Incluso un ejercicio ligero puede ayudar a las rodillas con artritis

MARTES, 24 de enero de 2023 (HealthDay News) -- Incluso unas sesiones breves de ejercicio ligero pueden ayudar a los millones de personas que sufren de osteoartritis de rodilla a aliviar el dolor y mejorar su rango de movimiento.

La osteoartritis de rodilla, la forma de desgaste de la enfermedad, ocurre cuando el cartílago entre los huesos se descompone, lo que provoca dolor, rigidez e hinchazón.

Incluso un ejercicio ligero puede ayudar a las rodillas con artritis

Los investigadores de un nuevo estudio compararon una dosis alta y una dosis baja de ejercicio en 189 personas con osteoartritis de rodilla. Todos hicieron ejercicio tres veces por semana durante 12 semanas. Los ejercicios incluyeron el ciclismo al aire libre y varios tipos de ejercicios para la parte inferior del cuerpo, por ejemplo sentadillas sin carga y extensiones de rodilla. Los ejercicios sin carga utilizan bandas o poleas para quitar el peso de la articulación de la rodilla y minimizar el dolor.

Las personas en el grupo de dosis alta realizaron 11 ejercicios en sesiones de 60 a 90 minutos. Las personas del grupo de dosis baja realizaron cinco ejercicios durante sesiones de 20 a 30 minutos.

¿El resultado? Todos mostraron mejoras en una escala estándar que medía el dolor de la osteoartritis y la función de la rodilla a los tres, seis y 12 meses. Las personas en el grupo de dosis alta sí mostraron unas mayores mejoras en la función de la rodilla durante el deporte y la recreación a los seis meses, lo que sugiere que un programa de dosis alta podría ser mejor para los deportistas y los que hacen ejercicio los fines de semana.

El estudio, dirigido por Wilhelmus Johannes Andreas Grooten, fisioterapeuta del Instituto Karolinska, en Estocolmo, se publicó en la edición en línea del 24 de enero de la revista Annals of Internal Medicine.

Unos expertos independientes apuntaron con rapidez que el mejor plan de ejercicio para una persona con osteoartritis de rodilla debería adaptarse a su estilo de vida, metas y capacidades.

Jack Fitzgerald es un fisioterapeuta del Hospital de Cirugías Especiales, en la ciudad de Nueva York. Diseña e implementa de manera rutinaria planes de ejercicio para las personas con osteoartritis de rodilla.

Afirmó que los resultados del nuevo estudio son "música para los oídos de cualquier fisioterapeuta", y apuntó que los participantes del estudio mostraron unas mejoras significativas en los síntomas de rodilla, y que el cumplimiento del programa fue excelente en ambos grupos.

Esto se debe en parte al hecho de que el ejercicio se recetó basándose en un dolor mínimo o ningún dolor, enfatizó Fitzgerald.

"Independientemente de la dosis de ejercicio, cuando podemos recetar el ejercicio dentro de unos límites libres de dolor, hay mayores esperanzas de que los pacientes respondan bien al tratamiento", aseguró.

"Si receta ejercicio a estos pacientes teniendo en cuenta lo que más les conviene, el programa debe ser específico para los gustos y las metas del paciente, teniendo en cuenta los principios de carga de la gestión del dolor", añadió Fitzgerald.

El ejercicio es una parte esencial del tratamiento de la osteoartritis de rodilla, afirmó la Dra. Sonali Khandelwal, profesora asociada de medicina interna del Colegio de Medicina Rush, en Chicago.

"Un componente de la osteoartritis de rodilla es el debilitamiento de los músculos que rodean a la rodilla, y el ejercicio fortalece a estos músculos de respaldo", apuntó.

A muchas personas les preocupa que el ejercicio empeore a la osteoartritis de rodilla, pero esto no es cierto, señaló Khandelwal.

"Cuando se receta un plan, es importante evaluar el riesgo de caídas y el historial de ejercicio de una persona", planteó. "En las personas que nunca han hecho ejercicio, tan solo moverse y caminar ya hace mucho".

Las medidas conservadoras, como la fisioterapia y el ejercicio, son los tratamientos de primera línea para el dolor de la osteoartritis de rodilla, dijo Khandelwal. Luego vienen las inyecciones de esteroides y de ácido hialurónico, y los analgésicos como los antiinflamatorios no esteroides o el acetaminofén.

"Cuando las medidas conservadoras no funcionan, el dolor es un 10 de 10, y la persona no puede realizar las actividades de la vida diaria, se puede pensar en la cirugía", dijo.

"Es magnífico ver estudios como este, dado que los resultados de la cirugía no duran para siempre", comentó Khandelwal.

El Dr. David Pisetsky, profesor de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte, se mostró de acuerdo.

"La actividad es importante para las personas con osteoartritis de rodilla, para mantener la fuerza y el rango de movimiento", dijo. "El ejercicio debe ser fácil de hacer... caminar es una buena opción".

Otras opciones incluyen nadar, el uso de una bicicleta estacionaria, y el ejercicio con pesas ligeras.

Más información

La Arthritis Foundation ofrece más información sobre la osteoartritis de rodilla, sus causas y tratamientos.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Jack Fitzgerald, DPT, physical therapist, Hospital for Special Surgery, New York City; Sonali Khandelwal, MD, associate professor, internal medicine, Rush Medical College, Chicago; David Pisetsky, MD, PhD, professor, medicine, Duke University School of Medicine, Durham, N.C; Annals of Internal Medicine, Jan. 24, 2023

Comparte tu opinión