La dieta es la clave para una mejor salud en las personas con diabetes

MARTES, 10 de agosto de 2021 (HealthDay News) -- Una dieta rica en verduras frescas, frutas y fibra tiene beneficios significativos para las personas con diabetes, confirma una nueva revisión de la investigación.

Los médicos han recomendado durante mucho tiempo este tipo de régimen alimenticio de "bajo índice glucémico" para ayudar a los pacientes a manejar la diabetes y mantener estables los niveles de azúcar en la sangre. La nueva revisión de los hallazgos de 29 ensayos distintos respalda estos consejos.

La dieta es la clave para una mejor salud en las personas con diabetes

"Aunque los efectos fueron pequeños, fueron importantes", aseguró el Dr. John Sievenpiper, coautor del estudio y profesor asociado de ciencias de la nutrición y medicina de la Universidad de Toronto. "Creo que ofrece una oportunidad para ayudar a los pacientes a conseguir sus objetivos de tratamiento de la diabetes mediante la dieta", añadió.

Los ensayos que se revisaron en este estudio investigaron los efectos de una dieta de un índice glucémico, o carga glucémica, bajo en 1,617 pacientes con diabetes tipo 1 o 2 durante tres o más semanas. La mayoría eran de mediana edad y tenían sobrepeso u obesidad. Su diabetes estaba controlada de forma moderada y utilizaban medicación o insulina.

El índice glucémico mide la rapidez con que los distintos alimentos afectan a los niveles de azúcar en la sangre.

Investigaciones anteriores hallaron que los alimentos con un índice glucémico bajo ayudan a mantener estables los niveles de azúcar en la sangre y a reducir el riesgo de enfermedades cardiacas en las personas con diabetes.

En esta revisión de la investigación, las dietas de bajo índice glucémico se relacionaron con unos niveles más bajos de azúcar en la sangre con un alto grado de certeza de la evidencia.

Con certeza moderada, la dieta se asoció con una reducción del azúcar en la sangre en ayunas, del colesterol LDL (el "malo"), el peso y una proteína involucrada en la inflamación.

Las dietas no parecieron afectar a los niveles de insulina en sangre ni al colesterol HDL (el "bueno"), a la circunferencia de la cintura o la presión arterial, encontró la revisión.

La dieta es la piedra angular de la terapia para la diabetes, afirmó Sievenpiper. Aunque los pacientes de los estudios revisados ya tomaban medicación o insulina, añadir posteriormente una dieta de bajo índice glucémico también podría ayudar, mostró la evidencia.

Laura Chiavaroli, miembro postdoctoral de la Universidad de Toronto, lideró la revisión de la investigación.

Cuando se trata de elegir carbohidratos, dijo que las personas con diabetes idealmente deben escoger alimentos integrales y de origen vegetal, como verduras, frutas, legumbres y cereales integrales.

"Con el aumento actual de la popularidad de las dietas basadas en los alimentos de origen vegetal, [esta investigación] aparece en un buen momento, en el que las personas son un poco más conscientes de este tipo de alimentos", dijo Chiavaroli.

Una gran conclusión del estudio es que no todos los carbohidratos son iguales.

Sievenpiper dijo que "todos los carbohidratos no son malos. Y existen ventajas de elegir los carbohidratos de bajo índice glucémico".

Esto incluye eliminar los cereales refinados en favor de los integrales con fibra "pegajosa", como la avena y la cebada, dijo. En su forma tradicional, la dieta mediterránea tiene un índice glucémico bajo, añadió.

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 5 de agosto de la revista BMJ.

La investigación se realizó, en parte, para actualizar las directrices de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (European Association for the Study of Diabetes).

La Asociación Americana de Endocrinología Clínica (American Association of Clinical Endocrinology) también está actualizando sus directrices, y la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association) ha incluido actualizaciones de sus estándares de cuidados, según el Dr. Karl Nadolsky, profesor clínico asistente de la Facultad de Medicina Humana de la Universidad Estatal de Michigan, en East Lansing.

Sustituir los alimentos refinados, procesados y de alto contenido energético por alimentos integrales automáticamente da como resultado una dieta con un índice glucémico y una ingesta energética más bajas, dijo.

"El equilibrio energético es importante. Sabemos que reducir nuestra ingesta energética ayuda con la obesidad y ... las enfermedades como la diabetes tipo 2", afirmó Nadolsky, que no participó en el estudio. "Sabemos que el patrón de la dieta mediterránea, obtener las grasas de los frutos secos, de las semillas y todo este tipo de alimentos, es mejor para el riesgo cardiovascular y la diabetes".

Las personas pueden necesitar dietas individualizadas según sus circunstancias. Por ejemplo, un deportista con un 5 por ciento de grasa corporal tendrá unas necesidades diferentes que la mayoría, lo que incluye más alimentos con un alto índice glucémico, señaló Nadolsky. Otras personas quizá deban aumentar el consumo de alimentos de origen vegetal, aunque en ocasiones consuman pescado o carne de alta calidad.

Sustituir el pan blanco, la masa de pizza, las bebidas endulzadas con azúcar y los productos horneados por verduras, frijoles, legumbres y frutas tiene sentido, añadió.

"Tienen un índice y una carga glucémica bajas. Es una ingesta menor de energía. Tiene una mayor cantidad de fibra, de la que se habla en este estudio", concluyó Nadolsky. "Así que cuando lo hace, acaba obteniendo todos estos beneficios".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre la planificación de las comidas para las personas con diabetes.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: John Sievenpiper, MD, PhD, associate professor, nutritional sciences and medicine, University of Toronto, and consultant physician, St. Michael's Hospital, Toronto; Laura Chiavaroli, PhD, postdoctoral fellow, University of Toronto, Canada; Karl Nadolsky, DO, assistant clinical professor, Michigan State University College of Human Medicine, East Lansing, and endocrinologist/obesity medicine specialist, Spectrum Health, Grand Rapids, Mich.; BMJ, Aug. 5, 2021, online

Comparte tu opinión