EE. UU. gastará 3.2 mil millones para ayudar a desarrollar pastillas antivirales para la COVID

VIERNES, 18 de junio de 2021 (HealthDay News) -- Tras gastar miles de millones de dólares para ayudar en la creación de vacunas contra la COVID-19, Estados Unidos anunció el jueves que ahora dedicará 3.2 mil millones de dólares al desarrollo de pastillas antivirales que puedan frenar al nuevo coronavirus antes de que provoque los peores daños.

Junto con "acelerar las cosas que ya están avanzando" respecto a la COVID-19, el nuevo programa también fomentaría el tratamiento de otros virus, afirmó el Dr. Anthony Fauci cuando anunció el nuevo programa durante una reunión informativa en la Casa Blanca.

EE. UU. gastará 3.2 mil millones para ayudar a desarrollar pastillas antivirales para la COVID

"Existen pocos tratamientos para muchos de los virus con potencial pandémico", señaló, que incluyen al ébola, el dengue, el Nilo Occidental, y el síndrome respiratorio del Oriente Medio.

Pero añadió que "está claro que las vacunas siguen siendo las protagonistas de nuestro arsenal".

Un antiviral, el remdesivir, y tres terapias de anticuerpos, cuentan ahora con la aprobación para tratar a la COVID-19. Pero todos esos medicamentos se deben administrar por vía intravenosa en hospitales o clínicas médicas.

Lo que se necesita es una pastilla conveniente que los pacientes puedan tomar cuando aparezcan los primeros síntomas. Algunas farmacéuticas están evaluando este tipo de medicamento, pero no se prevén resultados iniciales hasta dentro de varios meses, según Associated Press. Los nuevos fondos federales acelerarán esas pruebas y respaldarán la investigación, el desarrollo y la fabricación de las pastillas.

La semana pasada, Estados Unidos dijo que compraría 1.7 millones de dosis de una pastilla antiviral de Merck y Ridgeback Biotherapeutics, si se demuestra que es segura y efectiva. Un estudio de gran tamaño del fármaco, molnupiravir, debería ofrecer resultados este otoño. La investigación temprana sugiere que el medicamento podría reducir el riesgo de hospitalización si se usa poco después de la infección, señaló AP.

El gobierno federal quizá busque tratos similares para otros dos antivirales que están en ensayos avanzados, declaró a The New York Times el Dr. David Kessler, director científico del equipo de respuesta a la COVID-19 de la administración de Biden.

La esperanza "es que podamos obtener un antiviral a finales de otoño que pueda ayudarnos a cerrar este capítulo de la epidemia", comentó Kessler.

Uno de los medicamentos en que el gobierno tiene en la mira es el AT-527, desarrollado por Atea Pharmaceuticals. El compuesto ya se usa para tratar la hepatitis C, y los estudios iniciales sugieren que también podría funcionar contra la COVID-19. Roche se asoció con Atea para evaluarlo en personas, y las compañías están ahora realizando un ensayo clínico en etapa final, según el Times.

El otro medicamento fue creado por científicos de Pfizer, adaptado de una molécula que se diseñó inicialmente a principios de la década de los 2000 como medicamento potencial para el SRAS. Tras abandonarlo durante años, los investigadores de Pfizer decidieron modificar la estructura de la molécula para que funcione contra la proteasa del nuevo coronavirus. Más de 200 científicos de Pfizer trabajaron en la molécula, conocida como PF-07321332, reportó el Times.

El medicamento se diseñó inicialmente para administración intravenosa, pero los investigadores modificaron su estructura para que funcione como pastilla. Cuando los ratones recibieron la pastilla, alcanzó unos niveles suficientemente altos en el cuerpo para bloquear al coronavirus. Pfizer inició un ensayo clínico en marzo para estudiar su seguridad en las personas, y prevé avanzar a evaluaciones en etapa más avanzada el próximo mes, dijo el Times.

