Gracias a la vacuna, la normalidad llegaría en julio (en EE. UU.)

La vuelta a la vida normal en EE. UU. podría llegar antes de lo que muchos prevén, declaró esta semana a HD Live! uno de los principales expertos en vacunas del país.

Mientras el nuevo coronavirus asola al país, el Presidente electo Joe Biden se ha propuesto una meta de un millón de dosis de vacunas administradas cada día una vez tome posesión. Si ese ambicioso objetivo se cumple, las condiciones cotidianas podrían haber vuelto a la normalidad en Estados Unidos incluso ya en verano, aseguró el Dr. Paul Offit, director del Centro de Educación en Vacunas del Hospital Pediátrico de Filadelfia.

Gracias a la vacuna, la normalidad llegaría en julio (en EE. UU.)
| Foto: HEALTHDAY

"Creo que si podemos lograrlo, si podemos vacunar a un millón de personas al día, en verano o finales de verano habremos vacunado a suficientes personas como para poder volver a la vida normal de nuevo", aseguró Offit durante una entrevista de HD Live!.

Hasta ahora, los lanzamientos de las vacunas de Pfizer y Moderna han sido más bien tormentosos.

Apenas alrededor de 4.2 millones de personas han recibido la primera de dos dosis, según un rastreador de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., una cantidad muy inferior a los 20 millones de dosis que los funcionarios de la administración de Trump habían prometido haber administrado a las personas a finales de 2020.

Pero los estadounidenses están más adelantados de lo que muchos piensan en un aspecto esencial, dijo Offit: una buena parte de la población de EE. UU. ya ha contraído el coronavirus, y es poco probable que enfermen de nuevo.

Unos 20 millones de personas de Estados Unidos han tenido resultados positivos de una infección con la COVID-19, pero ese número no incluye a los millones que solo tuvieron infecciones leves o asintomáticas, y que no realizaron ninguna prueba, aclaró Offit.

"Si se observan los estudios de anticuerpos, que es un marcador mucho mejor de cuántas personas en realidad se han infectado con el virus, es probable que esa cifra de 20 millones se quede corta por un factor de tres", aseguró Offit. "Es probable que más bien unos 60 millones de personas se hayan infectado en Estados Unidos. Esto equivale a alrededor de un 20 por ciento de la población de EE. UU. que, cuando se expongan al virus, tienen muy pocas probabilidades de enfermar, o de enfermar de gravedad".

Esto no difiere mucho respecto a los resultados de un nuevo estudio que se publicó en línea en la revista JAMA Network Open esta semana, que intentó proveer un estimado más preciso de las infecciones con la COVID-19 al tomar en cuenta la falta de informes de casos.

Es probable que más de un 14 por ciento de la población de EE. UU. ya se hubiera infectado a mediados de noviembre de 2020, estimaron los investigadores tras aplicar unos multiplicadores, específicos según la región, de cinco estudios distintos sobre los anticuerpos de los CDC a los informes de casos confirmados.

"Cuando hablamos de inmunizar a un 70, 80 o 90 por ciento de la población de EE. UU., hay un 20 por ciento de la población que ya es inmune. Es probable que no tengamos que vacunar a un porcentaje tan alto como pensamos", planteó Offit. "Creo que si llegamos a unas tasas de vacunación de un 70 por ciento podemos ralentizar dramáticamente la propagación de este virus. Con algo de suerte, podemos haber llegado a eso a finales de verano".

El número de infecciones, hospitalizaciones y muertes que ocurra cada semana marcará ese progreso, apuntó Offit.

"Se debería observar una disminución gradual en los casos, hospitalizaciones y muertes. Entonces se sabrá que la vacuna funciona", afirmó Offit.

Hasta que pase el tiempo no se sabrá cuánto durará la protección de la vacuna, pero Offit sospecha que será duradera.

"No se sabe cuánto durará la eficacia, pero se sabe que con una eficacia de un 95 por ciento tras dos o tres meses, uno puede sentirse bastante cómodo de que será altamente efectiva durante un tiempo", dijo Offit.

Esto se confirmó hace poco en un estudio publicado en la revista Science Immunology, que encontró que las personas infectadas con la COVID-19 portan una memoria inmunitaria contra la reinfección durante al menos ocho meses.

Aunque los anticuerpos menguan rápidamente en los pacientes con COVID-19, estas personas seguían portando niveles estables de células B de memoria específicas para el virus durante hasta ocho meses tras la infección, reportaron unos investigadores australianos.

A finales de verano, la COVID-19 seguirá siendo una amenaza, pero una contra la cual las personas puedan sopesar su riesgo personal de forma razonable, observó Offit. Para proveer una comparación, anotó que Estados Unidos sufrió 700,000 hospitalizaciones por la influenza y 60,000 muertes por la influenza en la temporada de gripe anterior a la pandemia.

"Si usáramos máscaras y la distancia social cada invierno, reduciríamos de forma dramática esas cifras [de la gripe], pero no lo hacemos", dijo Offit. "Vivimos así. Creo que en este caso quizá se trate de lo siguiente: cuando lleguemos al punto en que digamos que podemos vivir con ese nivel de enfermedad".

Las personas deberían sentirse bien respecto a la seguridad de las dos vacunas, dijo Offit, que pertenece al comité asesor de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. que las revisó antes de su aprobación.

Las personas con afecciones crónicas de la salud, como la diabetes, la enfermedad pulmonar y la enfermedad cardiaca, fueron incluidas en el ensayo, para garantizar que la vacuna era segura y efectiva para ellas, y así fue, anotó Offit.

"Las únicas personas que en realidad no pueden ponerse esta vacuna son las que alguna vez hayan tenido una reacción alérgica grave a cualquier componente de este tipo de vacuna. Eso es todo", añadió Offit. "Incluso las personas que hayan tenido reacciones alérgicas graves de otros tipos, por ejemplo a alimentos como el cacahuate, pueden ponerse esta vacuna. Solo tienen que esperar 30 minutos en el consultorio donde se la pongan para asegurarse de que no sufran una reacción alérgica grave".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre las vacunas contra la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: Paul Offit, MD, director, Vaccine Education Center, Children's Hospital of Philadelphia

Comparte tu opinión