COVID: muchos enfermos y lesionados evitan las sala de emergencias

COVID: muchos enfermos y lesionados evitan las sala de emergencias

Las visitas a las salas de emergencias de los hospitales se redujeron de manera marcada en marzo cuando la pandemia de la COVID-19 comenzó a confinar a las personas en casa, y un nuevo estudio informa que nunca volvieron a la normalidad.

"Este es un caso en que los mensajes públicos parecieron haber funcionado demasiado bien", señaló el investigador, el Dr. Edward Melnick, profesor asociado de medicina de emergencias de la Universidad de Yale en New Haven, Connecticut. "Dijimos 'quédense en casa', y la gente escuchó 'quédense en casa a toda costa para evitar la COVID-19'".

Su equipo analizó los datos de 24 departamentos de emergencias de cinco sistemas de atención de la salud en Estados Unidos entre enero y abril de 2020. Los departamentos de emergencias variaban mucho, y ofrecían sus servicios a pequeñas poblaciones rurales además de grandes poblaciones urbanas, con un volumen que iba desde 12,500 a 115,000 pacientes al año. Los investigadores se enfocaron en las visitas diarias a emergencias y las admisiones a los hospitales.

A medida que el número de casos de la COVID-19 aumentó, las visitas al departamento de emergencias se redujeron en los cinco estados estudiados.

El declive en las visitas al departamento de emergencias comenzó la semana del 11 de marzo. Las reducciones más grandes fueron en Nueva York (de un 64 por ciento), seguido de Massachusetts (un 57 por ciento), Connecticut (un 49 por ciento), Carolina del Norte (un 47 por ciento) y Colorado (un 42 por ciento).

En el mismo periodo, las admisiones al hospital desde el departamento de emergencias se dispararon, junto con los aumentos estatales en la COVID-19. El aumento varió entre un 22 por ciento en Carolina del Norte y un 149 por ciento en Nueva York, encontraron los investigadores.

Después del 8 de abril, las visitas al departamento de emergencias comenzaron a aumentar, pero nunca volvieron a la normalidad, comentó Melnick en un comunicado de prensa de la universidad.

Dijo que las autoridades de salud pública deben enviar un mensaje más matizado, de forma que las personas se den cuenta de que, incluso durante una pandemia, es esencial acudir al departamento de emergencias para las lesiones y enfermedades graves.

"Nuestro nuevo grito de guerra es que los hospitales son seguros", añadió Melnick. "Pocos hospitales fuera de Nueva York se acercaron a superar su capacidad durante marzo y abril de 2020. Esto significa que muchas personas que sufrían de enfermedades que no eran la COVID-19 y lesiones quizá se hayan quedado en casa, y sufrido de forma innecesaria, o incluso fallecido, porque tenían demasiado miedo como para ir".

El informe se publicó en la edición en línea del 3 de agosto de la revista JAMA Internal Medicine.

Comparte tu opinión