimer".

En cuanto a las personas en las etapas tempranas de la demencia, dijo Kallmyer, tecnologías como los teléfonos inteligentes y los GPS (sistemas de posicionamiento global) podrían ayudarlas a orientarse a través de ciertas dificultades de la enfermedad.

Pero las cosas cambian a medida que la demencia avanza. "Incluso las mejores tecnologías no ofrecerán beneficios a los que carecen de la cognición para utilizarlas o comprenderlas", lamentó Kallmyer.

Scullin añadió que su equipo planifica realizar un estudio a más largo plazo para ver qué tan bien las aplicaciones de memoria siguen ayudando a las personas con un deterioro más leve con el tiempo.

Más información

La Sociedad del Alzheimer (Alzheimer's Society) ofrece más información sobre la demencia y el uso de la tecnología.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Michael Scullin, PhD, associate professor, psychology and neuroscience, Baylor University, Waco, Texas; Howard Fillit, MD, founding executive director and chief science officer, Alzheimer's Drug Discovery Foundation, New York City; Beth Kallmyer, MSW, vice president, care and support, Alzheimer's Association, Chicago; Journal of the American Geriatrics Society, Nov. 17, 2021, online

Comparte tu opinión