El desinfectante de manos está dañando a los ojos de los niños, con frecuencia gravemente

El desinfectante de manos está dañando a los ojos de los niños, con frecuencia gravemente

VIERNES, 22 de enero de 2021 (HealthDay News) -- El explosivo aumento en el uso de los desinfectantes de manos con alcohol durante la pandemia de COVID-19 ha tenido una peligrosa consecuencia accidental: lesiones oculares en los niños.

Los investigadores utilizaron datos de un centro de control de intoxicaciones francés y de un hospital en París, y reportaron que las lesiones oculares accidentales en los niños y adolescentes de menos de 18 años se multiplicaron por siete durante un periodo de cinco meses del año pasado, en comparación con 2019.

Las lesiones oculares debidas a la exposición a los desinfectante de manos "son una complicación conocida", afirmó la Dra. Sonal Tuli, una vocera clínica de la Academia Americana de Oftalmología (American Academy of Ophthalmology, AAO) que revisó los hallazgos del estudio.

"Es preocupante no solo para los niños, sino también para los adultos y los trabajadores de la atención de la salud", advirtió Tuli. "Hasta donde sepa, no ha habido estudios parecidos en EE. UU., pero sospecho que aquí también están ocurriendo lesiones similares".

El nuevo estudio se publicó en la edición en línea del 21 de enero de la revista JAMA Ophthalmology.

Los desinfectantes de manos consisten sobre todo en etanol o alcohol isopropílico (de un 60 a un 95 por ciento), que son tóxicos para las estructuras delicadas, como los ojos, anotó la Dra. Sonam Yangzes, asesora de la división de servicios de lente, córnea y refracción del Instituto del Ojo Grewal en Chandigarh, India.

Como tal, la exposición a los desinfectantes "podría conducir a la ceguera, debido al desarrollo de una úlcera o derretimiento de córnea", comentó Yangzes, coautora de un editorial que se publicó junto con el estudio. El aumento en el uso de los productos durante la pandemia de la COVID-19 ha hecho "que los niños sean más vulnerables a las lesiones relacionadas con los ojos", apuntó.

El estudio fue dirigido por el Dr. Gilles Martin, oftalmólogo del Rothschild Foundation Hospital, en París. Él y sus colaboradores utilizaron datos de 2019 y 2020, recolectados por los Centros de Control de Intoxicaciones (CCI) de Francia y un hospital pediátrico de oftalmología, en París.

La revisión incluyó las llamadas por lesiones pediátricas y de emergencia provocadas por la exposición al desinfectante de manos entre niños y adolescentes menores de 18 años.

Entre abril y agosto de 2019, esos casos conformaron alrededor de un 1.3 por ciento de todas las llamadas a los CCI franceses. Pero esa cifra se disparó a un 9.9 por ciento durante el mismo periodo en 2020, un aumento de más de siete veces.

Esto equivalió a 232 casos el año pasado, un aumento frente a 33 en 2019.

La buena noticia es que la mayoría de los casos fueron relativamente leves, lo que significa algo de dolor en el ojo, sensaciones de hormigueo o inflamación aguda, hinchazón y/o descoloración ("hiperemia conjuntival").

La mala noticia es que seis casos de "una gravedad moderada" implicaron una "queratitis" limitada, que es una afección inflamatoria que afecta a la córnea. Varios niños tuvieron lesiones graves en la córnea.

Y aunque ninguno de los casos de 2019 implicaron la exposición en público a los desinfectantes de mano, esto ocurrió en 63 casos en 2020, la mayoría en centros comerciales franceses.

La exposición en público también ocurrió en restaurantes, cines, espacios públicos abiertos, estadios deportivos y piscinas, mediante el contacto con un dosificador automático o controlado con el pie.

En Francia (como en Estados Unidos), la disponibilidad de dosificadores públicos aumentó ante la pandemia. Y en Francia, las lesiones oculares pediátricas parecieron aumentar a la vez, según el estudio.

Es probable que esto se deba a que los dosificadores públicos en general miden unos 3 pies (un metro), que es a nivel de los ojos de un niño pequeño, anotaron Martin y su equipo.

Como tal, Yangzes ofreció una recomendación. "Reducir la altura de los dosificadores de alcohol para que el nivel esté por debajo de los ojos [y] la cara de los niños", instó. Como medida de precaución, se debería colocar una señal de advertencia al lado de los dosificadores, añadió.

Tuli, de la AAO, anotó que las lesiones relacionadas con el desinfectante también pueden ocurrir cuando el alcohol todavía no se ha evaporado y un niño se frota los ojos.

"Usualmente, el reflejo de parpadeo nos protege de que entre mucho desinfectante en el ojo, y el lagrimeo lo diluye", apuntó. "Entonces, observamos una irritación similar a que entre champú en el ojo".

Pero si en el ojo entra más que una cantidad minúscula de desinfectante, Tuli advirtió que puede hacer más daño.

"Puede provocar abrasiones en la córnea, en que el epitelio o la conjuntiva de la córnea pueden resultar dañados, de forma similar a un rasguño en el ojo por una lesión con una uña. Puede resultar muy doloroso, pero por suerte sana con mucha rapidez", dijo Tuli. "Si en el ojo entra una gran cantidad, puede causar unos efectos mayores, que podrían requerir más intervención para sanar".

Como el desinfectante de manos es estéril, las infecciones o el daño permanente son raros, añadió.

Más información

Aprenda más sobre el uso seguro del desinfectante de manos en los centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Sonal Tuli, MD, clinical spokeswoman, American Academy of Ophthalmology; Sonam Yangzes, MBBS, MS, DNB, consultant, lens, cornea and refractive services, Grewal Eye Institute, Chandigarh, India; JAMA Ophthalmology, Jan. 21, 2021, online

Comparte tu opinión