Terapia y coaches en línea aliviarían los trastornos de la alimentación

Terapia y coaches en línea aliviarían los trastornos de la alimentación

La mayoría de los estudiantes universitarios con un trastorno de la alimentación nunca buscan tratamiento, pero más de 8 de cada 10 estuvieron dispuestos a probar un nuevo tratamiento que combina una terapia orientada de forma digital con la ayuda de un coach, informa un estudio reciente.

Y lo que es incluso mejor, la nueva técnica es más efectiva para reducir los síntomas de un trastorno de la alimentación que la atención usual que los estudiantes reciben.

"Los trastornos de la alimentación se pueden asociar con mucha vergüenza, y hay muchas barreras contra el tratamiento. Los estudiantes quizá perciban que no tienen tiempo para el tratamiento. Podrían sentir que el centro de consejería no puede ayudar, o tal vez no desean que los vean en el centro de consejería", explicó la autora del estudio, Ellen Fitzsimmons-Craft, profesora asistente de psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis.

"Nuestro estudio encontró que la intervención digital de terapia cognitivo conductual (TCC) fue superior a la atención usual [para reducir la depresión y las conductas relacionadas con los trastornos de la alimentación]. Y al menos un 80 por ciento de aquellos a quienes se ofreció la intervención digital iniciaron el tratamiento, en comparación con un 28 por ciento en la atención estándar, de forma que la TCC digital aumentó el número de estudiantes universitarios que iniciaron el tratamiento", señaló Fitzsimmons-Craft.

Los trastornos de la alimentación, como la bulimia o el trastorno por atracón, afectan a hasta un 13.5 por ciento de las mujeres universitarias y a casi un 4 por ciento de los hombres universitarios, según el estudio. Estos trastornos pueden provocar otros problemas de la salud, y reducir la calidad de vida.

El estudio actual incluyó a 690 mujeres en edad universitaria con un trastorno de la alimentación de atracones o de purgas. El estudio no incluyó a las mujeres con anorexia nerviosa.

Las voluntarias del estudio se reclutaron a través de una encuesta en línea. Provenían de 27 universidades de EE. UU.

Fueron asignadas al azar a uno de dos grupos de tratamiento: 385 mujeres recibieron la terapia cognitivo conductual digital, y 305 recibieron la atención usual (una remisión al centro de consejería de su campus).

Denise Wilfley, autora sénior del estudio y profesora de psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis, explicó que el tratamiento con TCC digital "se enfocó en el desarrollo de unos patrones de alimentación regulares, encontrar otras formas de gestionar los desencadenantes, mejorar la imagen corporal y la autoestima".

La TCC digital estaba disponible en cualquier momento. "Tener acceso en tiempo real al tratamiento pareció crear una mayor disposición a implicarse en el tratamiento", anotó Wilfley.

El nuevo tratamiento también incluyó a coaches. "Cada usuaria se emparejó con un coach que ofreció respaldo mediante mensajes de texto asincrónicos, y que ofreció llamadas telefónicas a principio y al final del programa. Los coaches fomentaron la motivación, ayudaron a abordar las barreras contra el tratamiento y establecieron metas", explicó Fitzsimmons-Craft.

Wilfley se mostró de acuerdo, y añadió que los coaches también dieron a las que recibieron el tratamiento una sensación de responsabilidad y las ayudaron a sentirse menos solas.

Los investigadores no encontraron ninguna diferencia entre los dos grupos en términos de la abstinencia completa de cualquier conducta del trastorno de la alimentación. Pero sí observaron una mayor reducción en los atracones, otras conductas de los trastornos de la alimentación como los vómitos, y la depresión en el grupo que participó en la TCC/el coaching digital.

Ambas expertas dijeron que, ahora mismo, este tipo de intervención podría resultar particularmente útil. "El acceso a la terapia presencial desapareció de inmediato con la COVID-19. Los tratamientos de autoayuda guiada podrían aumentar el acceso a la atención durante la COVID y más allá", aseguró Fitzsimmons-Craft.

Wilfley anotó que los trastornos de la alimentación han empeorado durante la COVID, así que "contar con la oportunidad de tener un respaldo y mantener el distanciamiento social es muy beneficioso".

El estudio se publicó en la edición del 31 de agosto de la revista JAMA Network Open.

Jessy Warner-Cohen, psicóloga sénior de Northwell Health en Lake Success, Nueva York, aseguró que "este estudio es un acontecimiento emocionante en varios niveles. Integra una intervención basada en las evidencias con la tecnología. Aunque la intervención está basada en una aplicación, también hubo una interacción individual con los terapeutas".

Comentó que, con frecuencia, las personas evitan el tratamiento porque les preocupa que alteren su rutina diaria. Pero este estudio muestra que "es posible obtener ayuda en cualquier momento y en cualquier lugar que se necesite".

El Dr. Jess Shatkin es autor de un editorial publicado junto con el estudio, y vicepresidente de educación del Centro de Estudios sobre los Niños del Centro Médico Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York. "Contar con una herramienta que permita que las personas no tengan que acudir a alguien de forma presencial ofrece un acceso muy bueno a un punto de tratamiento. El mayor problema es lograr que las personas vayan a un tratamiento para una afección en que las personas viven con una vergüenza extraordinaria. Obtener atención no les resulta fácil", lamentó.

Shatkin sugirió que las personas que reciban tratamiento digital quizá necesiten cierta atención presencial, sobre todo para asegurarse de que no sufren de otras afecciones psiquiátricas, por ejemplo de depresión. "Mientras más diluimos la atención individual, hay que garantizar que se monitorice a las personas de forma adecuada. Creo que debemos evaluar todo lo demás que puede suceder junto con un trastorno de la alimentación. Estas afecciones raras veces existen de forma aislada", añadió.

Comparte tu opinión