Hasta esta semana, el único medicamento que se ha mostrado que mejora la supervivencia han sido los esteroides, administrados a pacientes suficientemente enfermos como para necesitar oxígeno adicional y cuidados intensivos. Pero, el miércoles, unos investigadores de Reino Unido reportaron que una de las combinaciones de anticuerpos redujo con éxito las muertes en un gran estudio de pacientes hospitalizados con COVID-19, señaló AP.

El número de muertes por la COVID llega a las 600,000 en EE. UU.

El número de muertes por el coronavirus en EE. UU. superó las 600,000 el miércoles, mientras la campaña de vacunación del país por fin está frenando la propagación de la COVID-19.

"Hemos logrado un progreso inmenso en Estados Unidos. Gran parte del país está volviendo a la normalidad, nuestro crecimiento económico lidera al mundo, y el número de casos y muertes se están reduciendo de forma dramática. Pero todavía se pierden demasiadas vidas", señaló el lunes el Presidente Joe Biden en Bélgica, donde se reunió con los líderes del mundo.

"Tenemos más trabajo por hacer para vencer a este virus, y ahora no es el momento de descuidarnos. Por favor, por favor, vacúnense lo antes posible. Ya hemos sufrido bastante dolor", añadió Biden.

Hace casi cuatro meses que Estados Unidos pasó el límite de las 500,000 muertes, mientras que el invierno pasado, el número de muertes pasó de 400,000 a 500,000 en EE. UU. en poco más de un mes, una señal estadística de que la tasa nacional de muertes se está ralentizando.

Mientras las hospitalizaciones y las muertes siguen en descenso, un creciente número de estados están dando por terminadas muchas de las medidas de distanciamiento social que se han convertido en un emblema de la pandemia. El martes, California y Nueva York reabrieron del todo, mientras las tasas de vacunación de esos estados alcanzaron los objetivos.

En Vermont, el gobernador Phil Scott dijo que su estado retiraría todas las restricciones, porque más de 8 de cada 10 residentes elegibles han recibido al menos una dosis de la vacuna, según CBS News.

"Es seguro, porque los residentes de Vermont han hecho su parte para mantener la propagación del virus a un nivel bajo durante toda la pandemia, y han acudido a vacunarse. De hecho, ningún estado del país está en una posición mejor o más segura que la nuestra", aseguró Scott en una declaración.

Después de Vermont, 13 estados y el Distrito de Columbia han administrado al menos una dosis a al menos un 70 por ciento de sus residentes adultos, aseguró CBS News. Un 65 por ciento de los estadounidenses de a partir de 18 años han recibido al menos una dosis en todo el país, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Pero el ritmo de la vacunación se ha ralentizado. Apenas alrededor de 350,000 estadounidenses están recibiendo su primera dosis de una vacuna cada día, según las cifras recientes de los CDC, el ritmo más bajo registrado de vacunas administradas desde que los esfuerzos de vacunación comenzaron a finales del año pasado, según CBS News.

Mientras tanto, las autoridades de salud de EE. UU. han redoblado las advertencias sobre unas variantes de coronavirus que se propagan con una mayor rapidez. Aunque los estudios sugieren que las vacunas autorizadas en Estados Unidos siguen siendo efectivas contra todas las "variantes preocupantes", las autoridades de salud federales han advertido de una efectividad más baja en los que todavía no han recibido la segunda dosis.

El lunes, los CDC se unieron a otras organizaciones de salud pública de todo el mundo para clasificar a la variante Delta como "variante preocupante". Unas proyecciones publicadas por los CDC el martes estiman que la cepa, que surgió inicialmente en India, ha aumentado hasta conformar alrededor de 1 de cada 10 casos en este país, un incremento frente a menos de un 3 por ciento a finales de mayo, reportó CBS News.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre las vacunas contra la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Associated Press; The New York Times; CBS News

Comparte tu opinión