En las mujeres, los problemas de vejiga empeoran con la edad, confirma un estudio

VIERNES, 17 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- Un nuevo estudio confirma lo que muchas mujeres mayores quizá ya sepan: en las mujeres, los problemas de vejiga empeoran con la edad.

Los investigadores encontraron que las mujeres postmenopáusicas de entre 45 y 54 años de edad son más propensas a tener el síndrome de vejiga hiperactiva, y que la obesidad y los partos múltiples aumentan su riesgo de incontinencia de esfuerzo (pérdidas de orina).

En las mujeres, los problemas de vejiga empeoran con la edad, confirma un estudio

La incontinencia urinaria es común entre las mujeres, en general. Se estima que un 17 por ciento de las mujeres estadounidenses se ven afectadas una vez llegan en la veintena. Esto aumenta a un 38 por ciento de las que tienen a partir de 60 años, muestra la investigación.

"Dado el efecto negativo significativo en la calidad de vida y la presencia de estrategias efectivas para la gestión de estos molestos síntomas, los profesionales clínicos deben preguntar a las mujeres de forma rutinaria sobre la incontinencia urinaria", planteó la Dra. Stephanie Faubion, directora médica de la Sociedad Norteamericana de la Menopausia (North American Menopause Society, NAMS), que publicó los hallazgos en la edición en línea del 15 de diciembre de su revista Menopause.

Hay dos tipos principales de incontinencia urinaria.

Una, la incontinencia imperiosa, es la pérdida involuntaria de orina asociada con la necesidad urgente de vaciar la vejiga. La otra, la incontinencia de esfuerzo, es provocada por un esfuerzo físico, como las actividades deportivas, estornudar, reír y toser. Las mujeres son más propensas a sufrir de incontinencia de esfuerzo.

Las que tienen el síndrome de vejiga hiperactiva tienen urgencia urinaria y, en general, una necesidad más frecuente de orinar, junto con la incontinencia.

Aunque ha habido mucha investigación sobre los problemas de vejiga de las mujeres, este es el estudio más grande conocido, con datos de más de 12,000 mujeres, señaló la NAMS en un comunicado de prensa de la sociedad.

El estudio encontró un vínculo significativo entre la posmenopausia y una vejiga hiperactiva en las mujeres de 45 a 54 años. También encontró que la incontinencia de esfuerzo podría aliviarse tras la menopausia.

Pero el riesgo de incontinencia de esfuerzo aumentó con el número de veces que una mujer había dado a luz y con un IMC más alto, según el estudio. (El IMC, o índice de masa corporal, es un estimado de la grasa corporal basado en la estatura y el peso).

Otros factores de riesgo asociados con los problemas de la vejiga en las mujeres fueron fumar, la diabetes, la histerectomía y el uso de la terapia hormonal.

Se necesitan más estudios para examinar el tiempo desde la menopausia y los síntomas de la vejiga hiperactiva, según Kunihiko Hayashi, de la Universidad de Gunma, en Japón, y sus colaboradores.

Faubion dijo que el estudio muestra lo generalizado que está el problema.

"Este estudio subraya lo común que es la incontinencia urinaria en las mujeres, ya que casi una de cada cinco mujeres japonesas reportaron incontinencia urinaria relacionad con [una vejiga hiperactiva] o [incontinencia urinaria de esfuerzo] en el mes anterior", añadió. Las mujeres de mediana edad estaban particularmente afectadas por la incontinencia de esfuerzo (un 18 por ciento de las de 50 a 54 años), encontró el estudio.

Más información

La Oficina para la Salud de la Mujer de EE. UU. ofrece más información sobre la incontinencia urinaria.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: North American Menopause Society, news release, Dec. 15, 2021

Comparte tu opinión